10 años del debut de Ricciardo en F1 entre leyendas: "Intenté ser un héroe"

El 10 de julio de 2011, Daniel Ricciardo debutaba en Fórmula 1 con el equipo español HRT. "Me metieron en la boca del lobo", recuerda el australiano.

10 años del debut de Ricciardo en F1 entre leyendas: "Intenté ser un héroe"

Hace diez años, Daniel Ricciardo era uno de los pilotos más prometedores del Red Bull Junior Team, la cantera de jóvenes del equipo de las bebidas energéticas. En el espacio de tres temporadas, el australiano de 21 años había ganado los títulos consecutivos de la Fórmula Renault 2.0 WEC [West European Cup] y de la F3 británica antes de ver cómo el título de la Fórmula Renault 3.5 de 2010 se le escapaba de las manos ante Mikhail Aleshin.

Mientras que los dos asientos de Toro Rosso permanecían a Sebastien Buemi y Jaime Alguersuari en 2011, a Ricciardo se le encomendó el papel de piloto reserva y de pruebas, además de poder disputar la Fórmula Renault 3.5 cuando el calendario lo permitía.

En julio, Red Bull le aseguró un asiento en el pequeño equipo HRT para las últimas 11 carreras de la temporada. Con esa escudería española, Ricciardo obviamente no aspiraba a sumar puntos, pero su primera carrera en Gran Bretaña fue especialmente difícil: terminó último, a 88 segundos de su compañero de equipo Vitantonio Luizzi, después de estar a solo seis décimas por detrás en la clasificación.

"Recuerdo mi primera carrera en Silverstone, estaba intentando hacer demasiado", dijo Ricciardo a Speedcafe.com. "En mi defensa, me mandaron a la boca del lobo: no me dijeron que iba a competir hasta una semana antes. Me agoté tratando de hacer demasiado. No tenía la preparación perfecta. Un día tiene solo 24 horas y yo intentaba adquirir toda la información posible en poco tiempo. Intentaba ser un héroe, cuando la clave era realmente sentar las bases".

Daniel Ricciardo, HRT

Después la cosa mejoró, y diez años después Ricciardo se ha convertido en una de las estrellas de la Fórmula 1 con siete victorias, 31 podios y una sonrisa inconfundible. Sin embargo, cuando entró en la categoría, se sintió algo intimidado por la perspectiva de estar en la misma parrilla que algunas leyendas del deporte.

"Llevaba viendo la F1 desde que era niño y cuando por fin llegué, mentalmente no estaba preparado", admite el actual piloto de McLaren. "Te fijas en la F1, la pones un poco en un pedestal, pero luego estás en la parrilla junto a pilotos como Michael Schumacher y Fernando Alonso, a los que veía rueda a rueda cuando era más joven, y de repente tienes que luchar contra ellos".

"Ahora mismo diría al novato de entonces que se relajara: todo el mundo empezó a un nivel similar en el karting y tuvo sensaciones parecidas en su momento. Entonces le diría que tratara de divertirse lo más posible, que no se estresara demasiado. En mi tercera carrera ya había ganado confianza y empezaba a pensar que pertenecía a la F1, pero en esas dos primeras carreras me sentí atrapado".

¡Atento a los cambios, que tienen mucha tela!

compartidos
comentarios
Por qué Ricciardo no debe obsesionarse con el éxito de Norris

Artículo Anterior

Por qué Ricciardo no debe obsesionarse con el éxito de Norris

Siguiente artículo

Hamilton ve prematura la vuelta masiva de aficionados a las gradas

Hamilton ve prematura la vuelta masiva de aficionados a las gradas