McLaren y Honda, cerca del divorcio

McLaren y Honda se acercan al divorcio. Por delante, un fin de semana de negociaciones que dará forma al actual mercado de motores, así como al futuro de Fernando Alonso en la Fórmula 1.

McLaren y Honda, cerca del divorcio
Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso STR12
Fernando Alonso, McLaren, habla con su ingeniero y Zak Brown, Director Ejecutivo de McLaren Technolo
Stoffel Vandoorne, McLaren
Stoffel Vandoorne, McLaren MCL32
Stoffel Vandoorne, McLaren MCL32
Nico Hulkenberg, Renault Sport F1 Team RS17, Fernando Alonso, McLaren MCL32
Fernando Alonso, McLaren MCL32
Fernando Alonso, McLaren MCL32
Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso STR12
Daniil Kvyat, Scuderia Toro Rosso STR12, Stoffel Vandoorne, McLaren MCL32
Stoffel Vandoorne, McLaren MCL32
Stoffel Vandoorne, McLaren MCL33
Fernando Alonso, McLaren

Después de meses de incertidumbre sobre lo que hará McLaren respecto a sus planes de motores para 2018, parece que el equipo con sede en Woking ha perdido finalmente la paciencia con la capacidad de Honda de ofrecer un buen motor a corto plazo.

El tiempo se agota y McLaren necesita tomar una decisión firme sobre los motores de la próxima temporada, especialmente con la presión extra de asegurar que Alonso se comprometa a un nuevo acuerdo para seguir en la escudería británica. Ahora en Woking preparan los pasos necesarios para terminar su era con Honda y asegurarse el suministro de unidades de potencia de Renault para 2018.

Deshacer la madeja

Todavía hay varios obstáculos a superar debido a la cantidad de partes involucrada en una operación de cambio de esta magnitud, una situación que no garantiza que McLaren obtenga lo que está buscando.

Una fuente sugirió, sin embargo, de que la cuestión no es la ruptura con Honda, sino lo complicado que va a ser el camino para conseguirlo, además del desorden que puede causar ese proceso de forma precipitada.

La fórmula más sencilla para McLaren de lograr su objetivo es convencer a Honda para que se alíe con Toro Rosso a partir de 2018. Eso liberaría el acuerdo de suministro de motores de Renault con el equipo de Faenza, y así poder distribuirlos a McLaren.

Esa jugada tendría sentido a muchos niveles, ya que garantizaría un impulso financiero para Toro Rosso, mantendría a Honda en la F1 y ayudaría la futura competitividad de McLaren.

Las conversaciones con este escenario ya han alcanzado un estado avanzado y están en un buen curso, a pesar de que durante el verano parece que hubo momento que se habían derrumbado.

Toro Rosso y Honda negaron que había conversaciones oficiales sobre futuro, pero eso quedó desmentido cuando McLaren, el pasado fin de semana, reveló que el motorista nipón le habían solicitado cajas de cambio por si surgía cualquier cliente.

Sin embargo, algunas fuentes señalan que Honda no está especialmente dispuesta a dar el salto a Toro Rosso, y que no quiere renunciar a McLaren.

Eso significa que hay un enfrentamiento actual entre McLaren y Honda sobre la situación, sin que las dos partes puedan avanzar para que el tema llegue a buen puerto.

Pero la presión por el tiempo está aumentando y se entiende que Toro Rosso marcó un plazo máximo para este fin de semana en Monza, tiempo límite para conocer que hará en 2018.

Esto significa que McLaren y Honda necesitan moverse con rapidez para desencallar la situación y no dejar a Toro Rosso sin capacidad de maniobra por lo que se refiere al cambio de motores.

Romper el contrato

Con McLaren manteniéndose firme en no seguir contando con los motores de Honda en 2018, si Toro Rosso no entra en la ecuación y se abre a la posibilidad de cambiar de suministrador se entraría en una situación peligrosa para McLaren, incluso a nivel legal, al tener que romper el actual contrato con el motorista.

Eso, además, forzaría a Honda a salir de la F1, algo que los propietarios de la categoría, Liberty Media, no tienen ningún deseo de que suceda.

En paralelo, se abriría un escenario donde las reglas de la FIA dictan que uno de los restantes suministradores de motores debería servir a McLaren para 2018.

Renault sigue siendo la opción preferida y más probable en el actual escenario, a pesar de que el fabricante galo no está muy por la labor de expandirse en este momento suministrando motores.

Pero con las regulaciones que dictan que los equipos deber tener garantizado el suministro de motores, Renault se quedaría sin más opción que llegar hasta los cuatro equipos.

El futuro de Alonso

Se cree que el cambio de proveedor de motores es clave para que McLaren pueda asegurarse la continuidad de Fernando Alonso en 2018.

Aunque nadie lo confirma, se entiende que el español ha indicado en privado que si McLaren es capaz de lograr que Renault le suministre motores el próximo año,  permanecerá a bordo.

El progreso logrado con el chasis, y la nueva era en la escudería, ahora ya sin Ron Dennis, hacen que Alonso sea optimista sobre la capacidad del equipo.

El único problema sigue siendo la unidad de potencia, y el convencimiento de Alonso de que Honda sea capaz de hacer progresos, de ahí su interés en cambiar a Renault, lo que daría un nuevo impulso a McLaren para ofrecer un coche competitivo al español.

Al final de su frustrante carrera en Bélgica, Alonso resumió sucintamente lo que quiere para 2018.

Sólo tiene que haber un cambio”, dijo.

Y en este momento eso es, exactamente, lo que McLaren está intentando que suceda.

compartidos
comentarios
Las dudas de McLaren convencieron a Sauber de no aliarse con Honda

Artículo Anterior

Las dudas de McLaren convencieron a Sauber de no aliarse con Honda

Siguiente artículo

Renault admite que "no es aceptable" la fiabilidad de sus motores

Renault admite que "no es aceptable" la fiabilidad de sus motores