'Sugerir que la F1 actual no es valiente es preferir la ignorancia'

Después de que la Fórmula 1 decidiera no hacer una carrera como tal en Bélgica por la lluvia, volvieron a surgir los oportunistas que cuestionan la valentía de la actual época. Eso es no querer entender que el mundo cambia.

'Sugerir que la F1 actual no es valiente es preferir la ignorancia'

No falla. No hay sesión de Fórmula 1 afectada por la lluvia que no provoque que surjan los oportunistas y populistas a gritar a los cuatro vientos que años atrás los pilotos salían a pista en cualquier circunstancia. O peor, los que rápidamente comparan a la F1 con otras categorías, como si tuvieran algo que ver.

En los veranos de mi infancia salía de casa a las cuatro de la tarde, 35ºC en el termómetro, y mi madre no podía saber al 100% si estábamos haciendo carreras de chapas en el parque más cercano a casa, si nos habíamos colado a unas pistas a jugar al fútbol o si habíamos salido a recorrer los caminos con la bici. Hasta pasadas las doce de la noche no pasaba por casa mucho más de media hora (cena rápida, que había que volver a salir a divertirse), y a la mañana siguiente, otra vez lo mismo.

Ahora, en el mismo pueblo, repetir aquello es impensable, y ya puedo ir adelantando que mis futuros hijos no estarán tan lejos de mi vista ni saldrán con tanto calor, no les vaya a pasar algo. No es dar pasos atrás, es entender que el mundo ha cambiado.

Fue muy directo Carlos Sainz ante los medios de comunicación respondiendo justo después de la carrera que criticar a los pilotos actuales porque hace 20 años sí salían a pista en esas condiciones es una tontería.

Podemos irnos mucho más atrás, y de hecho los críticos mencionan a pilotos de otras décadas mucho más lejanas. Pero, puestos a recordar, podemos también tener en cuenta que hubo épocas donde los Fórmula 1 no tenían cinturones de seguridad, donde los cascos estaban casi de adorno y donde el equipamiento y la protección eran mucho más pobres. Se evolucionó, afortunadamente.

Así fue mejorando la seguridad en la F1:

Probablemente quienes lanzan piedras a la F1 actual serían los primeros en cargar contra la FIA si ocurriera un gran accidente en condiciones de lluvia. Y también, si sucediera una desgracia, tratarían de mostrar que lloran más que nadie. 

No hubo piloto, ni siquiera realmente Verstappen (que abría camino y era claro aspirante a ganar), que pensara que las condiciones del GP de Bélgica permitían correr. Y si quienes salen a jugarse la vida deciden que no pueden hacerlo, es atrevido e injusto que cuestione su valentía alguien que corre 0 riesgos.

"Ya no quedan valientes", dice aquel, sentado ante la televisión. "En otras categorías corren", apunta desde su sofá o peor, desde su redacción.

Sí, el 'motorsport is dangerous'. Siempre está presente ese lema de que el deporte motor es peligroso, pero sería estúpido no celebrar que las tragedias se han reducido mucho en la actualidad respecto a tiempos pasados. Y el peligro sigue ahí en cada carrera, no hace falta remontarse muchos años atrás para recordar espectaculares accidentes que, afortunadamente, tuvieron final feliz.

Es decir, entre defender que el deporte al que somos apasionados conlleva peligro y querer volver a las décadas en las que se daba por hecho que en cada temporada podría haber al menos un fallecido hay un trecho enorme.

Precisamente este domingo hay motivos de sobra para estar enfadados, pero por otras razones. La carrera estuvo bien cancelada, lo que sobró fue el lamentable espectáculo de una eterna espera cuyo desenlace se imaginaba. La Fórmula 1 orquestó una falsa carrera que puede etiquetarse sin problemas como una farsa, un engaño, un ridículo. Se dice, se critica, y no pasa nada.

Se puede debatir si tiene lógica el reparto de puntos o no, si los fans merecían al menos ver la ceremonia de podio o si aquello también sobraba. Y por supuesto, más allá de la propia F1 no hay quien justifique lo que pasó.

Pero, se pongan como se pongan los valientes a distancia, no se podía correr en Spa-Francorchamps este domingo. Sugerir lo contrario, además de la injusticia de exigir a los pilotos que salgan ahí a rifarse un accidente terrible, supone preferir la ignorancia de aceptar que el mundo ha cambiado. Y ha cambiado, mayoritariamente, a mejor.

(Haz click en este enlace o en la imagen para disfrutar de las fotos del 'no' GP de Bélgica)

Leer otros artículos del mismo redactor:

compartidos
comentarios
Ricciardo recuerda feliz cuando "se ganó el respeto" de Alonso

Artículo Anterior

Ricciardo recuerda feliz cuando "se ganó el respeto" de Alonso

Siguiente artículo

Verstappen plantea cambiar el horario de las carreras en lluvia de F1

Verstappen plantea cambiar el horario de las carreras en lluvia de F1