Fórmula 1
04 sept.
FP1 en
25 días
R
GP de Toscana
11 sept.
Próximo evento en
31 días
25 sept.
FP1 en
45 días
R
GP de Eifel
09 oct.
Próximo evento en
59 días
23 oct.
Próximo evento en
73 días
R
GP Emilia Romagna
31 oct.
Próximo evento en
81 días
Thinking Forward
Especial

Thinking Forward

¿Quién debe decidir el futuro de la F1?

compartidos
comentarios
Por:
Coautor: Jonathan Noble
22 jul. 2020 15:22

La crisis de la COVID-19 ha tenido un fuerte impacto en las sociedades e industrias de todo el mundo y el automovilismo no es inmune a ello.

Si miramos hacia atrás y vemos cómo reaccionó la Fórmula 1 podemos decir que se adelantaron a proteger a los equipos al tomar medidas sin precedentes como acordar un límite presupuestario sensato, retrasando la nueva normativa técnica que iba a ser costosa y conservando el mismo monoplaza durante dos temporadas.

Las pautas de la FIA para el regreso a la actividad dio al motorsport un marco general y protocolos para volver a las carreras de manera segura a pesar de que la pandemia aún está activa. Ahora, cada semana más categorías vuelven a la normalidad.

¿Pero, dónde seguir desde este punto? ¿Cuáles son las decisiones correctas que se deben tomar de cara al futuro para garantizar la salud del deporte y una mayor capacidad de recuperación cuando la próxima crisis llegue?

Al principio de la serie de entrevistas #ThinkingForward, el fundador y presidente de la Fórmula E, Alejandro Agag, observó que la razón por la que el coronavirus había sorprendido al mundo era por la falta de una planificación adecuada a largo plazo. El director de la categoría eléctrica dijo que ahora se debía pensar en el futuro, particularmente sobre cómo el mundo tiene que  abordar la próxima crisis inminente, el cambio climático y planificar adecuadamente un futuro con bajo carbono.

Más de #ThinkingForward:

Pero, ¿cómo se hace un plan a largo plazo en lo que respecta al automovilismo y cuáles son las herramientas para ejecutarlo?

En la última de las charlas de #ThinkingForward, hablamos con Rodi Basso, ex director deportivo de McLaren Applied Technologies, que dirigió el equipo que fabricó la batería que permitió que en la Fórmula E con una sola carga se pudiera disputar toda la carrera. Además, charlamos con Nick Turner de Stratforma, que cuenta con antecedentes en Wall Street y Silicon Valley y que trabaja con Imperial College e INSEAD en programas de asesoramiento estratégico.

“Después de la crisis actual, es importante comprender cuáles son las variables que afectan su entorno, su industria; porque es el momento del pensamiento estratégico”, explicó Basso.

La herramienta para ello es la planificación de escenarios, que permite a las personas pensar en la incertidumbre y ganar confianza al tomar las decisiones correctas. En otras palabras, se trata de poder navegar entre la niebla.

“El futuro es demasiado incierto para predecirlo de una manera fiable. Por lo tanto, se debe aceptar el hecho de que no podemos hacer eso, pero sí pensar en diversos futuros plausibles en términos de cómo se desarrollarán”, apuntó Turner. “Lo segundo es aceptar que estar más o menos en lo correcto es mejor que estar completamente equivocado”.

"La planificación de escenarios permite tener un tipo diferente de conversación con los compañeros que no rondan en ‘lo sé’ y ‘creo’ o ‘supongo’, para entrar en un conjunto de ideas más abierto. El desafío es mirar el horizonte más allá del horizonte mismo".

En el caso de la Fórmula 1, un planificador de escenarios podría observar dos tipos de incertidumbres y trazarlas juntas en un gráfico, donde el gobierno y la participación estarían en un eje, mientras que el compromiso con la audiencia se ubicaría en otro, con escenarios positivos y negativos en extremos opuestos. Esta combinación nos daría cuatro cuadrantes.

Por ejemplo, en uno de los cuadrantes se tendría un escenario muy positivo, con todo el mundo unido y con un gran equilibrio de poder entre la F1, la FIA y los equipos, una visión compartida del futuro y un público muy comprometido, viendo emocionantes carreras a través de nuevas tecnologías, con el deporte siento relevante y "vanguardista" a medida que el mundo se vuelve más ecológico.

Todas estas bases crean un escenario con una visión de futuro en el que los interesados pueden tomar las decisiones correctas y tener confianza para dar forma a las reglas e invertir en las próximas plataformas tecnológicas. Eso traerá resultados positivos en el crecimiento de las audiencias y los patrocinadores.

Un escenario más negativo ofrecería una división entre los interesados, donde cada uno actuaría en su propio beneficio, con las prioridades no unificadas y los equipos luchando por la supervicencia. El deporte se vería como algo menos relevante y la audiencia perdería interés debido a las malas ideas, la falta de acceso para ver las carreras y la retirada de los fabricantes, algo que ya hemos visto en el DTM.

También es posible prever escenarios en los que los fabricantes establecen lazos cada ves más estrechos con los equipos cliente, como se puede ver actualmente con Mercedes y Racing Point, o con una idea como la del ex presidente de Ferrari, Luca di Montezemolo: eliminar a los equipos pequeños y hacer que los oficiales pusieran tres coches en parrilla en lugar de solo dos.

"Si la lucha por conseguir que el equipo más pequeño sobreviva se mantiene, tal vez una solución podría ser tener menos competidores, de modo que los fabricantes oficiales como Ferrari o Mercedes, puedan correr con más coches", admite Basso. "Pero ese es un modelo que también hemos visto en el DTM y que a largo plazo no ha dado resultados”.

Se trata de decisiones críticas y, con la conmoción de 2020 por la pandemia, es el momento de ejecutar una clara planificación a largo plazo sobre lo que debe ser la categoría.

Y también es el momento de reconocer que el automovilismo es un mundo muy fragmentado, con demasiadas categorías que trabajan de forma individual y que se reparten los presupuestos y la atención del público.

Por un lado, esa diversidad es algo positivo, porque aquellos aficionados que prefieren los rallies, los coches deportivos, los turismos o la resistencia sobre la Fórmula 1, pueden conseguir lo que quieren. Es vital que las categorías se reduzcan a una oferta sostenible y diversa, pero que todos actúen con una visión unida para el futuro en lugar de operar en sus propios terrenos amurallados.

“Será benéfico ver cómo la Fórmula E y la Fórmula 1 compiten cada vez más, porque ahora convergen en términos de presupuesto y eso significa también converger en términos de la historia de la tecnología y el contenido de la tecnología", explica Basso, que añade que es crucial que las respectivas categorías utilicen la tecnología para dar ejemplo, sin caer en la tentación de hacer de la tecnología el eje central, tratando al mismo tiempo de atraer al público y mejorar el acceso al deporte para los participantes de un contexto cada vez más diverso.

La cuestión de un acceso más amplio al deporte para los aficionados y los participantes, así como una mayor diversidad, es muy pertinente en este momento, ya que Lewis Hamilton se comprometió recientemente a crear una puerta para que las personas afroamericanas y de grupos étnicos minoritarios puedan encontrar su lugar. Pero, según Turner, es fundamental tener diversidad entre las personas que están en el proceso de planificación a largo plazo y no solo pensar en la diversidad racial.

"En general, hay tres grupos de personas que deberían participar", dice. "Uno son los principales interesados, para quienes el resultado realmente importa. Luego los llamados 'poseedores de conocimiento', que es la gente que tiene una experiencia pura en el tema que se está discutiendo. En tercer lugar está lo que llamamos ‘los creativos y curiosos’, que son personas que ven el mundo de una manera diferente”.

“Esos pueden ser jóvenes, venir de fuera de la organización, personas que tienen una perspectiva clara en términos de cómo se desarrolla el mundo, porque es realmente importante estudiar esa perspectiva de alguien de fuera para entender el entorno en el que tienes que operar”.

"Creo que uno de los desafíos de la F1 es que está dominada en gran medida por hombres blancos. Esta situación genera que no tengas diversidad, lo cual sé que en este momento es un tema candente. Pero no es sólo la diversidad racial, se trata también de la diversidad cognitiva, personas que piensan de maneras muy diferentes”.

La F1 puede estar orgullosa del trabajo que hizo para estabilizar el barco a principios de la crisis, respondiendo a la llamada del presidente de la FIA Jean Todt para un "Nuevo acuerdo” en el deporte del motor y que se mencionó en la primera entrevista de la serie #ThinkingForward a principios de abril.

Pero hay mucha planificación a largo plazo que ahora debe llevarse a cabo para asegurar que el deporte esté en plena forma en 10 años para enfrentar desafíos como el cambio climático, la competencia entre la F1 y la Fórmula E por la atención de los fabricantes y las marcas, el acceso de los espectadores con transmisiones de pago y otra serie de consideraciones.

Mira el video de la charla completa con Rodi Basso y Nick Turner sobre la planificación de escenarios a largo plazo...

Ferrari F1 revela cambios tras un pésimo inicio de temporada

Artículo Anterior

Ferrari F1 revela cambios tras un pésimo inicio de temporada

Siguiente artículo

Grosjean entona el 'mea culpa' por sus comentarios sobre Haas

Grosjean entona el 'mea culpa' por sus comentarios sobre Haas

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Autor James Allen