La historia del primer test de Michael Schumacher con un F1

Michael Schumacher pilotó un monoplaza de Fórmula 1 por primera vez en Silverstone en agosto de 1991, poco antes de debutar con Jordan en el GP de Bélgica. Su velocidad y compresión del coche sorprendió a todos los presentes.

La historia del primer test de Michael Schumacher con un F1

Para contar la historia de la llegada de Michael Schumacher a la Fórmula 1 es inevitable nombrar a Bertrand Gachot, un protagonista fundamental cuyas acciones fuera de la pista derivaron en que un joven alemán se sentara en uno de los monoplazas de Jordan aquel año.

"Yo fui el tipo que estuvo en el lugar equivocado en el momento equivocado, el que le dio a Schumacher la oportunidad de brillar", recordó Gachot a la BBC hace algunos años.

Gachot había debutado en F1 en 1989 con el equipo Onyx, con el que disputó cinco carreras en 16 intentos, y en 1990 no logró clasificarse para ningún gran premio durante todo el campeonato con la escudería Coloni.

Para 1991 su suerte pareció cambiar al unirse a Jordan como compañero del experimentado Andrea de Cesaris. Allí, Gachot sí pudo empezar a clasificarse para cada carrera y mostrar su velocidad, clasificándose en el top 10 en Brasil en la segunda ronda antes de tener que abandonar por problemas de combustible.

Luego llegarían sus primeros puntos –y los del equipo- en Canadá, una victoria en las 24 Horas de Le Mans y más puntos en Gran Bretaña y Alemania, además de llevarse la vuelta rápida en Hungría.

Parecía que la carrera de Gachot finalmente estaba en claro ascenso, hasta que una discusión tras un accidente de tráfico en las calles de Londres a principios de año, donde le roció gas lacrimógeno a un taxista, le provocaría serios problemas con la ley a mediados de agosto, cuando la F1 se preparaba para el GP de Bélgica.

El francés se presentó en la corte y creía que pasaría un par de días en la cárcel, pagaría una multa y podría seguir con su vida. Pero no fue así: lo sentenciaron a seis meses y aunque tras la apelación pasaron a ser dos, ese tiempo encerrado obligó a Eddie Jordan a buscarle un sustituto.

Más del Kaiser:

Bertrand Gachot, Jordan 191, en el GP de Canadá de 1991, donde logró sus primeros puntos en la F1.

Bertrand Gachot, Jordan 191, en el GP de Canadá de 1991, donde logró sus primeros puntos en la F1.

De esa manera surgió el nombre de un tal Michael Schumacher, de 22 años, que el año anterior había ganado el Masters de Fórmula 3 de Macao y en 1991 se encontraba compitiendo en el DTM y el  FIA Sportscar World Championship bajo el paraguas de Mercedes.

Andy Green, actual jefe técnico de Racing Point/Aston Martin, que en aquel entonces también estaba empezando su carrera en la Fórmula 1 en Jordan, fue testigo de excepción de ese día en el que Schumacher se presentó en Silverstone para subirse por primera vez a un coche de la máxima categoría.

"El Sr. Gachot se encontró en el extremo equivocado de la ley. Y Eddie dijo 'Bien, vamos a probar a este tipo, Michael Schumacher, va a correr con nosotros en Spa'", contó Green en Beyond the Grid, el podcast oficial de la F1.

"Ninguno de nosotros sabía mucho sobre él. No teníamos Google entonces para tratar de averiguar algo. Creo que Trevor Foster era su ingeniero en ese momento. [Michael] se subió al coche, comenzó sus primeras vueltas en la configuración Silverstone South del circuito. Y se pudo ver inmediatamente que lo hacía bien. No se andaba con rodeos. Delante de nosotros había una gran zona de frenada. Y habían pasado sólo dos o tres vueltas y los frenos estaban encendidos y podías ver que estaba empujando muy fuerte".

"Trevor lo llamó a boxes después de su primera salida y le dijo: 'Sé que eres nuevo en esto. Probablemente deberías reducir la velocidad un poco. No aprietes demasiado pronto'. Y Michael lo miró como atónito y respondió: 'No estoy apretando todavía. Este no soy yo apretando. Este soy yo entendiendo el coche'".

Ante esas palabras de su nuevo piloto, Foster pidió a Schumacher que explicara qué es lo que entendía del monoplaza, y ese fue el segundo momento en el que el joven alemán volvió a sorprender a los miembros de Jordan.

"Michael comenzó a repasar las características del coche como las habíamos oído de los pilotos titulares en las carreras anteriores, hasta el menor detalle de lo que el monoplaza estaba haciendo, cuándo, cómo podía ser utilizado. No sólo cuál era la característica, sino también cómo se podía usar en una carrera y cómo deberíamos poner a punto el coche para la carrera, para poder ayudar a esto o cambiar aquello", contó Green.

"Nos quedamos completamente atónitos. Nunca habíamos visto a alguien sentarse en el coche por primera vez y ser capaz de decirnos exactamente lo que estaba haciendo y cómo deberíamos configurarlo. Y eso fue después de unas cinco o seis vueltas. Sabía exactamente lo que el monoplaza estaba haciendo".

A los pocos días de ese primer contacto llegó el momento de salir a la pista en Spa-Francorchamps, donde Schumacher sorprendió al mundo de la Fórmula 1 al clasificarse séptimo en su debut, superando ampliamente a su mucho más experimentado compañero de equipo De Cesaris, que fue 11°, antes de verse forzado a retirarse por la rotura del embrague.

Para Green y todo el equipo Jordan, claro, la sorpresa no era tan grande tras lo visto en ese test. Al fin y al cabo, el primer golpe de Schumacher en la F1 lo había dado en Silverstone y sin siquiera llegar a realmente apretar...

¿Cuál es tu favorito?

compartidos
comentarios
Cómo Di Grassi pudo ser compañero de Alonso..o fichar por Brawn

Artículo Anterior

Cómo Di Grassi pudo ser compañero de Alonso..o fichar por Brawn

Siguiente artículo

La carrera por la que Ferrari no podía ignorar a Sainz

La carrera por la que Ferrari no podía ignorar a Sainz