Fórmula 1 Fórmula E
24 abr.
Próximo evento en
49 días
MotoGP
28 mar.
FP1 en
20 días
R
GP de Doha
02 abr.
Próximo evento en
27 días
WSBK
R
Estoril
07 may.
Próximo evento en
62 días
R
Aragón
21 may.
Próximo evento en
76 días
WRC
26 feb.
Evento finalizado
R
Rally de Portugal
20 may.
Próximo evento en
75 días
IndyCar
R
Long Beach
16 abr.
Cancelado
R
Birmingham
16 abr.
Próximo evento en
41 días

La noche más larga de Loeb en el Dakar: té y 9 horas en el desierto

Sébastien Loeb y Daniel Elena vivieron el viernes una jornada que nunca olvidarán, tras romper la suspensión trasera izquierda de su BRX Hunter T1 en la etapa 6 del Dakar.

La noche más larga de Loeb en el Dakar: té y 9 horas en el desierto

La jornada del viernes de Sébastien Loeb y Daniel Elena duró más de lo esperado. Mucho más, de hecho. Los pilotos del nuevo Bahrain Raid Xtreme gestionado por Prodrive llegaron al kilómetro 48 (de los 348 cronometrados) de la etapa 6 entre Al Qaisumah y Ha'il con un tiempo solo 37 segundos peor que el marcado por Sainz, ganador de la etapa

Pero en el km 97, tras una serie de baches, el BRX Hunter T1 golpeó duramente en uno de los aterrizajes y rompió el triángulo trasero izquierdo de la suspensión en dos pedazos.

Debido a que no llevaban una pieza de sustitución en su coche, los nueve veces campeones del mundo de rallies tuvieron que esperar a la asistencia: el MAN TGA #532 de Jordi Esteve, Rafa Tibau y Arnald Bastida.

Pero lo que podría haber llevado un par de horas se prolongó hasta bien entrada la noche. Cuando estos llegaron, descubrieron que debido a un fallo en el marcado de las piezas por parte de Prodrive tenían dos triángulos derechos, en lugar de uno izquierdo y uno derecho.

"Pasar una noche en las dunas no estaba en el roadbook", bromeó Loeb este sábado. "Realmente, es una pena, porque hasta ese momento la etapa 6 nos estaba yendo bien... con navegación fácil y menos rocas en el camino. Decidí atacar, pero en el km 97 había varios baches y al aterrizar de uno golpeé el siguiente. No eran grandes, pero rompimos el triángulo izquierdo en dos partes". 

"Sorprendentemente, el primer camión de asistencia que llegó al km 97 no tenía un triángulo de repuesto. Es un error, pero el problema es que toda la preparación se hizo en muy poco tiempo. Hubo un fallo al marcar las piezas y había dos triángulos derechos, en lugar de uno izquierdo y uno derecho. Aún nos quedaban 250 km de especial, así que tuvimos que esperar. El camión fue a buscar la pieza que necesitábamos, pero tardó muchísimo". 

Mientras tanto, varios espectadores locales se acercaron a pedirles fotos... y les montaron una tienda improvisada en mitad del desierto, donde les invitaron a tomar té. 

"Dentro de la mala suerte que tuvimos, por lo menos el helicóptero llegó y nos dio comida y agua. Había algunos locales que se pararon: primero nos pidieron fotos y luego montaron una tienda, prepararon té, sopa caliente y nos hicieron compañía. Fue como un vivac en mitad de la nada", cuenta el de Alsacia.

Más del Dakar:

Cuando el camión estuvo de vuelta, Loeb y Elena habían desmontado todo y lo habían dejado preparado para no perder más tiempo. "El camión llegó a las 21.30 aproximadamente y sustituyeron la pieza súper rápido", cuenta el piloto francés.

Así, a las 22.30 hora local, tras más de nueve horas en mitad de la nada, lograron reemprender la marcha para completar la etapa y seguir en carrera. Consiguieron acabar la etapa a la 1:54 de la mañana de Arabia Saudí y pusieron rumbo al vivac de Ha'Il, a donde llegaron 45 minutos después. 

Loeb tuvo que completar 250 km en plena noche saudí y reconoce que nunca había experimentado algo así. 

"Lo mejor de esos 250 km fueron las dunas. Estaba todo muy tranquilo. Nunca había vivido algo así. Estábamos completamente solos en la oscuridad. Fue chulo. Pero tuvimos cuidado de no quedarnos enganchados", apuntó. 

Tras haber acabado 54° el viernes, a 10h10:03 de Sainz, finalmente han sido reposicionados y saldrán 18° a la etapa 7 del domingo tras haber gastado uno de los 3 comodines que tienen de pedir esta opción.

Ahora, ya fuera de la lucha por la general, la segunda semana se plantea bien diferente para el francés y su copiloto monegasco. Pero afirma que está dispuesto a hacer lo que le pidan desde Prodrive.

"Sabíamos que este es un proyecto nuevo. En este caso, sabemos que llegamos al límite de esta pieza. Veremos si hay otras que necesitan reforzarse o modificarse para seguir evolucionando el coche para la próxima edición. ¿Frustrado? Al final tienes que aceptarlo. No pudimos hacer nada, las carreras son así. Estos días haré lo que el equipo me pida, ya sea ayudar a Nani [Roma] o hacer test en el coche", concluyó.

compartidos
comentarios
La reflexión de Arcarons sobre las victorias de Barreda en el Dakar

Artículo Anterior

La reflexión de Arcarons sobre las victorias de Barreda en el Dakar

Siguiente artículo

Sainz: “Los copilotos no pueden ser las superestrellas del Dakar”

Sainz: “Los copilotos no pueden ser las superestrellas del Dakar”

Sobre este artículo

Campeonatos Dakar
Evento Dakar
Subevento Etapa 6
Pilotos Sébastien Loeb , Daniel Elena
Autor Sergio Lillo