La F1 dice adiós a la vacunación obligatoria, pero no a la COVID

La FIA ha anunciado que la vacunación dejará de ser requisito indispensable para acceder al paddock de F1 en 2023, aunque se seguirá impidiendo la entrada a positivos.

La F1 dice adiós a la vacunación obligatoria, pero no a la COVID
Cargar el reproductor de audio

Tras el inicio de la pandemia de la COVID-19 en la primavera de 2020 y el retraso en el comienzo de esa temporada, la FIA introdujo un estricto conjunto de protocolos para reducir el riesgo de propagación del virus y mantener la seguridad en el paddock.

A medida que la pandemia fue remitiendo, el campeonato fue relajando sus restricciones. En 2021 permitió el regreso al paddock de los medios de comunicación y el personal externo, y en 2022 se puso fin a los test obligatorios y el uso de las mascarillas. 

En un comunicado emitido tras la última reunión del Consejo Mundial del Motor de la FIA, celebrada este mismo miércoles en Bolonia, se confirmó que en 2023 se continuará con la relajación de las medidas restrictivas impuestas en 2020. 

Esto incluye el fin del requisito de que quienes trabajen en las denominadas "zonas de alta densidad" -como el paddock, el pit lane y dirección de carrera- estén vacunados contra la COVID (algo que, hasta ahora, solo se podía omitir en caso de tener una prescripción médica).

En 2022, las personas que trabajaban en el paddock debían presentar una prueba de vacunación (dos dosis de una vacuna reconocida por la Organización Mundial de la Salud) o una exención médica.

Esta medida se produce después de que varios países flexibilizaran sus protocolos COVID a lo largo de 2022, y muchos de ellos ya no exigen una prueba de vacunación para entrar en el país.

El Consejo Mundial del Motor también confirmó que la FIA ya no organizará instalaciones de pruebas in situ, algo que ha estado presente desde la primera carrera celebrada con los protocolos COVID, en julio de 2020.

Para 2022, la FIA eliminó el requisito de tener que hacerse un test para acceder al paddock y se limitó a fomentarlo, manteniendo las instalaciones abiertas en todos los circuitos.

La FIA "informará a las partes interesadas sobre las instalaciones de pruebas disponibles a nivel local en las sedes" para aquellos que necesiten someterse a pruebas durante un gran premio.

Según la FIA, las personas que presenten síntomas de COVID o hayan dado positivo en las pruebas seguirán sin poder acceder a las zonas de alta densidad, lo que significa que no habrá ningún cambio que permita a los pilotos que hayan dado positivo seguir compitiendo.

También te puede interesar:

¿Quieres leer nuestras noticias antes que nadie y de manera gratuita? Síguenos aquí en nuestro canal de Telegram y no perderás nada. ¡Toda la información, al alcance de tu mano!

compartidos
comentarios

Wolff comprende la difícil situación que vivió Binotto en Ferrari

La FIA aumenta el límite de gastos de la F1 2023 por las sprints