Espectáculo y tecnología, el equilibrio necesario para la F1

El director técnico de la FIA, Gilles Simon, describió el equilibrio que tiene que encontrar la F1 entre dar espectáculo a los fans y mantener su estatus de máxima categoría como competición de tecnología e innovación entre equipos.

La primera arrancada es abortada

Simon es el sustituto de Marcin Budkowski como jefe técnico de la FIA. Tras la polémica del fichaje de su predecesor por Renault, el francés se enfrenta a un problema mayor: aumentar el espectáculo en la F1.

Liberty Media, nuevos propietarios de la máxima categoría, han expresado claramente su deseo de mejorar el producto que se ofrece a los fans. Pero algunos temen que al buscar ese objetivo se pierda la esencia de la categoría como batalla de chasis y motor entre los constructores.

Y para Simon, entrevistado por Racecar Engineering, es necesario que ambas cosas se unan: "No creo que el espectáculo y la tecnología estén enfrentados entre sí. Los organizadores de cada campeonato quieren que sea emocionante hasta el último minuto y que dé espectáculo. Es la mejor manera de atraer fans y que se queden, y seguramente sea el objetivo de cada deporte y de cada show".

"La diferencia de los deportes de motor es que al haber unidad de potencia ya hay tecnología. Parte del interés de los aficionados está en los coches, no solo en la lucha, sino también en la belleza de los monoplazas. Se trata de tener coches espectaculares y rápidos, y todo el mundo busca la ingeniería de estos monoplazas: ¿por qué este va tan rápido y se comporta así? Una parte del espectáculo depende de la tecnología".

Y precisamente ese debate y el equilibrio que se busca depende de disminuir los gastos, algo que se pretende hacer para 2020.

"La tecnología y la diversión no son antagónicos. Los costes deben ser aceptables y lo difícil es saber qué presupuesto tiene sentido para cada categoría. Una vez lo sepamos, hay que identificar qué tecnología se puede utilizar con ese límite".

Vídeo recomendado: los cambios de reglas de la F1 para 2018

El compromiso entre la pista y la carretera

Ahora que el mundo de los coches de calle está experimentando un cambio profundo con el desarrollo de tecnologías híbridas y eléctricas, la Fórmula 1 tiene varias vías posibles que puede tener importantes consecuencias para el campeonato a medio o largo plazo. ¿Debe la F1 seguir ese camino o ser un mundo aparte?

"Lo difícil desde el punto de vista de los reglamentos técnicos es lograr un equilibrio entre el coste y la tecnología máxima que se puede incluir a ese precio. Es difícil, pero hay que encontrar un compromiso. Es complicado y hay varias opciones, pero tenemos que analizarlo detenidamente para encontrar lo que es razonable y lo que va en la dirección correcta. Queremos reunirnos con las partes involucradas en lugar de darles directamente un reglamento".

Cuando se encuentre el compromiso y se lleven a cabo las soluciones, habrá que sacar el mejor provecho y que la gente tenga mejor imagen. La tecnología V6 turbo híbrida ha recibido multitud de críticas pero es un gran avance, sobre todo en cuanto a consumo de combustible.

"Los mejores motores de F1 son eficaces al 50%. ¿Qué quiere decir? Si tuviéramos esa misma eficacia en los coches de carrera, el consumo sería de dos litros a los 100 kilómetros más o menos. Sería espectacular. ¿Pero cómo se traduce eso en un coche de 800 caballos y que está al 70% del tiempo en la carga máxima? Si haces eso en un coche de calle, el consumo de combustible aumentará, pero la eficiencia es más importante".

"Creo que algunas cifras pueden ser difíciles de explicar, pero si hablas del consumo de combustible en una carrera, será alto porque se va muy rápido. Hay que explicarlo adecuadamente para que cualquier persona pueda entender el buen rendimiento desde un punto de vista técnico".

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas fia, formula 1, futuro f1, gilles simon, reglas f1