Aprilia dice que Aleix Espargaró es 'duda' para la carrera

Después de sufrir una fortísima caída este sábado en Silverstone, Aleix Espargaró salió magullado a la Q2 y en su equipo lo etiquetan como ‘duda’ para la carrera.

Cargar el reproductor de audio

Las imágenes de la caída de Aleix Espargaró en la curva 12 de Silverstone, a falta de 24 minutos para el final del FP4, el último entrenamiento libre del fin de semana, se hicieron esperar, alargando el enorme susto que provocó entre los aficionados, equipo y rivales.

Solo había imágenes onboard de la caída, pero sí se podía ver, en directo, a Aleix postrado en el suelo tratando de levantarse sin lograrlo, ni con ayuda, no podía apoyar los pies en el suelo.

Se temió algo grave durante un buen número de minutos, incluso que no iba a poder seguir adelante con el fin de semana y, con ello, perder las opciones de luchar por el título, una situación en la que nunca antes se había visto el de Granollers.

Al final las noticias mejoraron sustancialmente, todo se quedó en un fuerte golpe y el doctor del campeonato tranquilizó: “Le hemos dado tranquilizantes y podrá salir a disputar la Q2”, dijo Ángel Charte en un primer momento, justo antes de que una cámara fija del circuito ofreciera una imagen, de poca calidad, del impresionante costalazo que se dio el corredor.

 

El parte médico se amplió más tarde: “Caída de alta energía. Exploración neurológica y toraco-abdominal con resultado normal. Constantes normales. Contusión bilateral de ambos tobillos, con mayor incidencia en tobillo derecho. Contusión calcánea. Radiología negativa. Tratamiento antiinflamatorio y analgésico”, tranquilizaba.

Tras remendar las botas y cambiarse el mono, Aleix entró en el box de Aprilia cojeando ostensiblemente, y del mismo modo se subió a su RS-GP para afrontar la Q2. Hasta ese momento había sido el piloto más rápido del fin de semana a una vuelta, en el FP3. Pero en su primer intento, acabó último.

Por si te lo perdiste:

Parecía que el golpe le iba a pasar factura y complicar el fin de semana. Pero el catalán, sin bajarse de la moto, cambió la goma trasera, apretó los dientes y salió a pista solo, sin buscar rueda, solo aire limpio para cerrar un giro monumental en 1.57.966, pulverizando el récord de la pole, que estaba en manos de Marc Márquez desde 2019 (1.58.168). La machada quedó inmediatamente engullida por los vueltotes de hasta cinco pilotos, que lograron mejorar el tiempo, fijando Johann Zarco el nuevo récord en 1.57.767, pero las prestaciones de Aleix había quedado inmaculadas, al menos a una vuelta seca.

A partir de ese momento, Aprilia entró en una especie de juego psicológico. Primero informó que las actividades de Aleix antes los medios quedaban en suspenso. 28 minutos más tarde, dijeron que Espargaró iba a atender a los medios a las cuatro y media de la tarde, hora local.

 

Por último, ocho minutos antes de la cita, llegó un último mensaje a los móviles de los periodistas: “Estimado amigo, tras el último control en la Clínica, Aleix descansará hasta mañana. Su situación, especialmente en lo que respecta al dolor, será evaluada entonces. Así que todas las actividades para hoy están canceladas”, dejando en ‘duda’ su participación en la carrera en función de cómo evolucione el dolor que sufre el piloto.

Una ‘duda’ que sus rivales no compran. “No me lo creo, no se perderá la carrera”, dijo Fabio Quartararo a los micrófonos de DAZN, aunque el francés sí lamentó la caída. “Ha sido muy fuerte, espero que esté bien y se recupere lo antes posible”.

Tampoco tiene dudas Pecco Bagnaia, que aseguraba en rueda de prensa que “el tiempo que ha hecho en la cronometrada me dice que Aleix correrá”.

compartidos
comentarios
Bradl: "Hablo con Marc de la moto del año que viene"
Artículo Anterior

Bradl: "Hablo con Marc de la moto del año que viene"

Siguiente artículo

Miller: "Sinceramente, no noto ninguna diferencia con los apéndices"

Miller: "Sinceramente, no noto ninguna diferencia con los apéndices"