Los SxS, una amenaza en la sombra para el Dakar 2019

compartidos
comentarios
Los SxS, una amenaza en la sombra para el Dakar 2019
Sergio Lillo
Por: Sergio Lillo
17 dic. 2018 8:57

La reciente mejora en el rendimiento que han experimentado los pequeños buggies pone en duda si se colarán entre los grandes nombres del Dakar.

La categoría Side by Side (SxS o UTV, vehículos utilitarios todo terreno) ha recibido un fuerte respaldo por parte de ASO (organizadores del Dakar) en los últimos dos años, promoviéndola como una categoría más económica para correr en coche. En la edición 2017 del Dakar participaron por primera vez con una clasificación independiente, en 2018 aumentaron su presencia a 11 unidades y en 2019 han llegado a 32 inscritos. 

Durante su primer año como categoría aparte, solo los cinco vehículos Polaris de Xtreme Plus vieron la línea de meta, mientras que los tres Yamaha de Trivimon abandonaron. El pasado enero, Can-Am se unió a la lista de inscritos con cuatro unidades, dos del equipo semioficial South Racing, para llegar a un total de 11 participantes.

Los brasileños Reinaldo Varela y Gustavo Gugelmin se impusieron en la categoría con 72h44 de competición, muy lejos de las 49h16 que marcaron Carlos Sainz y Lucas Cruz para llevarse su segundo Touareg en la categoría Coches. 

Pero durante este 2018, y sobre todo debido al desarrollo que Can-Am ha realizado en sus Maverick, los SxS parecen haber recortado terreno a los 4x4 y dos ruedas motrices de MINI y Toyota. De los 30 inscritos en la categoría SxS para el Dakar 2019, Can-Am cuenta con 24 unidades, mientras que Polaris tiene cuatro inscritos y dos figuran como BRP Can-Am. 

Ya en el Desafío Inca –prueba de las Dakar Series de tres días por buena parte del desierto de Ica, terreno clave de los primeros compases del Dakar 2018 y 2019– el piloto local Juan Carlos Uribe, inscrito con un Can-Am en la categoría UTV Open, superó los registros de Orlando Terranova, a bordo del MINI John Cooper Works 4x4. 

Mientras que el peruano tardó 12h31:29 en completar las tres jornadas, el argentino de MINI lo hizo en 13h49:37. El ganador de la categoría SxS propiamente dicha, Casey Currie, con otro Can-Am, lo hizo en 12h47:01, también por debajo del 4x4 oficial de X-Raid. 

Más del Dakar 2019:

Nani Roma, piloto oficial de MINI, tiene una explicación clara: “El resultado que hicieron los Can-Am en una carrera como el Desafío Inca es un poco engañoso. Es como si metes a Lewis Hamilton con un Mercedes en una pista de karts y un niño de 15 años con un kart le saca 1-2 segundos por vuelta. Decir que los karts son más rápidos que los F1, sería estúpido”.

“Esa carrera es especial porque estás todo el día metido en dunas, haciendo varias vueltas dentro del Erg [conjunto de dunas], sin salir de ahí. Si hay un Dakar que les puede funcionar es este, eso está claro. Pero en un contexto de Dakar normal, como en un Rally de Marruecos, cuando hay etapas en altura y demás, no logran ese rendimiento", añade. 

Giniel de Villiers, piloto de Toyota Gazoo Racing, comparte opinión con Roma en declaraciones a Motorsport.com: “Simplemente, no hay manera de que un SxS pueda mantener nuestro ritmo, a pesar de la arena. El planteamiento es completamente diferente y los coches construidos para la competición tienen demasiadas ventajas. Sí, los SxS están yendo cada vez más rápidos, pero no creo que aún sean una amenaza”.

Isidre Esteve, piloto del Repsol Rally Team con 13 Dakar a sus espaldas, asegura a Motorsport.com: "Analizando el potencial y viendo las etapas del Dakar, es como si se hubiera hecho para esta categoría. No tengo ninguna duda. En arena y dunas van muy, muy bien, pero sufren en pistas rápidas y rotas. Vamos a ver días en los que se colarán entre los 10 primeros de la general. Dentro de los 20 primeros de la general final del Dakar habrá bastantes SxS".

José Luis Peña, campeón del mundo FIA de la categoría, añade: "Un Can-Am que pesa muy poco, con recorrido de suspensión sin concretar y más de 200 caballos, con un buen piloto, estoy convenido de que en alguna etapa puede hacer scratch. A Toyota y MINI no les va a gustar, porque están moviendo millones de euros y los otros solo 200.000 euros. Creo que el Dakar se equivoca ahí".

Desde la organización, aunque respaldan el punto de vista de los pilotos oficiales, abren la puerta a que los SxS y UTV se cuelen en algunas etapas en el top 10.

"Los SxS y sus primos hermanos, los UTV Open, también prometen dar muy buenos resultados en el Dakar de este año, con mucha arena. Es su terreno ideal. En función del perfil de las etapas, los veremos sin duda aparecer en el top 10, pero los vehículos T1 de las estructuras oficiales siguen siendo los que más se adaptan y los más fiables en este recorrido 100% peruano. El orden establecido podrá alterarse un poco, lo cual dará dinamismo a este deporte sin revolucionarlo del todo", vaticina Xavier Gavory, jefe del Servicio de Competidores del Dakar, a Motorsport.com

SxS vs. UTV, vehículos similares, reglamentos diferentes

Además de los 32 SxS que competirán en la categoría, hay alrededor de otras 20 unidades inscritas en la categoría UTV Open, dentro de la misma clasificación de los Coches. Pero, ¿qué diferencia hay entre los SxS y los UTV Open?

Los UTV Open deben cumplir el reglamento de las federaciones nacionales. Son vehículos de serie con los brazos de la suspensión libres y un desplazamiento máximo de la propia suspensión en la rueda limitado a 18'' delante y a 20'' detrás. El peso mínimo se fija en 900 kg, incluyendo dos ruedas de repuesto. Sus estructuras de seguridad son las aprobadas por las federaciones nacionales y la carrocería debe ser la de serie. 

Aprovecha:

Por su parte, los SxS se rigen por el reglamento de ASO. Su peso es superior a los UTV Open debido a que las estructuras de seguridad son de mayor consistencia. Cumplen con el reglamento FIA T3 y tienen permitido el uso de turbo, ya que según el último Consejo Mundial de la federación internacional, este puede usarse en dicha categoría a partir del 1 de enero de 2019.

La velocidad máxima de ambos es de 130km/h, admitiéndose una tolerancia hasta el límite máximo de 135km/h durante un máximo de un min por hora. ¿Dónde está la clave? En su relación peso-potencia, muy superior a los coches oficiales, que rondan los 1.800 kg de peso.

Estos vehículos cuestan en la calle en torno a 25.000 euros. El presupuesto para participar en el Dakar con uno de ellos ronda los 200.000, frente a más del doble de lo que costaría alquilar un Toyota Hilux, por ejemplo. 

Siguiente artículo
Cargar comentarios