Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España
Noticias
Fórmula 1 GP de Canadá

El coste del problema en el motor de Leclerc durante la carrera de Canadá F1

La unidad de potencia de Charles Leclerc sufrió un grave problema durante el Gran Premio de Canadá 2024 de Fórmula 1, en donde perdió unos 80 CV.

Charles Leclerc, Ferrari SF-24

El doble cero en el Gran Premio de Canadá 2024 de Fórmula 1 pesa sobre Ferrari, más en la moral que en la clasificación, y la escudería de Maranello tuvo que dejar de lado el fin de semana para concentrarse en una de las citas más duras del año, el Gran Premio de España. Quien quiere olvidar rápidamente la carrera es también Charles Leclerc, protagonista en una prueba que nada salió como esperaba.

Tras un alentador viernes en líneas generales, tanto como para llevarle a decir que podían ser competitivos en todo tipo de condiciones, el sábado y el domingo estuvieron llenos de problemas, tanto de fiabilidad como de ritmo. En el momento de las últimas pruebas, un contratiempo en el sensor que registraba la temperatura de los frenos lastró al monegasco, con valores más altos de lo normal en la parte trasera derecha y se envió una señal de falsa alarma en el volante.

El problema se presentó tanto en los terceros entrenamientos libres como en la clasificación, hasta el punto de que los mecánicos intervinieron en el régimen de parque cerrado sustituyendo el sensor.

Conoce todo sobre Charles Leclerc:

Sin embargo, los problemas registrados el domingo fueron mucho más graves e impactaron en la carrera del Cavallino Rampante. En la primera parte de la cita, de hecho, los ingenieros registraron un problema con la unida de potencia, cuyo peso específico aumentaba de rendimiento a medida que pasaban las vueltas.

Según los datos por la escudería, el contratiempo causó alrededor de una pérdida de medio segundo en las rectas, pero a medida que la pista se secaba y la carrera avanzaba, es cifra creció hasta cerca del segundo. Claramente, a pesar del contratiempo, los de Maranello carecieron de rendimiento en ambos días.

"Ha sido un fin de semana muy duro para todos. Con Charles [Leclerc] tuvimos un problema de motor que nos hizo perder unos 80 CV durante unas quince vueltas", dijo el director del conjunto, Fred Vasseur, quien añadió que todo parecía más de la parte de la gestión de la potencia vinculada por la ECU. "Esperábamos una bandera roja para reajustar y reiniciar, pero no sucedió y tuvimos que parar con la carrera en marcha".

"Todavía no tenemos información precisa sobre lo que ha pasado, pero no era un problema relacionado con el motor en sí, era algo con el control del propulsor, así que tuvimos que parar. Hicimos un reinicio, pero duro 30 o 40 segundos, no fue la mejor parada en boxes de la temporada", comentó.

La esperanza de Ferrari era que una bandera roja les permitiera solucionar en problema en el pitlane para no perder posiciones. Al principio, los ingenieros trataron de resolver la situación con procedimientos de recuperación, denominados de forma interna como 'driver defaults', con los que el equipo podía actuar sobre los sensores y otros elementos de la unidad de potencia.

Sin embargo, eso no fue suficiente y, aprovechando el Safety Car, decidieron parar el monoplaza para llevar a cabo un 'power cycle', es decir, el procedimiento por el que el coche se apaga por completo, como una especie de reinicio. Evidentemente, eso tarda en llevarse a cabo, porque el vehículo debe pasar por las tres fases de P0, P1 y P2, que indican el encendido de los sistemas, desde la parte eléctrica hasta el motor térmico.

Lo que quería hacer Ferrari:

Se planteó la cuestión de por qué Ferrari no llevó a cabo ese procedimiento cuando entraron en su primera detención en boxes, cambiando a otro juego de neumáticos intermedios cuando la lluvia iba a llegar en unos minutos. La razón es puramente práctica, porque en ese momento, detrás del monegasco estaba su compañero, Carlos Sainz, por lo que reiniciar el monoplaza en ese momento habría supuesto que el español también perdiera tiempo.

El madrileño no solo habría perdido posiciones, sino que además habría tenido que permanecer parado con el monoplaza caliente en el pitlane, algo que no es lo mejor. Durante el periodo de coche de seguridad, equipo y piloto empezaron a razonar, y como el riesgo de lluvia disminuyó significativamente, Charles Leclerc comenzó a considerar el cambio a gomas de seco, en lo que era una especie de todo o nada.

Teniendo en cuenta que seguiría escalando hasta la parte trasera del pelotón y que el Safety Car aún permitiría compactar la diferencia, aunque fuera parcialmente, los del Cavallino Rampante aprovecharon la oportunidad tanto como para hacer el reinicio.

La decisión de cambiar a neumáticos de seco, así como los duros para llegar hasta la bandera a cuadros, fue compartida entre escudería y piloto, pero el regreso de la lluvia en los instantes posteriores a la parada, claramente no recompensó la 'valentía', llevando al monegasco a entrar en boxes unas vueltas más tarde para montar los intermedios.

Si la apuesta por las gomas no dio los resultados esperados, por el contrario, el procedimiento del reajuste funcionó según lo previsto, demostrando que podría haberse tratado más de un problema con la parte de la gestión de la unidad de potencia que con el propio motor.

Aunque es difícil comparar los datos en diferentes situaciones, se puede ver que antes y después del reinicio hay una diferencia notable de la velocidad en todas las rectas, pero la media es entre 10 y 15 km/h en la larga recta que precede a la última chicane.

"En la primera parte de la carrera fue muy frustrante porque en las rectas me adelantaba todo el mundo, pero creo que hicimos un buen trabajo de pilotaje. Cuando aún estábamos en condiciones de mojado podríamos recuperar en las curvas, seguía convencido de que podíamos acabar en los puntos, pero después, en cuanto se secó, en las rectas me encontré en el punto de mira de los demás", explicó Charles Leclerc.

"Sabía que sería difícil acabar en los puntos, así que tuvimos que probar algo con los neumáticos de seco. Estaba más frustrado con toda la situación y con el rendimiento del motor en las rectas que con la elección en sí, porque, si hubiera funcionado, quizá fuera nuestra única oportunidad de acabar novenos o décimos, y si no hubiera funcionado, estaríamos en la posición en la que estábamos antes".

 

¿Quieres leer nuestras noticias antes que nadie y de manera gratuita? Síguenos aquí en nuestro canal de Telegram y no te perderás nada. ¡Toda la información, al alcance de tu mano!

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Norris advierte a la F1 de perder la emoción con las reglas de 2026
Siguiente artículo Por qué Mercedes bloqueó el retraso hasta octubre de las reglas de F1 2026

Mejores comentarios

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España