El GP de Australia corre peligro en Albert Park si no se celebra en 2022

Después de haber sido cancelado las dos últimas temporadas, el Gran Premio de Australia de F1 podría cambiar de sede si tampoco se celebra en 2022.

El GP de Australia corre peligro en Albert Park si no se celebra en 2022

La llegada del paddock de la Fórmula 1 a Melbourne en marzo de 2020, justo cuando la COVID-19 se convirtió oficialmente en una pandemia, acabó en la cancelación del Gran Premio que habría la temporada en el último momento.  Las imágenes de los comisarios de pista abandonando el circuito, no permitiendo la entrada de los espectadores a la pista y de los responsables del evento justificándose ante la prensa siguen grabadas en la memoria.

A pesar de ese desastroso episodio, ni las autoridades locales ni el campeonato asumieron la responsabilidad de cancelar la carrera hasta la retirada del equipo McLaren –afectado por el COVID–, que inclinó finalmente la balanza. La temporada 2020 se celebró entre julio y diciembre, principalmente en Europa y Oriente Medio, aunque marcada por la crisis sanitaria.

La temporada 2022 debería ser la de la vuelta definitiva a la normalidad, con un calendario récord de 23 grandes premios que incluye la vuelta a Australia. La carrera, que estaba programada para noviembre este año para permitir al país el máximo tiempo posible para organizarse ante la pandemia, finalmente fue cancelada de nuevo y sustituida por el GP de Qatar.

Se espera que el Gran premio de Australia se celebre en abril de 2022 y, para sus responsables, es esencial dado el contexto.

"Para Melbourne, es una decisión decisiva", dijo en una entrevista concedida a Drive el director general de la Australian Grand Prix Corporation, Andrew Westacott. "Creo que existe un riesgo real, con el nivel de competencia por las plazas en el calendario de F1, que la paciencia tenga sus límites. Así que, si no fuéramos capaces de celebrar el evento de 2022 en Australia, entonces creo que la F1 estaría en su derecho de buscar alternativas a Melbourne".

Esta situación sería una bofetada para el trazado, que ha hecho importantes esfuerzos en los últimos tiempos en forma de obras para intentar mejorar el espectáculo en una pista semiurbana y revirada en la que los adelantamientos son difíciles.

No obstante, recientemente se han empezado a levantar las restricciones en Sídney y Nueva Gales del Sur, mientras que en Melbourne también se están relajando las restricciones. Si el Gran Premio se celebra, se espera que asistan entre 75.000 y 100.000 personas cada día.

Westacott dice que está "extremadamente confiado" en que la carrera seguirá adelante: "Estoy absolutamente tranquilo por las conversaciones y el apoyo muy, muy fuerte que tenemos de nuestro Ministro de Deporte y Turismo, Martin Pakula".

En la misma conversación, se habló de un posible intento de Sidney de hacerse con la organización del evento.

Más de F1:

compartidos
comentarios
Hamilton quiere que la F1 vuelva a Sudáfrica
Artículo Anterior

Hamilton quiere que la F1 vuelva a Sudáfrica

Siguiente artículo

¿Por qué Ferrari ya no es popular entre los aficionados?

 ¿Por qué Ferrari ya no es popular entre los aficionados?