James Allen on F1

Análisis: ¿intentó Mercedes jugársela a Vettel?

James Allen analiza el Gran Premio de Bahrein, una carrera mucho más interesante estratégicamente que la de Melbourne, y se pregunta si Mercedes podría haber sido más implacable.

Bahrein tiene uno de los niveles más altos de asfalto abrasivo de la temporada. También es muy difícil para los frenos con grandes desaceleraciones, lo que significa que es fácil bloquear una rueda y pinchar un neumático delantero. Si preparas una carrera de una sola parada con un relevo largo, un plano en un neumático al principio de esa etapa puede arruinarte la estrategia.

Este año vimos varios pilotos optar por un relevo largo con los medios –Sebastian Vettel fue con los blandos y se salió con la suya–, pero Charles Leclerc, por ejemplo, vio su carrera comprometida por un plano.

Como el año pasado, Pirelli trajo una selección de neumáticos con el superblando, un neumático que muestra degradación. Pero este año los Pirelli son un poco más blandos en toda su gama. Eso significaba que los equipos tenían que pensar detenidamente sobre su estrategia y de nuevo vimos una combinación de estrategias, con la decisión de usar neumáticos blandos o medios en la primera parada.

Fue una carrera atractiva con muchos adelantamientos y esto es lo que queremos ver, en lugar de la selecciones conservadoras de 2017. En aquel entonces, la probabilidad era de casi ninguna degradación y estrategias de una parada, donde los pilotos terminaban en orden de rendimiento de sus coches.

Sebastian Vettel, Ferrari SF71H, leads Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1 W09, Kimi Raikkonen, Ferrari SF71H, and Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB14 Tag Heuer, and the rest of the field
Sebastian Vettel, Ferrari SF71H, lidera por delante de Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1 W09, Kimi Raikkonen, Ferrari SF71H

Foto: Glenn Dunbar / LAT Images

La batalla de delante en Bahrein 

En Bahrein, quien sale en el lado limpio de la parrilla tiene una ventaja sobre el del lado sucio.

Kimi Raikkonen se desinfló después de no lograr la pole, no solo porque había sido más rápido que Vettel hasta ese momento, sino porque sabía que había una gran posibilidad de que perdiera posiciones comenzando por el lado sucio. Y así lo demostró; Valtteri Bottas se colocó segundo. Esto puso a Mercedes en posición de jugar algunos movimientos de ajedrez.

Unos pocos puestos atrás, Pierre Gasly (quinto) pasó a Daniel Ricciardo, pero el australiano pudo recuperarse. Sin embargo, poco después se retiró debido a un apagón eléctrico.

La clave para tener éxito en Bahrein no es simplemente observar cómo los coches y neumáticos funcionan el viernes en los libres 2 y luego cumplir las mismas expectativas, sino también ajustar la degradación esperada para una pista que mejorará de condición de viernes a domingo.

Para los coches que pudieron arrancar con neumáticos blandos, la carrera más rápida fue blando-medio, evitando el superblando todos. La parada para cambiar de superblando a medio fue bastante más lenta sobre el papel. Esta es la estrategia que Valtteri Bottas terminó haciendo, mientras Mercedes tiraba los dados para tratar de superar a Ferrari.

Lewis Hamilton optó por blando-medio y subió al podio desde el noveno puesto de la parrilla, mientras que Marcus Ericsson, de Sauber, hizo lo mismo y sumó dos puntos, lo cual es como una victoria para el equipo, incluso aunque sus expectativas son más altas ahora que está asociado con Ferrari y Alfa Romeo.

Sauber fue el primero en competir con neumáticos medios con Charles Leclerc en virtud del Virtual Safety Car. Esto dio a todos una buena lectura sobre el rendimiento de ese neumático en esas condiciones de la noche, ya que las temperaturas cayeron ligeramente. Leclerc fue más rápido con el neumático medio que el Williams de Sirotkin, por delante de él con blando. Alonso era otro piloto que fue bien con el medio.

Sebastian Vettel, Ferrari SF71H, Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1 W09
Sebastian Vettel, Ferrari SF71H, Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1 W09

Foto: Glenn Dunbar / LAT Images

Mercedes intenta jugársela a Ferrari

La gran sorpresa al final de la carrera fue que Vettel pudo terminar con unos neumáticos blandos que tenían 39 vueltas. Ferrari planeaba parar ese coche, pero en cierto momento después de que Mercedes hizo un movimiento de ajedrez poniendo a Bottas con los medios, así como a Hamilton (que también estaba en la ventana de parada de Vettel), Ferrari fue atrapado, por lo que tenía que seguir adelante o volver atrás en su estrategia.

Lo que hicieron fue un Plan D. Habían comenzado bastante bien; como el año pasado, el Ferrari fue más rápido en los neumáticos superblandos y podía extraer más rendimiento de ellos.

Ferrari podría haber esperado que Mercedes cambiara de táctica con Bottas a una sola parada, ya que no fue capaz de acercarse al rango de Vettel para intentar un cambio en su plan de dos paradas. Una vez que Ferrari mantuvo a Vettel y cerró la posibilidad de parar, la decisión de Mercedes sobre qué hacer con Bottas se hizo más fácil.

Sabiendo eso, la alternativa para Ferrari en este punto hubiera sido anticiparlo y cubrir la táctica de Mercedes poniendo a Raikkonen en una estrategia de superblandos-medios. Pero su parada en la vuelta 19 fue por la misma táctica intermedia de neumáticos blandos que Vettel.

La carrera de Raikkonen, sin embargo, terminó con un desafortunado incidente en la segunda parada en boxes en la vuelta 35, cuando salió del pit box antes de que se cambiara el neumático trasero izquierdo, golpeando e hiriendo gravemente a uno de los mecánicos.

Esto podría haber cambiado la carrera; con la confusión en el garaje de Ferrari debido a que el coche de Raikkonen tuvo que ser retirado y el mecánico atendido.

Mercedes podría haber aprovechado esto –con Ferrari no preparado para una parada y con un mecánico lesionado–, podrían haberse tirado a la yugular y aterrorizar a Ferrari al detener uno de sus coches en ese momento.

Pero decidió que esto no sería correcto y serían juzgados duramente; un raro ejemplo de escrúpulos en una feroz batalla competitiva.

Los neumáticos de Bottas se mantuvieron bien y Mercedes sabía que aún tendría muchas oportunidades más adelante si Vettel se detenía nuevamente, y también si no lo hacía. Fue a unas 17 vueltas del final cuando Mercedes se dio cuenta de que Vettel no volvería a parar.

Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1, 2nd position, and Sebastian Vettel, Ferrari, 1st position, talk on the podium
Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1, 2º, y Sebastian Vettel, Ferrari, ganador

Foto: Glenn Dunbar / LAT Images

Vettel escapa del jaque mate

Vettel describió la jugada de Mercedes con Bottas con los medios como un "jaque mate" en el ajedrez. La pregunta entonces era: ¿podría volver a parar y adelantar a los Mercedes al final? Como hubiera tenido que pasar a los dos, hubiera sido muy difícil conseguirlo y llevarse la victoria. El segundo puesto era el más probable.

La única posibilidad de victoria de Ferrari era quedarse fuera con Vettel y mantener los neumáticos con vida. Su victoria se debido a la gestión de las gomas, especialmente en las últimas dos vueltas.

Bottas perdió la carrera, en parte, porque empleó más tiempo pasando a los doblados en los últimos compases que Vettel, pero también porque Mercedes probablemente debería haberle dado el aviso de 'adelantar' unas vueltas antes, una vez que estaban seguros de que Vettel no pararía nuevamente.

No pudo sacar provecho de su única oportunidad de adelantar en la curva 1. Este era el lugar para hacerlo, ya que el DRS da una ganancia de 12 metros, en comparación con el final de la recta trasera. Con Vettel 1,8 segundos más lento en las últimas dos vueltas, el Ferrari no habría sido capaz de defenderse adecuadamente. 

La carrera de Hamilton no se vio favorecida por un problema de radio, lo que significó que el equipo no podía escuchar lo que estaba diciendo. No cambió el resultado que hubiera obtenido. El desafío era ser paciente para ver lo que Vettel haría.

Marcus Ericsson, Sauber C37
Marcus Ericsson, Sauber C37

Foto: Sutton Images

Puntos para Sauber

Es dura la parte posterior de la parrilla de la F1, dos puntos para Sauber en Brasil a finales de la temporada 2016 virtualmente salvaron al equipo y dejaron a Manor fuera del negocio. Con solo 10 equipos ahora, eso no es tan crítico como antes, pero aún es algo para celebrar.

Aquí sumaron dos puntos. La carrera de Ericsson en Bahrein fue interesante ya que se comprometió con el medio en una parada en el momento ideal y también ejecutó un objetivo específico: no desperdició los neumáticos al tratar de luchar contra el grupo de coches que iban a dos paradas: Hulkenberg, Alonso y Vandoorne. Su carrera no fue con ellos, sino con los coches que estaban más atrás: Ocon, Sainz y Pérez.

La decisión hizo que pudiera mantenerse por delante de ellos; cada uno estaba en una estrategia diferente que se había visto comprometida de alguna manera, ya sea por un mal comienzo, por el tráfico o por un trompo.

El resumen de la estrategia de carrera UBS está escrito por James Allen, con datos de estrategas de distintos equipos y de Pirelli.

Historial de carrera

Race history

Nótese el peldaño en los tiempos por vuelta de Vettel en los últimos giros y lo rápido que se acercó Bottas. El finlandés debería haber ganado la carrera.

También, fijaos en la gestión de los neumáticos medios que hizo Ericsson para mantenerse delante del grupo de Ocon, Sainz y Pérez.

Datos de carrera y de uso de neumáticos, cortesía de Williams Martini Racing

Gráfico del uso de los neumáticos 

Tire history
Acerca de este artículo
Series Fórmula 1
Evento GP de Bahrein
Pista Bahrain International Circuit
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas estrategia f1, f1 20018, noticias de fórmula 1
Topic James Allen on F1