Dovizioso: “Es cierto que fue en mojado, pero freí a mis rivales"

La primera victoria de Andrea Dovizioso en siete años provocó que se pasara la última vuelta de la carrera en Malasia llorando encima de la moto.

Sepang.- Después de todos los actos protocolarios, el podio la conferencia de prensa y demás, Dovi volvió al taller para celebrar el triunfo con su equipo, y allí le esperaba Gigi Dall’Igna, el director técnico de Ducati. Nada más llegar, el ingeniero le pregunto por qué le había hecho sufrir tanto en ese último giro, en el que rodó dos segundos más lento.

“Me la pasé llorando (la última vuelta). En la primera curva vi a mi novia con unos amigos y estaban llorando, así que me contagiaron”

“Me la pasé llorando. En la primera curva vi a mi novia con unos amigos y estaban llorando, así que me contagiaron”, reconoció el de Forli, que a sus 30 años acababa de lograr su segunda victoria en MotoGP tras aquella de 2009 en Donington Park (Gran Bretaña), cuando formaba parte de la escudería oficial de Honda.

“Siete años sin ganar es mucho tiempo, especialmente para alguien acostumbrado a rodar delante. He pasado por momentos muy duros, sobre todo al principio de mi etapa en Ducati (2013)”, añadió el italiano, el noveno ganador distinto de esta explosiva temporada en  las motos pesadas y el 25 si tenemos en cuenta las tres categorías.

“Siete años sin ganar es mucho tiempo, especialmente para alguien acostumbrado a rodar delante. He pasado por momentos muy duros"

Hay quien considera que este domingo reflejó de maravilla el carácter de la estructura actual de Borgo Panigale, en el sentido de que Andrea Iannone puso el espectáculo y Dovizioso, fiel a su estilo sobrio, discreto y enemigo de grandes refriegas, se llevó el premio  más gordo.

“Estoy muy contento por cómo lo gestioné. Es cierto que fue en mojado, pero hoy freí a mis rivales. Vencimos por fuerza y no porque otros se equivocaran. Puede que sea el momento más feliz de mi carrera, pero eso no es suficiente, lo que quiero es pelear por el título”, puntualizó el #4, que dio a la marca de Borgo Panigale su segundo triunfo del curso tras el que Iannone se adjudicó en Austria.

Esas batallas con Iannone no le gustan demasiado a Valentino

La victoria tuvo las hechuras exactas de Dovizioso, que rodó en todo momento detrás de la cabeza y que en el instante preciso, cuando detectó la flojera de Rossi (vuelta 15), se lanzó a por él y le dejó tirado. Antes, Il Dottore había tratado de escaparse, circunstancia que provocó un vistoso toma y daca con Iannone, que terminó rodando por tierra (vuelta 13). “Ese tipo de peleas son las típicas de Iannone, y no es que a Rossi le gusten demasiado porque eso lo hemos hablado. Pero Andrea es así, él lucha así. Seguramente me ha ayudado”, argumentó Desmodovi. “Cuando vi que Valentino no se iba y que no tenía tan buenas cartas como al principio, supe que mi momento había llegado”, zanjó el transalpino al señalar ese momento en la vuelta 15, en el que lanzó el ataque definitivo para ganar en Sepang, donde no había ganado nunca en ninguna categoría.

 

 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de Malasia
Pista Sepang International Circuit
Pilotos Andrea Dovizioso
Equipos Ducati Team
Tipo de artículo Noticias de última hora