El Dakar quiere ser Pacífico

compartidos
comentarios
El Dakar quiere ser Pacífico
Sergio Lillo
Por: Sergio Lillo , Redactor
9 ene. 2017 10:16

El director de la competición, Etienne Lavigne, asegura que están valorando la idea de conseguir celebrar un Dakar que comience en Buenos Aires y termine en Cartagena de Indias.

Etienne Lavigne, Director de carrera del Dakar
#369 Acciona Dakar: Ariel Jaton, German Rolon
#309 Peugeot Sport Peugeot 3008 DKR: Sébastien Loeb, Daniel Elena
#14 Red Bull KTM Factory Racing: Sam Sunderland
#303 X-Raid Team Mini: Mikko Hirvonen, Michel Périn
#301 Toyota Gazoo Racing Toyota: Nasser Al-Attiyah, Matthieu Baumel
#301 Toyota Gazoo Racing, Toyota: Nasser Al-Attiyah, Matthieu Baumel después del accidente

La Paz (Bolivia).- El Dakar siempre piensa en grande. Ya sea en logística o en el aspecto deportivo. Su director, Etienne Lavigne, también lo hace. El sueño del francés es poder organizar a corto plazo un Dakar Pacífico (ese es el nombre de bautismo) que empiece en Argentina y termine en Colombia.

Tras la salida de Perú y Chile recientemente, en 2016 el Dakar se redujo a solo dos países y en esta edición ha aumentado en uno, Paraguay, la cifra, pero Lavigne no se para ahí y espera poder incluir de nuevo a Chile y Perú e incorporar a Ecuador y Colombia.

“Me gusta mucho la idea de poder contar cada año una historia diferente, con nuevas cosas a descubrir. Mi sueño es el de organizar un día un recorrido que atraviese el pacifico de norte a Sur. Tenemos todo sobre le papel. La idea es salir de Santiago de Chile o Buenos Aires y subir hasta Cartagena de Indias (Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Colombia)”, reconoce el director de ASO.

“Sería un tipo de recorrido increíble, fantástico. Se llamará el Dakar Pacifico. Dirá muchas más cosas que el nombre del océano, es un símbolo entre todos los países. No es solo un evento deportivo, es un evento cultural y social en cada país. Me gusta mucho el encuentro entre un país y una caravana itinerante, es algo nada habitual en el mundo del deporte”.

“Sabemos que en Chile y en Perú hay terrenos desérticos muy interesantes para la competición. Hoy estamos en la organización de 2017 y después tocaremos a la puerta de cada país para ver si quieren recibirnos”, apunta Lavigne, que subraya que celebrar el Dakar en un país no solo depende de ASO, sino de la voluntad política de cada gobierno.

“Para mantener el nivel de inscripciones que tenemos cada año necesitamos el apoyo de los países para no condicionar el sí de los participantes. Nuestro intercambio con los países es que vamos a invertir con los gastos de organización en cada país que reciba el Dakar. En Chile invertimos 12 millones de dólares en la organización. Es el sistema que hemos imaginado: apoyo de los países para ayudarnos a asumir los gastos de la organización y apoyo de las instituciones para facilitar el transcurso del evento”.

El sueño personal de Lavigne sigue en el aire. Para 2018 parece imposible, pero el director del Dakar sigue soñando y eso a veces puede ayudar a cumplir este tipo de deseos.

Siguiente artículo de Dakar
Roma: “Peugeot va a seguir atacando, y yo también”

Artículo Anterior

Roma: “Peugeot va a seguir atacando, y yo también”

Siguiente artículo

Terranova: “Hemos cometido muchos errores de navegación”

Terranova: “Hemos cometido muchos errores de navegación”
Cargar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Dakar
Evento Dakar 2017
Subevento Día de descanso en La Paz
Autor Sergio Lillo
Tipo de artículo Entrevista