¿Cuántas veces aumentó una sanción de F1 tras una protesta?

Las sanciones en la Fórmula 1 son algo habitual en la historia de la categoría, pero ¿han cambiado a menudo tras una apelación? Lo repasamos en este artículo especial.

¿Cuántas veces aumentó una sanción de F1 tras una protesta?

La FIA anunció este martes que Red Bull ha protestado la sanción que recibió Lewis Hamilton en el Gran Premio de Gran Bretaña, por considerar que no fue lo suficientemente dura.

No es la primera vez que un equipo de F1 protesta por una sanción, pero ¿ha cambiado alguna vez la FIA una sanción tras una protesta, y ha aumentado la severidad de una tras una apelación?

Ha habido muchas apelaciones por parte de los equipos en la Fórmula 1, aunque normalmente las hacen los equipos a los que la decisión los ha perjudicado, y no el equipo que no ha sido sancionado.

Una de las apelaciones más famosas se produjo durante la temporada de F1 de 1976, cuando James Hunt y Niki Lauda, de McLaren y Ferrari respectivamente, luchaban por el campeonato.

El 1 de mayo se introdujeron nuevas normas que regulaban el ancho de los coches y que reducían el ancho permitido de los mismos. El GP de España, celebrado el día 2, vio la victoria de Hunt, que cruzó la línea de meta con más de 30 segundos de ventaja sobre Lauda, pero fue descalificado cuando los controles posteriores a la carrera determinaron que su coche era 1,5 cm más ancho. Esto dio la victoria a Lauda.

McLaren, creyendo que la diferencia de 1,5 cm era insignificante y que se debía a unos neumáticos traseros más anchos, apeló. Dos meses después de la carrera, la apelación tuvo éxito y Hunt fue restituido como ganador del Gran Premio de España.

James Hunt, McLaren M23 Ford, Jochen Mass, McLaren M23 Ford

James Hunt, McLaren M23 Ford, Jochen Mass, McLaren M23 Ford

En el Gran Premio de Malasia de 1999 se produjo otra polémica sanción, esta vez contra Ferrari. Sus dos pilotos, Michael Schumacher y Eddie Irvine, llegaron en primer y segundo lugar con su rival de McLaren, Mika Hakkinen, en tercer puesto, dando a Irvine una ventaja de cuatro puntos en el campeonato antes de la carrera final.

Eso fue hasta que los comisarios encontraron una infracción en los bargeboards de los dos Ferrari, lo que llevó a la descalificación de ambos.

Ferrari apeló la decisión y tuvo éxito: la descalificación fue anulada y volvieron a ser primero y segundo. Irvine acabaría perdiendo el campeonato por dos puntos frente a Hakkinen en la última carrera disputada en Suzuka.

Eddie Irvine, Ferrari F399 con el bargeboard ilegal

Eddie Irvine, Ferrari F399 con el bargeboard ilegal

Un ejemplo de hace un par de años viene de 2019, cuando Sebastian Vettel fue sancionado por reincorporarse a la pista de forma insegura durante el Gran Premio de Canadá. Vettel recibió una penalización de cinco segundos durante la carrera, lo que le hizo caer a la segunda posición por detrás de Lewis Hamilton.

En un principio, Ferrari tenía la intención de apelar la decisión, pero finalmente decidió no hacerlo.

Otro ejemplo más reciente de una penalización tras una apelación proviene de 2020.

Cinco de los equipos apelaron contra el coche de Racing Point previamente permitido, por considerarlo demasiado similar al Mercedes W10 de 2019. La apelación tuvo éxito para los equipos que protestaron, y Racing Point fue multado con 400.000 euros y 15 puntos del campeonato, pero se le permitió mantener las piezas consideradas ilegales durante el resto de la temporada.

Más de la historia de la F1:

Al considerar que la sanción no era lo suficientemente dura, Ferrari anunció que presentaría otro recurso contra la sentencia, con el objetivo de que se impusieran aún más sanciones al equipo de Silverstone, aunque finalmente se retiró.

Racing Point también retiró su recurso contra la sentencia, diciendo que lo hacía "en el interés general del deporte".

Mientras que la protesta de Racing Point fue realizada por equipos que consideraron que un competidor tenía una parte ilegal, las protestas contra las sanciones en carrera son raras, y aún más raras cuando no son presentadas por el equipo que fue penalizado.

Sergio Pérez, Racing Point RP20

Sergio Pérez, Racing Point RP20

Uno de los raros casos en los que se aumentó una penalización fue contra Eddie Irvine en 1994.

Irvine, que conducía para Jordan, y Jos Verstappen, en Benetton, estaban llegando a sacarle una vuelta a Eric Bernard cuando Irvine se movió a la izquierda, forzando a Verstappen a salirse de la pista. El holandés perdió el control al pisar la hierba y volvió a la pista, golpeando a Irvine y Bernard, así como a Martin Brundle, que iba justo por delante de ellos tres. Los cuatro tuvieron que abandonar la carrera.

Irvine recibió una multa de 10.000 dólares y una suspensión de una carrera. Jordan apeló, pero la sanción se incrementó a tres carreras sin correr.

Si bien la sanción en este caso aumentó, se debió a que el equipo sancionado apeló, no a que un equipo diferente (pero involucrado de todas formas) tratara de aumentar la severidad del castigo.

compartidos
comentarios
Brown cree que los motores ruidosos no espantarán a los patrocinadores de F1
Artículo Anterior

Brown cree que los motores ruidosos no espantarán a los patrocinadores de F1

Siguiente artículo

Verstappen, al 100% y sin querer hablar del accidente

Verstappen, al 100% y sin querer hablar del accidente