Por qué la caída de los premios causa alarma entre los equipos de F1

Toda vez que la cantidad destinada a premios se ha visto afectada de forma importante por primera vez en la época reciente, ¿cómo de preocupados deberían estar los equipos de Fórmula 1?

No hay ningún asunto que le preocupe más a los jefes de equipo de la Fórmula 1 que el premio económico que reciben por parte del campeonato. 

La cantidad de euros que los equipos percibían gracias los derechos comerciales ha sostenido la mayoría de escaramuzas que han realizado en los últimos años. 

Pero cuando Liberty Media anunció a principios de este mes, dentro de su novedades trimestrales, que el premio para los equipos descendería por primera vez en los últimos años, no es una sorpresa que cause cierta angustia.

Dentro de su último informe se recogía que el total de ingresos a compartir por los equipos pasaría a ser de 232 millones de euros, lo que representa un 13% menos que en el mismo período en el último año que era de casi 279.

La reducción de 36 millones es una consecuencia del incremento de los gastos de los nuevos propietarios de F1. Ahora hay nuevas lujosas oficinas en Londres, más personal, inversión en publicidad y para impulsar los eventos alrededor de los grandes premios, como el celebrado en Londres.

Pero con fuentes indicando que en la reciente reunión del Grupo de Estrategia de F1 se habló de que las proyecciones apuntaban a una caída de las ganancias de la F1 entre un 4% y un 5% y que los ingresos probablemente se reduzcan aún más cuando carreras rentables como Malasia se salgan del calendario, la inquietud es evidente.

Con los equipos haciendo malabarismos con los presupuestos y con los costes en aumento y sin señales de reducirse, el riesgo potencial de entrar en números rojos no es algo que guste a nadie.

No es de extrañar entonces que Sergio Marchionne amenazase con dejar la F1 cuando se conocieron las nuevas reglas del motor si se disparaban de los gastos de la F1.

Lauda, preocupado

Niki Lauda, Non-Executive Chairman, Mercedes AMG F1
Niki Lauda, jefe no ejecutivo de Mercedes AMG F1

Foto: Steve Etherington / LAT Images

El primer aviso sobe los ingresos de los equipo vino del jefe no ejecutivo de Mercedes, Niki Lauda, quien declaró en La Gazzetta del Sport durante el fin de semana del GP de Brasil que el verdadero problema de la F1 no era el motor anunciado para 2021, tal y como había afirmado Ferrari.

"El origen del problema es algo más", dijo Lauda. "Al aumento de 70 millones de euros de los costes de un año para otro hay que añadir que los ingresos han bajado".

"¿A dónde queremos llegar? Debería haber ideas para generar más dinero, pero no las veo. He oído que Sean Bratches quiere ver a los pilotos acompañados de niños en la parrilla. ¿Imitar el fútbol son las nuevas ideas?". 

El director deportivo de McLaren, Eric Boullier, admitió que era obvio que los equipos no estarían encantados si se enfrentan a una caída de los ingresos, pero afirmó que hay poco más que hacer que aceptarlo. 

"Si se reduce no estaremos contentos, pero el modelo de F1 se basa en que la FOM reparte en función de su EBITDA [ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización]", explicó. "Si su EBITDA cae, lo que percibimos nosotros también cae. Así funciona esto".

No todo el mundo está alarmado por esta situación, pero esta si es la sensación entre los equipos pequeños –quién sabe si los planes de futuro que hay para el techo presupuestario y si la redistribución de los premios les ayudará– así que es una pérdida a corto plazo para ganar a largo.

"Si podemos asegurar que ese incremento en los gastos dará dividendos en dos o tres años, será como dar un paso atrás para ir adelante", dijo el COO de Foce India, Otmar Szafnauer. "Hay que invertir y luego eso tendrá retorno; si eso ocurre en dos o tres años, perfecto. Tenemos que estar seguros de invertir con cabeza".

El jefe de Haas, Gunther Steiner, dijo que estaría más contento si hubiese garantías de que hay razones justificables detrás de la caída.

"No diría que estoy preocupado, pero hay algo de intranquilidad", señaló. "Si pueden explicar que hay inversiones hechas y que va a haber más estaría bien. Ellos son los promotores, necesitan promocionar el campeonato y obtener dinero. Si pueden explicar cómo lo van a hacer, yo estoy de acuerdo. La F1 es un gran negocio y no se pueden cambiar las cosas de un día para otro". 

Preguntado por si comparte la preocupación de Lauda sobre la F1, Steiner respondió: "No soy pesimista  sobre eso. Siempre hay inquietud. La manera más fácil sería seguir como hasta ahora. Si algo cambia, es difícil adaptarse".

"Niki estuvo con Bernie durante los últimos 60 años y me imagino que para él un cambio es quizás más difícil de aceptar que para otras personas. Necesita estar convencido. Es el trabajo de Liberty Media".

Nueva cultura en la F1

Sean Bratches, Managing Director of Commercial Operations, Formula One Group, Chase Carey, Chairman, Formula One
Sean Bratches,  director comercial de operaciones de la F1 y  Chase Carey, jefe del campeonato.

Foto: Sam Bloxham / LAT Images

Boullier es consciente de que Liberty tiene que tomar algunas decisiones difíciles pronto, especialmente cuando se trata de según qué secciones del paddock.

Pero como ya se ha dicho, Liberty pagó mucho dinero cuando compró el campeonato, por lo que tiene todo el derecho de llevar el deporte en la dirección que considere adecuada.

"La cultura de la F1 está cambiando", dijo. "Liberty es dueña del negocio e intentan llevarlo como ellos quieren, porque para eso es su negocio".

"Si te diriges a un modelo como el de la Fórmula E en el que sólo hay fabricantes de coches y si no hubiese marcas el campeonato no existiría, es su elección".

"Si quieren dirigirse a un modelo de franquicias, que es más un deporte-espectáculo, quizás los fabricantes de coches tengan menos relevancia en este modelo, así que veremos. Es su asunto enseñarnos qué quieren conseguir".

¿Es ese escenario futuro, donde los fabricantes ejercen menos poder, lo que realmente preocupa a Lauda y Marchionne?

El director general de la F1, Ross Brawn, quien estaba en el otro lado de la negociación cuando negociaba las condiciones de los premios a favor de Mercedes, espera que el tema del dinero no se desproporcione y arruine los esfuerzos de Liberty para avanzar en otras áreas.

"Hay una negociación cada vez más grande sobre el aspecto comercial que se tiene que afrontar", dijo sobre la inquietud por la reducción del dinero del premio. "Recientemente tuvimos la primera reunión sobre un sistema de control de costes sostenible y justo en el futuro, eso es parte de ello. Tenemos que asegurarnos de que nos portamos como adultos y tenemos una discusión comercial".

"Van a ser unas negociaciones duras y feroces, pero tenemos que sacar adelante el apartado técnico de la competición, el control de costes y el plano deportivo". 

"Si arruinamos todo eso porque tenemos este debate sobre el aspecto comercial, somos tontos porque esto mejora el negocio y lo hace más sostenible".

Los primeros trazos de la batalla de la F1 ya se han empezado a dibujar antes de lo que será un invierno fascinante, ya que Liberty mostró su punto de vista y trata de apaciguar a los más escépticos.

Brendon Hartley, Scuderia Toro Rosso STR12
Brendon Hartley, Scuderia Toro Rosso STR12

Foto: Sutton Images

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Equipos McLaren F1 , Mercedes , Ferrari , Sahara Force India F1 , Haas F1 Team
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas dinero, f1, formula 1, formula 1 futuro, liberty, liberty f1, liberty media f1, premios