Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España
Análisis
Fórmula 1 GP de Hungría

Así ha cambiado el Ferrari desde el GP de Austria de F1

El equipo de Maranello ha renunciado a los picos de carga aerodinámica para aspirar a un F1 más equilibrado y manejable para los pilotos.

Ferrari SF-23 detalle del suelo

Análisis técnico de Giorgio Piola

Análisis proporcionado por Giorgio Piola

La foto principal del artículo, de Giorgio Piola, en la que un mecánico de Ferrari trabaja en el fondo llevado al Gran Premio de Hungría de este fin de semana, nos muestra cómo la última evolución, introducida en Austria en el borde de ataque delantero, es definitivamente diferente de la versión anterior.

Los aerodinamicistas de la Scudería, dirigidos por Diego Tondi, han cambiado el enfoque de su investigación en comparación con el inicio de la temporada 2023, cuando buscaban la máxima carga aerodinámica, mientras que ahora trabajan esencialmente en encontrar un buen equilibrio para el SF23, limitando la cantidad de rebote debido al porpoising, y pudiendo así permitirse la distancia con el asfalto.

Es interesante observar cómo los cuatro elementos verticales que definen los diferentes canales tienen formas y diseños completamente diferentes: el elemento interior es el más saliente y cuadrado, mientras que los otros dos tienen un punto de fijación que ya está dentro del túnel, con formas más redondeadas y combadas, fruto de un preciso estudio microaerodinámico. También se ha revisado por completo el elemento exterior, que han bautizado coloquialmente como "bargeboard", aunque de forma impropia.

Este elemento asume una función muy importante porque impide que los vórtices provocados por las turbulencias de la rueda delantera afecten al aire destinado bajo el fondo y, sobre todo, debe evitar que el aire sucio reste eficacia a la zona de baja presión, marcada por el largo pavimento del fondo hasta el codo del difusor.

De hecho, las entradas exteriores del fondo, gracias a los transportadores de flujo que se curvan hacia el borde de salida lateral del bordillo, tienden a alejar el aire de la carrocería del coche, precisamente para intentar forzar que las turbulencias acaben incluso más allá de la rueda trasera.

Los ingenieros del Cavallino Rampante intentan ahora resolver el comportamiento anómalo del monoplaza cuando hace viento: el SF23 no sufre en absoluto si hay ráfagas frontales, pero, por el contrario, sufre con las ráfagas laterales más que sus rivales, registrando graves pérdidas de carga cuando el viento incide en el monoplaza en un ángulo de unos 45 grados.

El coche se vuelve inconducible debido a las repentinas e imprevisibles caídas de carga aerodinámica que lo hacen inestable, produciendo efectos negativos que restan la confianza de los pilotos y aumentan la degradación de los neumáticos cuando se ven sometidos a repentinas pérdidas de agarre.

El problema ha sido identificado y se están buscando soluciones en el túnel de viento para estabilizar el comportamiento del coche rojo y sacar, por fin, su verdadero potencial, y ser capaces de mostrarlo en todos los circuitos.

También puedes leer:

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Ferrari y por qué la F1 debe elegir bien al fabricante de neumáticos
Siguiente artículo Hamilton espera a poner fecha para su renovación con Mercedes F1

Mejores comentarios

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España