El Ala y el anillo

Martín Urruty repasa la historia de Sachsenring, donde Honda ha dominado en los últimos años, aunque advierte que Yamaha quizás tenga este fin de semana una gran oportunidad para terminar con la seguidilla de su gran rival en tierra alemana.

Sajonia, hoy el undécimo estado más extenso de los 16 que componen Alemania, fue antes un reino, parte de la Confederación del Rin creada por Napoleón Bonaparte, territorio libre, invadido por el ejército rojo al final de la Segunda Guerra Mundial, provincia de la República Democrática de Alemania y finalmente otra vez estado alemán luego de la reunificación a comienzos de la última década del siglo pasado. El anillo de Sajonia, el autódromo construido cerca de aquellas calles que 90 años atrás compusieron un trazado de 8,7 kilómetros, que albergaron las primeras carreras e incluso fechas del Mundial desde 1961 hasta 1972, ha sido conquistado por los japoneses. Sachsenring es de Honda.

El Gran Premio de Alemania llegó al nuevo circuito Sachsenring en 1998. Había pasado por Avus, Solitude, la clásica versión Nordschleife de Nürburgring, luego el trazado corto y Hockenheim. El anillo sajón, construido en un predio de 50 hectáreas muy cerca de la línea de meta del viejo semipermanente, siguió el molde de Assen y Brno, autódromos montados cerca de donde se organizaban competencias callejeras que unían poblados. Está enclavado en una zona con tradicional desarrollo de la industria automotriz, impulsora del crecimiento económico de la región. Su construcción demandó sólo 11 meses y fue inaugurado en agosto de 1995. Casi tres años después retornó el Mundial.

La pista más corta del campeonato es una de las cinco con sentido de giro antihorario: las otras son Austin, Aragón, Phillip Island y Valencia. Desde que el Mundial reemplazó por MotoGP a las motos de dos tiempos, Honda ha dominado en Alemania: diez triunfos en 14 carreras. Yamaha ganó sólo tres veces y la última fue en 2009, con Valentino Rossi. El único triunfo de Ducati había sido un año antes gracias a Casey Stoner. Esa característica de pare y siga que impone buena parte de las 14 curvas genera la necesidad de contar con buena aceleración para la salida y en los últimos años calzó a medida con las prestaciones de Honda. Los números no hacen más que refrendarlo: la marca del Ala acumula ¡seis triunfos en fila en Sachsenring!

Dani Pedrosa inició en 2010 la seguidilla de victorias de Honda en la pista alemana. Aquella fue una carrera dividida en dos como consecuencia del incidente múltiple que involucró a Randy de Puniet, Áleix Espargaró y Álvaro Bautista. Pedrosa luchaba con Jorge Lorenzo cuando la competencia fue detenida, pero en la segunda parte terminó derrotando al mallorquín. Stoner completó aquel podio. Al año siguiente, el catalán Pedrosa emergió vencedor en una batalla que involucró otra vez a Lorenzo y Stoner. El mallorquín le quitó el segundo puesto al australiano en la última curva. La victoria de Dani en 2012 figura como una de las mejores de su campaña: luchó con su entonces compañero Stoner, que terminó cayéndose en la penúltima curva, y le ganó por más de 14 segundos a Lorenzo.

A la par de Pedrosa, Márquez también hilvanaba en aquellos años su triplete en Sachsenring. Había vencido en 125 cc., camino al título de 2010, repitió en 2011 mientras peleaba con Stefan Bradl durante el primer año en Moto2 y engrosó la cuenta en 2012 rumbo a su consagración en la división intermedia. Desde que ascendió a la categoría reina se mantiene invicto: siempre hizo la pole y venció. En su primera visita contó con cierta ayuda ante la baja de Lorenzo y Pedrosa, lesionados. Aunque no largó bien y cayó al cuarto lugar, se recuperó y ganó escoltado por las Yamaha de Cal Crutchlow y Rossi. En la siguiente temporada logró en Sajonia la novena de las diez victorias consecutivas con las que inició el ejercicio. Aquella fue la extraña competencia en la que 14 de los 23 participantes entraron a boxes en la vuelta previa porque tenían montados neumáticos para lluvia y la pista había comenzado a secarse. El resto largó desde la grilla. Márquez encabezó el doblete de Honda que completó Pedrosa, delante de Lorenzo. El año pasado aprovechó la pérdida de ritmo de Lorenzo y ganó fácil: lideró el 1-2 del Ala y Rossi completó el podio. Márquez llegó así a ¡seis triunfos seguidos en Alemania!

Aunque Rossi sea el piloto más ganador en el historial, con media docena de éxitos, cuatro de ellos en MotoGP, su última victoria ocurrió siete años atrás. Lorenzo, en cambio, jamás pudo ganar en Sachsenring. Es uno de sus escasos pendientes en el Mundial. Quizá esta sea la mejor oportunidad de los usuarios de Yamaha para terminar con la racha de Honda en la ex Alemania Oriental.

La M1 rinde mejor que la RC213V en aceleración, en buena parte debido a la docilidad del impulsor y cómo cuaja con la electrónica Magneti Marelli provista para todas las marcas. El pique desde Bucine hasta la línea de meta este año en Mugello, en el que Lorenzo terminó derrotando a Márquez, sirve como antecedente. Sin embargo, cada carrera de 2016 presenta un desafío distinto. Se trata de una de las temporadas más difíciles para las predicciones: como muestra, la victoria de Jack Miller semanas atrás en Holanda. Como para agregarle ingredientes al cóctel, Michelin anunció que llevará neumáticos nuevos y la lluvia, como quedó demostrado en ediciones anteriores, también puede sumarse al juego.

A esta hora, el triunfo en Sachsenring parece como la sortija del carrusel: se requiere puntería para quedarse con el anillo en Sajonia.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Tipo de artículo Análisis