Los récords históricos de las 24 horas de Le Mans

Las 24 horas de Le Mans son una cita legendaria y sus registros, también. Repasamos los récords más importantes de su historia.

Los récords históricos de las 24 horas de Le Mans

El automovilismo deportivo es un reino plagado de récords, pero pocos eventos adquieren tanta importancia como las 24 horas de Le Mans. Es una carrera cargada de historia en la que los números son grandes y los récords duraderos.

He aquí algunas de esas marcas históricas relativas al tiempo, la velocidad y la distancia.

La vuelta más rápida al circuito de La Sarthe, sede de las 24h de Le Mans

Kamui Kobayashi tras lograr la vuelta más rápida en el Toyota TS050 Hybrid LMP1 en 2017

Kamui Kobayashi tras lograr la vuelta más rápida en el Toyota TS050 Hybrid LMP1 en 2017

El actual piloto de Toyota Kamui Kobayashi tiene el récord de la pole más rápida en el majestuoso Circuito de la Sarthe, una pista que incorpora tramos de carreteras públicas a lo largo de un recorrido de 13,6 km. Saltó a los titulares a bordo del Toyota TS050 HYBRID #7 en junio de 2017 con una vuelta de pole position de 3:14.791 porque superó una marca que se remontaba a más de 30 años atrás.

La velocidad media de Kobayashi de 251,881 km/h eclipsó la vuelta de Hans Stuck de 3:14.8 a 251,814 km/g con la que consiguió la pole para la carrera de 1985 conduciendo un Rothmans Porsche 962C de fábrica. El récord de vuelta no oficial del dos veces ganador de Le Mans se mantuvo durante tanto tiempo debido a los drásticos cambios que se hicieron en el circuito en los años posteriores.

Para la edición de Le Mans de 1987 se añadió una chicane a la salida de la curva Dunlop, la rápida curva a derechas que sale de boxes. El carácter de la pista y de la carrera cambió para siempre tres años más tarde, cuando la recta de Mulsanne de seis kilómetros, que en su día era la ruta principal entre las ciudades de Le Mans y Tours, fue diseccionada por dos chicanes.

La vuelta de Kobayashi puede ser la más rápida de la historia en el circuito completo de Le Mans, pero no es la más rápida. Y con ello nos referimos a la más corta en términos de tiempo transcurrido.

Jackie Oliver dio una vuelta con su Porsche 917LH de JW Automotive en 3:13.6 en la jornada de test oficiales de Le Mans en abril de 1971. Eso representa una velocidad media de 250,455 km/h. Los cálculos son correctos porque el Circuito de la Sarthe era significativamente más corto en aquella época.

La edición de 1971 fue la última antes de que las curvas Porsche sustituyeran a la sección casi plana de la Maison Blanche que llevaba a los coches de vuelta a la recta de meta. Lo que el ACO denomina la quinta versión del Circuito de la Sarthe medía 13,47 km, en comparación con los 13,63 del actual circuito.

Sin embargo, el verdadero récord de vuelta lo tiene Mike Conway. Los récords de vuelta, por supuesto, se establecen en la carrera. Su vuelta más rápida de 2019, de 3:17.297, se compara con la vuelta más rápida antes de la chicane, de 3:18.4, que marcó Oliver en 1971.

La vuelta más rápida de la pista después de que se construyeran las curvas Porsche y antes de que se añadieran las chicanes a Mulsanne fue un 3:21.27 de Alain Ferte en un Jaguar XJR-9LM en 1989.

El récord de distancia en las 24h de Le Mans

El

El "patito feo" de Audi, el R-15, ganó sin problemas en seco en la edición de 2010

Un récord que se había mantenido durante casi 40 años fue finalmente eclipsado en 2010. Romain Dumas, Timo Bernhard y Mike Rockenfeller superaron una marca que permanecía intacta desde 1971 al volante de su Audi R15 TDI-plus oficial.

Igualaron el número de vueltas completadas por Helmut Marko, hoy asesor de Red Bull Racing, y Gijs van Lennep, pero como ya hemos visto el Circuito de la Sarthe había aumentado en longitud en los años transcurridos.

Las 397 vueltas que Marko y van Lennep completaron al volante de su Porsche 917K de Martini Racing al circuito de 13,47 km sumaron un poco más de 5346 km, mientras que el mismo número de giros alrededor de la pista revisada que mide 13,63 km sumaron casi exactamente 5410,61 km 39 años después.

¡No te pierdas nada!:

Lo más cerca que se ha estado de batir el récord en los años transcurridos desde 2010 fue en 2015, cuando el Porsche 919 Hybrid compartido por Nico Hulkenberg, Nick Tandy y Earl Bamber cruzó la bandera a cuadros al final de la vuelta 395. El Toyota TS050 HYBRID ganador ha dado 388, 385 y 387 vueltas respectivamente en los últimos tres años.

Los récords están para romperse, pero este podría ser eterno. Toyota se plantó y dijo que tenía como objetivo el récord en 2018 cuando acudió por primera vez a Le Mans como único fabricante que competía en la categoría LMP1. Finalmente se quedó a nueve vueltas en una carrera en la que ninguno de sus coches sufrió ningún percance importante.

Esta vez, Toyota no establecerá ningún objetivo de este tipo. Es poco probable que el ganador de este año se acerque al récord: los coches irán 10 segundos por vuelta más lentos con la introducción de la nueva categoría de Le Mans Hypercar en lugar de LMP1.

La mayor diferencia de un ganador de las 24h de Le Mans

Davis y Benjafield en Le Mans 1927

Davis y Benjafield en Le Mans 1927

Bentley consiguió la segunda de sus cinco victorias en Le Mans en 1927 por la friolera de 20 vueltas. El Bentley 3 Litre Sport conducido por Sammy Davis y Dudley Benjafield consiguió dar 137 vueltas al Circuito de la Sarthe en las 24 horas, mientras que el Salmson Grand Sport, segundo clasificado, solo dio 117.

Eso suma más de 320 km de una pista que en aquel entonces llevaba a los coches a lo más profundo de la ciudad de Le Mans en su recorrido de 17,25 km. Teniendo en cuenta que los tiempos por vuelta superaban ampliamente los ocho minutos, el coche ganador llevaba alrededor de dos horas y media de ventaja.

La victoria más apretada de las 24h de Le Mans

Ickx y Hermann en Le Mans 1969 después de una última vuelta de locura

Ickx y Hermann en Le Mans 1969 después de una última vuelta de locura

El organizador de la carrera, el Automobile de Club de l'Ouest, solía declarar un margen de victoria en metros al final de cada edición. El récord se estableció en 1966 en lo que fue un final realmente apretado con victoria de Ford. El margen oficial del Shelby American Ford MkII que compartían los kiwis Bruce McLaren y Chris Amon es de 20 metros sobre el coche hermano conducido por Denny Hulme y Ken Miles.

Las fotografías de ese año de los coches cruzando la línea de meta sugieren que estuvo mucho más cerca que eso, pero el margen oficial reflejaba la distancia entre ellos en la parrilla. El Ford ganador salió cuarto, mientras que el coche subcampeón, segundo.

La peculiar historia de aquel día:

El final cronometrado más apretado en la historia de Le Mans se produjo en 2011, cuando el Audi R18 e-tron quattro ganador con André Lotterer al volante cruzó la línea de meta 13,854 segundos por delante del Peugeot 908 perseguidor conducido por Simon Pagenaud. Este es el cuarto final más ajustado, solo eclipsado por el margen oficial de 401 metros de 1933 entre dos Alfa Romeo 8C-2300.

La velocidad más alta jamás alcanzada en las 24h de Le Mans

El WR de fabricación francesa ofreció una velocidad punta nunca antes vista

El WR de fabricación francesa ofreció una velocidad punta nunca antes vista

La velocidad más alta alcanzada en la recta de Mulsanne se estableció en 1988, dos años antes de que se añadieran las chicanes. Los libros de récords indican que la marca oficial es de 405 km/h, conseguida por Roger Dorchy al volante de un WM-Peugeot P88 Grupo C... pero pasó por el registro de velocidad un par de kilómetros más rápido.

El equipo francés, formado en su mayoría por ingenieros y técnicos de Peugeot que trabajan en su tiempo libre, acordó con el ACO que declararían la velocidad a 405 en lugar de 407 km/h en deferencia a su empleador. Era el año de lanzamiento de la nueva berlina de cuatro puertas Peugeot 405.

Vincent Soulignac, director técnico de WM desde hace muchos años, cree que Dorchy alcanzó una velocidad aún mayor el año anterior conduciendo el WM de la generación anterior. Según él, alcanzó una velocidad cercana a los 420 km/h en un año en el que la pistola de velocidad que se utilizaba no era capaz de medir las espectaculares velocidades que se alcanzaban.

Ese año, unas semanas antes de Le Mans, el P87 WM alcanzó 416 km/h en un tramo no abierto de la carretera en manos del ex piloto de Fórmula 1 François Migault. Ese intento se completó sin utilizar combustible de carrera, lo que, según Soulignac, demuestra que había más cosas por venir.

compartidos
comentarios
Las primeras imágenes de los coches en Le Mans
Artículo Anterior

Las primeras imágenes de los coches en Le Mans

Siguiente artículo

Glickenhaus sorprende y acaba delante de Toyota el test de Le Mans

Glickenhaus sorprende y acaba delante de Toyota el test de Le Mans