La llegada de Audi provoca un terremoto en la normativa del Dakar

ASO y la FIA han tenido que negociar una serie de cambios de reglamento en los T1 ante la llegada de Audi y su híbrido, y las quejas de Toyota y Prodrive.

La llegada de Audi provoca un terremoto en la normativa del Dakar

La entrada de Audi Sport en el mundo de los raids ya ha causado las primeras tensiones antes siquiera de que la marca alemana haya presentado el prototipo con el que debutará en el Dakar en enero de 2022. 

Después de que la casa de Ingolstad anunciase en noviembre de 2020 que dejaría la Fórmula E a finales de la temporada 2020/21 para dar el salto a los desiertos, se abrió un proceso de negociación y análisis a nivel reglamentario. 

Al proyecto del Dakar de iniciar el próximo enero la transición hacia energías renovables y crear la primera categoría de vehículos híbridos le faltaba toda la estructura reglamentaria. Así, Thierry Viardot, coordinador técnico del Dakar, y el resto del equipo de David Castera, director del rally, se pusieron a ello nada más acabar la 43ª edición el pasado 15 de enero. 

Según ha podido saber Motorsport.com, Audi, guiado por Sven Quandt, jefe de MINI X-Raid hasta la fecha y responsable de Q Motorsport –estructura que está ayudando a la compañía alemana en la construcción de su prototipo híbrido–, solicitó una serie de ventajas para un vehículo que tendrá un tren motriz puramente eléctrico, pero cuyo generador de energía será un motor de combustión TFSI. 

Detalles del nuevo Audi para el Dakar 2022:

Ni Prodrive, que debutó en el Dakar el pasado enero con un top 5 de Nani Roma y el abandono de Sébastien Loeb, ni Toyota Gazoo Racing vieron con buenos ojos las intenciones, que pasaban porque Audi tuviera el sistema de inflado-desinflado de los neumáticos en el cockpit, un chasis más grande, ruedas del tamaño de los buggies (17 pulgadas) y un recorrido de las suspensiones superior a los 4x4 tradicionales.

Así, tras la presión de ambas estructuras junto con Ford, ASO y la FIA decidieron abrir la posibilidad de una categoría T1+ en la que los vehículos tendrán un chasis de 2,30 metros de ancho (en lugar de los dos metros actuales), 350 mm de recorrido de suspensión (frente a los 280 mm actuales) y las ruedas que hasta ahora llevaban los buggies (37 pulgadas de diámetro). Eso sí, aumentarán su peso de los 1850 kg actuales a 1950.

Lo que seguirá siendo exclusivo de los buggies (4x2) y de los vehículos híbridos o eléctricos (ahora dentro de la llamada categoría T1-E, pero que competirán por la general con los T1 y los T1+) será el sistema de inflado-desinflado "para optimizar su consumo de energía", según nos dicen desde ASO.

Para establecer un equilibrio de rendimiento entre los diferentes propulsores, ASO y la FIA impondrán diferentes restricciones en las bridas de admisión, algo que todavía están estudiando. Actualmente, el motor de gasolina de Toyota cuenta con una brida de 37 mm, mientras que el turbo diesel del buggy MINI X-Raid tiene dos milímetros más. El nuevo biturbo V6 de gasolina de Prodrive se limita por una curva de potencia igual a la del Toyota de manera electrónica.

Toyota sufrió más de 50 pinchazos durante el Dakar 2021, según pudo saber Motorsport.com, algo que afectó también al resto de 4x4, debido a la diferente construcción y tamaño de sus neumáticos (16 pulgadas y ancho de rueda menor) respecto a los de los buggies. Por ello, era una prioridad para el equipo sudafricano encontrar una solución para el futuro.

Se espera que Toyota adapte sus actuales Hilux 4x4 con un kit para aprovechar las nueva concesiones reglamentarias de cara al 1 de enero de 2022, mientras que Prodrive modificará notablemente su actual BRX T1 con la intención de empezar a probarlo en agosto, como ha podido conocer Motorsport.com. En el aire queda ver si X-Raid hace lo propio con sus MINI John Cooper Work Rally 4x4. 

Otra de las quejas de los equipos que compitieron en el Dakar 2021 es que Audi lleva meses construyendo su nuevo prototipo sin existir un reglamento en firme. De hecho, los responsables del proyecto alemán ya reconocieron a un grupo reducido de medios, entre los que estuvo Motorsport.com, que están teniendo que realizar modificaciones en base a las indicaciones de la FIA y que eso puede llegar a retrasar su primer test, previsto para comienzos del verano.

No obstante, estos T1+ no podrán competir hasta que la FIA no ratifique el reglamento definitivo, algo que los equipos esperan que llegue durante este próximo verano. Lo ideal para todos, Audi incluido, sería que pudieran calentar motores en el Rally de Marruecos de octubre, tradicional cita previa al Dakar.  

Además, la federación y ASO están ultimando las negociaciones para que el Dakar forme parte del ambicioso campeonato del mundo de Cross-Country que la FIA quiere organizar en un futuro próximo.

Más del Dakar:

Los mejores momentos del Dakar 2021

compartidos
comentarios
Castera: "La navegación es parte del Dakar; Loeb y Sainz deben entenderlo"

Artículo Anterior

Castera: "La navegación es parte del Dakar; Loeb y Sainz deben entenderlo"

Siguiente artículo

La apuesta ganadora de Audi para su estreno en el Dakar 2022

La apuesta ganadora de Audi para su estreno en el Dakar 2022