Y la estrella del DTM, se apagó

Son de esas noticias que nunca te esperas: este pasado lunes por la noche nos llegaba el comunicado de que Mercedes-Benz dejaba el DTM por la Fórmula E.

Sí, la marca de la estrella de tres puntas, referencia en el automovilismo alemán, deja su “Deutsche Tourenwagen Meisterschaft”, por la novedosa e incipiente Fórmula E. Un DTM sin Mercedes-AMG es como... una Fórmula 1 sin Ferrari.

Atrás dejan los de Stuttgart sus más de 180 victorias en carrera, sus 11 títulos de pilotos y, lo que para ellos era lo más importante y principal, sus 7 títulos como fabricante.

El primer título para Mercedes-Benz llegó de la mano de Klaus Ludwig con el mítico Mercedes-AMG 190 E 2.5-16 Evo2; y luego Mercedes entró en la época de 'Mr. DTM', que no es otro que Bernd Schneider que se llevó sus 6 títulos con el Mercedes-AMG C-Class 1 o el Mercedes-AMG CLK-DTM, entre otros y para terminar, con el ahora piloto de Fórmula 1, Pascal Wehrlein que se llevó el título en 2015 con el Mercedes-AMG C 63 DTM.

¿Qué vida le espera al DTM sin la presencia de Mercedes? A día de hoy poca; la reducción de costes a la que ha estado sometido el DTM año tras año le ha hecho perder parte de su esencia. La reducción de coches en parrilla fue un duro golpe para los fans. El DTM va perdiendo peso dentro del público alemán y la asistencia a los circuitos, al igual que las audiencias en TV, baja año tras año.

¿Qué puede hacer ahora Gerhard Berger? Difícil papeleta tiene ahora el austriaco: ya dijo que era imposible el poder sostener el DTM con tan solo dos marcas, antes de que regresara BMW. Los de Ingolstatd no están por la labor de volver a poner dos coches más: el “DieselGate” aún está muy presente en la cuenta de pérdidas de Audi. 

BMW entró en el DTM, básicamente para poder desarrollar sus coches de competición y poder venderlos a los Customer Racing.

Como siempre han dicho las tres marcas, “nosotros estamos en el DTM para vender coches. Que nuestro cliente pueda ver que un coche casi como el suyo es capaz de vencer a sus dos grandes competidores alemanes".

A día de hoy veo el futuro del DTM, más que complicado; no sé si se está a tiempo de poder realizar un cambio radical a lo que ya fue: motores de 500 CV, fibra de carbono y mucha aerodinámica. 

Las fábricas ya no pueden mantener los presupuestos del DTM: hace unos pocos años cada coche costaba a la fábrica un millón de euros por temporada, sueldo del piloto aparte.

La solución vía japonesa  podría suponer una salvación al campeonato, pero muchas cosas tendrían que cambiar. Es cierto que se han realizado pasos, como la Class-one y la introducción en 2019 de los motores turbo; pero la decisión optada por Mercedes ha dejado muy tocado a nuestro amado y siempre polémico DTM.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series DTM , Formula E
Equipos HWA AG
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas dtm, dtm 2017, formula e, hwa mercedes, mercedes dtm, mercedes formula e