Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España

Allison explica su trabajo para devolver al éxito a Mercedes F1

James Allison duda que "haya un trabajo mejor y más agradable" en la F1 que el suyo como director técnico de Mercedes, donde lucha por devolver el éxito.

James Allison, Director Técnico de Mercedes AMG

James Allison es una de las personas con más renombre en la Fórmula 1, en su puesto de director técnico de Mercedes. Un puesto que disfruta enormemente a pesar del "desagrado visceral" que puede suponer, especialmente en un momento en el que el equipo comandado por Toto Wolff está sufriendo, desde la introducción del efecto suelo.

El antiguo ingeniero de Lotus y Ferrari empezó a trabajar en Brackley a principios de 2017, lo que le permitió ser partícipe de cinco de los ocho títulos mundiales de constructores consecutivos. Pero en abril de 2021, cedió el cargo de director técnico a Mike Elliott para ser jefe técnico (CTO).

Aunque Allison no estaba completamente alejado del trabajo del equipo durante los grandes premios sí que estaba un paso atrás, ya que se libraba parcialmente del trabajo diario y tenía la capacidad de llevar a cabo otros proyectos, como en la Copa América de vela.

Sin embargo, entonces llegó el histórico cambio de reglamento de 2022 que puso el énfasis en la aerodinámica del suelo. En condiciones de pista, con imperfecciones en el trazado, la arquitectura del coche sin pontones, donde Mercedes fue pionero, a menudo no conseguía reproducir los niveles de carga aerodinámica vistos en las simulaciones.

El W13 y el W14 han demostrado ser dos monoplazas difíciles y, a diferencia de las invencibles creaciones de Red Bull, sólo disfrutan de un estrecho margen de funcionamiento. El resultado fue el tercer puesto en el Mundial de Constructores de la temporada pasada. Pero una mejora final, con la victoria de George Russell tanto en la carrera al sprint como en la principal del Gran Premio de Brasil, sugirió a Mercedes que, en aquel momento, el concepto aún podía dar resultados. Así que, para este 2023, se mantuvo fiel a su diseño. Pero, aunque su situación es ligeramente mejor, Mercedes sigue teniendo menos de la mitad de puntos que su rival de las bebidas energéticas.

El jefe de Mercedes, Wolff, está orgulloso de la cultura de "no culpar" a nadie en particular, con la que opera su escudería. Pero en abril de este año, con esos malos resultados como telón de fondo, el equipo consideró que Mike Elliott, y James Allison cambiaran sus puestos para lograr un cambio. Así, dos años y dos semanas después, Allison volvía a su antiguo puesto y a la primera línea de la Fórmula 1.

Hablando en exclusiva con Motorsport.com, el británico comenta lo siguiente de volver a su antiguo trabajo: "En la F1, no creo que haya un trabajo mejor y más agradable que ser director técnico. No significa que esté libre de estrés ni nada por el estilo, pero la recompensa por cada pequeño avance que consigues es absolutamente enorme en términos de satisfacción. Y luego está lo de averiguar qué falla e intentar mejorar las cosas con tus compañeros. Es un rompecabezas fantástico e interminable".

Cuando Allison se apartó de los focos en 2021, lo hizo en parte motivado por la necesidad que tenía entonces de viajar menos. Ahora que las circunstancias han cambiado, puede inclinarse más por el "desgaste físico" y el estrés emocional que aumenta al ser un director técnico en la práctica.

Al pedírsele que compare los dos puestos, el de director técnico y CTO (jefe técnico), Allison señala: "Lo más duro de este puesto es el desgaste físico. Todo el mundo está bajo presión en un equipo de F1, pero el director técnico siente directamente la presión cuando el coche no está en la pole y no gana carreras. El CTO mira un poco más hacia el horizonte. Y así, aunque es angustioso, no es un malestar tan visceral como cuando eres director".

Allison tiene un alto perfil en el paddock y está considerado como una de las principales figuras técnicas de la F1. Wolff también consideró que los mecánicos iban a 'ir a la guerra' por él cuando volviera. Sin embargo, Allison no cree que su llegada, como la de Adrian Newey a Red Bull o la de Dan Fallows a Aston Martin, refleje la necesidad de que los departamentos de diseño estén dirigidos por un gran referente que sea un faro absoluto para los trabajadores.

En su lugar, ha actuado de forma más sutil para mejorar la moral. Allison explica: "Soy un alma alegre y el equipo está un poco maltrecho. Ser alguien alegre ayuda mucho. Parece una nimiedad, pero tiene un efecto sorprendente. Si tuviera que elegir una sola cosa [que he hecho], es simplemente intentar animar a las diferentes partes técnicas de la empresa a trabajar más estrechamente en lugar de hacerlo de forma muy dura en sus propias áreas".

"Tienes que hacerlo lo mejor que puedas, escuchar a la gente que te rodea, tratar de elegir con ellos la ruta que parece más prometedora y luego intentar alinear a todo el mundo para que vaya en esa dirección. Y, por supuesto, es muy útil ser capaz de comunicarlo de un modo que entusiasme a la gente, o que puedan creer en ello. Entonces no tendrás que arrastrar a la gente a gritos y patadas en una dirección determinada. Siempre se me ha dado bien persuadir a la gente para que haga cosas sin que se sienta maltratada. Eso me ayuda".

Como extensión de este enfoque más personal, Allison no ha vuelto a un papel más práctico para simplemente hacer caso omiso a la cultura de "no culpar" de Mercedes, exprimiendo los cambios de forma inmediata en un intento de mejorar los resultados. En su lugar, el ingeniero favorece un enfoque más colaborativo para descubrir la "mejor ruta para volver a salir del atolladero".

"[Al volver al papel de director técnico], todo el equipo estaba trabajando para mejorar el coche actual. Yo no lo hacía. Estaba trabajando en otras cosas", afirma Allison. "Participar de nuevo significa que vuelvo a involucrarme con los compañeros que están resolviendo estas cosas e intentamos hacerlo juntos. Así que no es que volviera y dijera: '¡Oh, no, idiotas! Yo no lo habría hecho así. Tenéis que hacer esto y lo otro, y entonces todo irá bien'".

"Es arrimar el hombro junto a John Owen, el diseñador jefe, Loic Serra [director de rendimiento], Andy Shovlin [jefe de ingeniería en pista] y Jarrod [Murphy] en el túnel de viento. Simplemente [se trata de] trabajar con ellos para intentar averiguar cuál es nuestra mejor ruta para volver a ganar. Pero no me gustaría [pensar en ello] como una especie de ver lo que falta y ponerlo bien", finalizó.

Te podría interesar:

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Alonso: "Ganar con Ferrari habría cambiado el resultado de muchas cosas"
Siguiente artículo ¿Es la F1 demasiado dependiente de los circuitos urbanos?

Mejores comentarios

No hay comentarios todavía. ¿por qué no escribes uno?

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España