Cómo la F1 ha permitido a los equipos aumentar su valor millonario

Con unas audiencias cada vez más altas, valores en aumento y la introducción de un límite de costes, ¿está la Fórmula 1 entrando en una época dorada en la que ser el dueño de un equipo se convertirá en un negocio rentable?

Cómo la F1 ha permitido a los equipos aumentar su valor millonario

Durante el último fin de semana de Fórmula 1 en Estados Unidos, uno de los principales temas de conversación entre los jefes de equipo estuvo en torno a la esperanza unánime de alcanzar un valor de más de mil millones de dólares.

Con las gradas a rebosar y el público general reflejando el efecto positivo de Netflix, sumado a que el paddock se abrió por primera vez desde la llegada de la Covid-19 dando paso a los VIP y a los invitados de patrocinadores (actuales o potenciales), todo fue un poco más especial.

Por otra parte, también estábamos en la tierra de la NFL, MLB y NBA, deportes donde las franquicias son un negocio importante y los valores se han disparado en las últimas décadas.

Casualmente, la compañía que encabeza la lista de Forbes de 2021 de los equipos más valiosos del mundo con un impactante valor de 5.7 mil millones de dólares son los Dallas Cowboys de la NFL, cuyas cheerleaders de animación formaron parte del espectáculo previo en la carrera de Austin.

Por todas esas razones, el Circuito de las Américas era un lugar más que apropiado para que los jefes de equipo respondieran preguntas sobre el valor potencial de sus escuderías mirando al futuro.

El público en Austin

La principal clave del optimismo colectivo es el límite de costes que se introdujo este año en 125 millones de euros, un tope que caerá hasta los 121 millones y luego a 116 millones durante las próximas dos temporadas. Como sabrán, algunas áreas o departamentos están fuera de dicho límite, sin embargo, sigue teniendo un impacto muy significativo en los negocios de los equipos.

En el pasado, muchos fueron los que lucharon contra la imposición de un límite de gastos. Fue en el peor momento de la pandemia del año pasado, cuando los equipos no tenían una idea fija de qué tipo de temporada les esperaba y, por lo tanto, qué ingresos obtendrían, cuando aceptaron las cifras finales que tenemos ahora mismo.

Es entendible que algunos equipos se hayan resistido, principalmente por el deseo de mantener su ventaja competitiva, pero se han dado cuenta de las ventajas que también les da tener un control sobre cuáles serán sus costes en los próximos años.

Anteriormente la Fórmula 1 era un pozo sin fondo, los equipos gastaban lo que pensaban que estaba gastando el de al lado, o lo que pensaban que se necesitaría para ganar.

Más allá de eso, el último Pacto de la Concordia firmado el año pasado fue positivo para los equipos. Con 23 carreras planificadas para 2022, y sin "carreras gratis" como se ha hecho estos últimos años para poder programar un calendario completo, habrá ingresos sustanciales garantizados por parte de los promotores, siempre y cuando la COVID-19 lo permita.

Además, la gran mayoría de los acuerdos de televisivos importantes son sólidos y están en curso. También por parte de Liberty Media últimamente han estado aumentando su cartera de patrocinadores.

El mérito de la actual situación se le debe dar a Liberty Media y al ex CEO de F1, Chase Carey, quienes resolvieron el Pacto de la Concordia y, con el respaldo de Jean Todt y la FIA, impulsaron el límite de costes. Realmente esa fue la única forma de salvar a los equipos de sí mismos.

El nuevo techo de gastos es todavía más significativo para los equipos que se encuentran más abajo en la parrilla y que simplemente lo igualan o que aún trabajan por debajo de él. Sus dueños ahora saben que se está controlando a los grandes, y eso les da más esperanzas de que puedan cerrar la diferencia de rendimiento.

Chase Carey, CEO de Fórmula 1

Dichos cambios, junto con el buen ambiente que en estos momentos se respira en torno al deporte, reflejado claramente en el interés de los aficionados y de los cada vez más países que quieren recibir a la Fórmula 1, ha llamado la atención de las personas con más dinero de todo el mundo.

Aquellos que llegaron a la categoría en el momento adecuado, seguramente podrán darse cuenta de que hicieron buenos negocios.

En algunos casos como el de Lawrence Stroll en Aston Martin, Finn Rausing en Sauber o Michael Latifi en McLaren, tienen razones personales para gastar su fortuna en la Fórmula 1. No son tipos que desperdicien su dinero por capricho, sus inversiones fueron motivadas por su pasión por el deporte.

Otros, como Jim Ratcliffe en Mercedes, Dorilton en Williams y los patrocinadores saudíes y estadounidenses que se unieron a McLaren a fines del año pasado, tienen razones menos sentimentales.

Todos los propietarios actuales llegaron a conclusiones similares. Frustrado por la falta de resultados, Gene Haas pudo tener algunas dudas, pero finalmente decidió que, habiendo llegado tan lejos, lo mejor era seguir adelante.

"Creo que estamos en un muy buen momento porque la audiencia está creciendo", dijo el director del equipo Mercedes, Toto Wolff. "La popularidad del deporte ha ido en aumento, estamos creciendo en América de forma lenta pero segura, Stefano [Domenicali] y Liberty han estado haciendo un muy buen trabajo".

"Solo puedo hablar por nosotros mismos, pero hemos aumentado considerablemente nuestros ingresos. El límite de costes nos ha dado la oportunidad de controlarnos. Los equipos no deberían ser solo marketing y agujero de gastos, deberían tener ganancias, algo similar a lo que sucede en los deportes estadounidenses".

"Espero que todos los equipos se vuelvan rentables muy pronto, y creo que estamos cerca de llegar a eso. Ahora todos saben cuáles son sus gastos, no se puede gastar más de 125 millones de euros este año", añadió Wolff.

Más noticias del día en la Fórmula 1:

"Creo que con la llegada de Liberty, ha habido un cambio bastante positivo", dijo Zak Brown. "Creo que Chase hizo un gran trabajo cogiendo el deporte y preparándolo lo mejor posible para el futuro. Lo hizo extremadamente bien. Ahora Stefano ha heredado un deporte que tiene mucho más potencial".

Por su parte, el de McLaren también reconoció que la imagen que tienen los propietarios de los equipos también está cambiando drásticamente.

"Creo que el deporte empezó con emprendedores y luego vinieron los OEM", dijo. "Pero creo que todavía hay un montón de inversores deportivos que se unen para crear fondos y cosas así para seguir adelante e invertir en algunos equipos".

"Los inversores que están entrando en el deporte son personas serias, son conocidos por sus inversiones deportivas y poseen negocios importantes. Si miras el valor de otras franquicias deportivas en todo el mundo, los equipos de F1 están infravalorados".

"Así que creo que ahora sería un buen momento para que entrar a la categoría, pero probablemente no haya muchos equipos dispuestos a vender, lo que también crea una buena dinámica para impulsar el valor de la franquicia, así que creo que la F1 está en una muy buena posición".

Brown explicó uno de los mayores cambios que ha visto en los últimos años: "Creo que la parrilla nunca ha sido tan saludable. No puedo recordar un momento en el que no hubiese dos o tres equipos al borde de la quiebra financiera".

"Y ahora, los 10 equipos que estamos somos organizaciones extremadamente saneadas, todos son propiedad de personas que tienen la capacidad de ver más allá a través de su equipo de F1. Por eso creo que el deporte está en un muy buen momento".

Daniel Ricciardo, McLaren MCL35M

Esa salud financiera sin duda alguna es un cambio extraordinario. Hubo momentos en los últimos años en los que, a medida que aumentaban sus deudas, equipos como Force India, Williams y Sauber estuvieron a punto de quebrar. Incluso McLaren, uno de los equipos más históricos de la categoría, estuvo caminando sobre la cuerda floja durante un tiempo. Eso ahora ha cambiado.

"McLaren será un equipo de carreras rentable en un futuro no muy lejano", afirmó Zak Brown.

"Antes de que entrara en vigor el límite de costes, no creo que pudiera haber dicho eso, porque era un deporte en el que tenías que gastar lo mismo o más que el equipo que más gastaba. Así que todo se decidía a favor del equipo que se permitía perder más dinero".

"Y ese no es un modelo de franquicia atractivo. Entonces creo que lo fundamental está cambiando. Creo que esa es la razón por la que están llegando inversores deportivos reales como MSP y UBS, que invirtieron en McLaren y que ya tienen una historia en el baloncesto o el béisbol, por lo que tienen una experiencia y un éxito reconocido".

Como creció en los EE. UU., Zak Brown está convencido de que ahora es el momento adecuado para comparar los equipos de Fórmula 1 con otros negocios deportivos.

El valor promedio del top 50 de Forbes, que incluye a gigantes del fútbol europeo como el Barcelona y Real Madrid en cuarta y quinta posición, es de 3.700 millones de dólares. Unos números que eclipsan incluso a los equipos más grandes de la máxima categoría del automovilismo.

"Si miras el tamaño, el valor y la importancia de la F1, en comparación con estas otras ligas, te rascas la cabeza y piensas por qué algunos de estos equipos valen más que McLaren, Mercedes o Red Bull".

"Creo que históricamente la respuesta ha sido porque el deporte siempre ha quemado demasiado dinero, pero ahora que Liberty ha cambiado esa forma de trabajar y creo que es por eso que estamos viendo la llegada de inversores deportivos reales, e inversores en general.

"Realmente creo que estaremos sentados en este mismo sitios dentro de tres, cuatro o cinco años viendo a los equipos de F1 negociar por más de mil millones de dólares, asumiendo que alguien quiera vender. El hecho de que nadie quiera vender también genera más valor".

George Russell, Williams FW43B, Lewis Hamilton, Mercedes W12

Y ese es un punto clave. No conocemos todos los detalles de por qué la oferta de Michael Andretti por Sauber no terminó con un final feliz, pero las fuentes sugieren que las personas cercanas al principal accionista Rausing le convencieron de lo que el equipo puede llegar a valer en un futuro y de que los números actuales solo pueden mejorar.

"Quien compra un equipo de Fórmula 1 hoy tiene la ventaja de que sabe de antemano exactamente lo que necesita gastar para ser competitivo, porque no se puede gastar más de lo que hay establecido", dijo Toto Wolff.

“Por eso, desde mi punto de vista, se ha convertido en una muy buena oportunidad de negocio. No vendería un equipo ahora. Al contrario, con la llegada de Ineos, compré un 3% adicional y estoy muy feliz después de hacer eso".

El director del equipo de la estrella está convencido de que los valores de los equipos solo pueden aumentar de aquí en adelante.

"Creo que con el límite de costes tenemos situación en la que por fin hay números reales y los equipos serán valorados con el mismo tipo de métricas, como pasa en otros deportes".

"Si la franquicia es sostenible siendo limitada y si el flujo de ingresos es sostenible a largo plazo, creo que la Fórmula 1 será muy atractiva como modelo porque en la actualidad firmamos acuerdos de patrocinio que duran entre tres y 10 años.

"Y creo que cuando todos los equipos sean rentables, se podrán aplicar las mismas métricas de valoración, y por eso estoy de acuerdo con Zak: todo depende de nuestros propios ingresos y ganancias".

Sin duda alguna será fascinante ver quiénes están ansiosos por unirse al gran circo de la F1 en los próximos años y, por supuesto, también qué accionistas deciden vender.

compartidos
comentarios
Una manifestación pone fin antes de tiempo al show de Pérez en México
Artículo Anterior

Una manifestación pone fin antes de tiempo al show de Pérez en México

Siguiente artículo

Pérez y las complicadas órdenes de equipo de Red Bull en México

Pérez y las complicadas órdenes de equipo de Red Bull en México