Fórmula 1
09 may.
Próximo evento en
63 días
R
GP de Azerbaiyán
06 jun.
Race en
95 días
R
GP de Canadá
13 jun.
Race en
102 días
R
GP de Francia
27 jun.
Race en
116 días
R
GP de Austria
04 jul.
Próximo evento en
119 días
R
GP de Gran Bretaña
18 jul.
Race en
137 días
R
GP de Hungría
01 ago.
Race en
151 días
R
GP de Bélgica
29 ago.
Race en
179 días
R
GP de Holanda
05 sept.
Race en
186 días
12 sept.
Race en
193 días
26 sept.
Race en
207 días
R
GP de Singapur
03 oct.
Próximo evento en
210 días
10 oct.
Race en
220 días
R
GP de México
31 oct.
Race en
242 días
07 nov.
race en
249 días
R
GP de Arabia Saudí
05 dic.
Race en
277 días
R
GP de Abu Dhabi
12 dic.
Race en
284 días
Contenido Prime Motorsport.com
Especial

Contenido Prime Motorsport.com

Por qué Aston Martin busca poca diferencia entre Vettel y Stroll

Aston Martin sucede a Racing Point en Fórmula 1, y hay un elemento que el equipo debe arreglar para la nueva temporada si quiere mejorar.

Por qué Aston Martin busca poca diferencia entre Vettel y Stroll

Lance Stroll y Sebastian Vettel están listos para hacer historia en la temporada 2021 de F1.

Dado que el ritmo del coche RP20 lo heredará el monoplaza con el que competirá Aston Martin en la próxima temporada, parece seguro que el equipo sumará una cantidad importante de puntos, que serán los primeros en la historia de la marca, dado que hace seis décadas no lograron ninguno en las cinco carreras que disputaron.

Pero la verdadera medida del éxito de Stroll y Vettel en 2021 llegará cuando se hagan las cuentas finales. En 2020, no salió como el viejo equipo Racing Point quería.

La batalla fluctuante y fascinante para obtener el tercer puesto en el campeonato de constructores –económicamente rentable– detrás de los dos mejores se la llevó McLaren. Dado que los diseños utilizados el año pasado se están adaptando a las modificaciones técnicas para 2021, esto apunta a otra temporada en donde existirá una batalla apretada en la mitad de la parrilla.

Cuando era Racing Point, Aston Martin perdió esa pelea por solo siete puntos en 2020, un año en el que perdieron 15 como penalización por su 'Mercedes rosa'. Además de eso, algunos problemas de fiabilidad, así como el hecho de que sus pilotos se vieran envueltos en varios incidentes durante la temporada, fueron factores en su contra.

Pero además de los puntos perdidos por la sanción, el desenlace de Racing Point en 2020 fue el resultado de su rendimiento en la pista. Lo que sucede en los días malos importa tanto como cuando todo resulta perfecto, por eso a menudo se utiliza el concepto cliché de "maximizar" lo que se tiene.

Y ahí es donde destaca una diferencia particular en los resultados de Racing Point en 2020. En la clasificación final, la distancia entre Sergio Pérez, ahora piloto de Red Bull, y Lance Stroll fue de siete puestos. El mexicano finalizó por detrás de Lewis Hamilton, Valtteri Bottas y Max Verstappen. El canadiense fue 11° de la general...

Esa diferencia fue la misma en el caso de Renault entre Daniel Ricciardo, quinto, y Esteban Ocon, 12º. Esto explica de alguna manera cómo McLaren (donde la diferencia entre los pilotos fue de solo tres puestos entre el sexto de Carlos Sainz y el 9º de Lando Norris) les permitió vencer a sus rivales más cercanos en la lucha por ese preciado tercer lugar.

Sergio Perez, Racing Point RP20, crosses the finish line to take the race win

Una vez más, el vaivén de la suerte es importante. La magnífica victoria de Pérez en el Gran Premio de Sakhir, donde no se puede ignorar el factor de la fortuna de ganar una carrera que había dominado Mercedes, aumentó su total de puntos, pero también el mexicano perdió un podio seguro una semana antes en el GP de Bahrein, lo que también repercutió en su abandono en el GP de Abu Dhabi.

En la parte negativa, también se perdió dos carreras a consecuencia de la COVID-19. Pero, si las cosas hubieran salido de forma ligeramente diferente para Sainz, posiblemente el español podría haber sido el piloto que terminara cuarto y hubiera obtenido su primera victoria en la F1.

Mientras que el impacto de la suerte en el deporte puede generar un debate infinito, la brecha entre los compañeros de equipo importa mucho en la F1. Si Alex Albon hubiera estado, en general, más cerca de Verstappen (aunque su diferencia en la clasificación final fue de cuatro puestos), es lógico pensar que no habría perdido su asiento para 2021 en favor de Pérez.

Así que, para conseguir el resultado general que el potencial del coche sugiere, Aston Martin necesita evitar este año una diferencia importante de puntos entre sus pilotos, y obviamente, ponerlos lo más arriba posible en la tabla.

Vettel es el recién llegado al equipo, y las expectativas son altas y a la vez bajas, dado que tendrá que adaptarse a un nuevo entorno (lo cual es más difícil por las restricciones de la pandemia) con su pedigrí como tetracampeón del mundo. Stroll ya estaba en el equipo, pero su posición final en 2020 estuvo detrás de lo que se podría esperar con el coche que tenía.

Fue una curiosa cuarta temporada de F1 para el joven de 22 años. En ocasiones estuvo brillante, como cuando se clasificó tercero en Hungría y acabó cuarto, o con la pole y la primera mitad de la carrera en Turquía. También destacó con su cuarto puesto en España, impulsado por la penalización de Pérez por ignorar banderas azules, pero sus geniales resultados estuvieron acompañados de puntos negativos.

Su tercer puesto en Monza probablemente pudo haber tenido un mejor final, ya que salió segundo en el reinicio tras la bandera roja, detrás del sancionado Lewis Hamilton, pero perdió con Pierre Gasly, posteriormente ganador de la carrera, y con Sainz. Su tercer puesto en la carrera de Sakhir fue detrás de Pérez, que había caído al último puesto en la primera vuelta tras un choque con Charles Leclerc.

Ese resultado puso fin a lo que Stroll calificó como un “viaje accidentado” entre las carreras de Mugello y Turquía, una mala racha.

En la primera de ellas, un pinchazo a gran velocidad le hizo sufrir un fuerte accidente cuando rodaba en la cuarta posición, mientras que en la segunda cayó hasta el noveno puesto después de que daños en el alerón delantero le perjudicaran tras su segunda parada. En Rusia fue eliminado por Leclerc en la primera vuelta. En el GP de Eifel no compitió por COVID-19. A su regreso, chocó con Norris antes de retirarse en Portimao, y luego atropelló a un mecánico durante su tercera parada en una alocada carrera en Emilia Romagna, en la que acabó 13º.

“Aún tenía los efectos de la COVID durante el par de carreras en Portugal e Imola", dijo Stroll a Motorsport.com entonces.

"Y eso fue realmente duro. Estuve fuera del coche como un mes desde Rusia hasta Portugal. Perdí mucha musculatura, no hubo entrenamiento, así que fue un regreso duro, pero una vez que volví a la rutina después de Imola, en Turquía fue un gran fin de semana para mí. Desde entonces pude estar de nuevo en forma".

Lance Stroll, Racing Point, 3rd position, on the podium

Stroll dijo que a su regreso al cockpit tras la enfermedad tuvo un “poco de dolor de cabeza y cansancio”, por lo que no estuvo al 100%,, pero no atribuyó sus incidentes en Portugal e Imola a las secuelas del coronavirus, y apuntó que "las circunstancias desafortunadas pueden ocurrir en cualquier carrera".

Dado los altibajos que sufrió en 2020 –que sigue siendo su mejor temporada en la F1 hasta la fecha–, no es de extrañar que Stroll califique la campaña como un año “de oportunidades perdidas”. Pero tanto él como Aston no pueden permitirse otro curso similar en 2021. Si el ritmo de su coche se mantiene, el equipo debería aspirar de nuevo al tercer puesto en el campeonato de Constructores, además de intentar situarse entre Mercedes y Red Bull en el podio cuando sea posible.

La decisión de basar el diseño de su coche en la fórmula ganadora de Mercedes dio buenos resultados para Racing Point en 2020, y Stroll calificó el RP20 como el mejor coche que ha conducido en la F1.

"Sabía que era un gran paso adelante en comparación con 2019", añade. "Simplemente tenemos mucha más carga aerodinámica en el coche y eso marca la diferencia”.

"Si tienes un buen coche, obtienes buenos resultados. Y a partir de ahí, se gana confianza. Creo que cuando he tenido un mal coche, me ha salido el tiro por la culata. Especialmente al principio de tu carrera, cuando estás en un mal coche y no sabes lo que es estar en un buen monoplaza hasta que te sientas en uno, comienzas a cuestionar tu habilidad y si eres tan bueno como los demás que están en buenos coches, porque simplemente no sabes cómo se siente un buen Fórmula 1”.

“Creo que en 2020 me demostré mucho a mí mismo y respondí a muchas preguntas que me he estado haciendo en las últimas temporadas”.

A veces, en la F1, cuando los equipos y los pilotos se encuentran en un territorio desconocido, ocurren cosas extrañas; basta con ver los errores que cometió Mercedes en Monza y en el GP de Sakhir el año pasado. Así que quizás el 2020 de Racing Point fue un año de aprendizaje real antes de pasar a llamarse Aston Martin.

Ahora, con un piloto que acaba de acallar una voz interior crítica y otro que sabe lo que se necesita para tener éxito en el nivel más alto de la F1, debe aprender de esas lecciones y escribir un nuevo capítulo positivo en la historia de la marca.

compartidos
comentarios
Más de la mitad de carreras de MotoGP chocarán con la F1 en 2021

Artículo Anterior

Más de la mitad de carreras de MotoGP chocarán con la F1 en 2021

Siguiente artículo

Ferrari planteó que Rossi debutase en F1 con Sauber

Ferrari planteó que Rossi debutase en F1 con Sauber

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Equipos Aston Martin Racing
Autor Alex Kalinauckas