Marc Coma: “La cancelación de las etapas nos ha creado cierta frustración”

El director deportivo del Dakar, Marc Coma y el director de la carrera, Etienne Lavigne, valoran la 39ª edición de la competición como “positiva” a pesar de los problemas climatológicos y la suspensión de dos etapas.

Buenos Aires (Argentina).- Otro Dakar que se termina. Y son 39. Otro Dakar que dice hasta siempre, pero que permanece en el recuerdo de quienes lo hemos vivido. Otro Dakar que el año que viene será recordado por el cambio en la navegación, las lluvias torrenciales de una Bolivia en sequía y los problemas que todo esto acarreó a la ASO.

Marc Coma, director deportivo, y Etienne Lavigne, director de la organización, quisieron este viernes en el vivac de Río Cuarto pasar revista a su Dakar. El que ellos han organizado y vivido. Más allá de
las críticas recibidas por los competidores e insistiendo en la dificultad de controlar la previsión meteorológica.

“Ha sido una edición difícil, sometida a condiciones extremas en todo momento. Pero el Dakar está acostumbrado a ello. Las intentamos gestionar de la mejor manera posible”, apunta Coma, tras su primera edición 100% involucrado en la gestión deportiva del Dakar.

Las dos cabezas visibles de la categoría destacaron que los copilotos han brillado con luz propia en esta edición y que la navegación ha hecho bajar el ritmo de la carrera.

Lavigne reconoce lo que ha supuesto para la organización tener que cancelar dos etapas y recortar otras tres. “Ha sido complicado para todos, empezando por los corredores, porque hemos anulado dos de las doce etapas previstas”, apunta. “De todos modos, han sido difíciles, técnicas y hemos constatado que los pilotos van menos rápido con las novedades de navegación, que han dado otro vuelco a las clasificaciones, siempre de manera positiva”.

Curiosamente, Lavigne y Coma coinciden en que los competidores se han mostrado contentos con los cambios introducidos y con el recorrido de esta edición del Dakar, la 39ª. En cambio, la realidad no es exactamente así. Por ejemplo, De Rooy, ganador en camiones en 2016, ha apuntado que la organización debe pensarse el volver a Bolivia. Además, han sido varios los que se han quejado del road book y algunos WP durante estas dos últimas semanas.

El director del Dakar y el director deportivo destacan que 239 de 317 vehículos que arrancaron en Asunción hace 12 días han llegado a la última etapa, de 786 kilómetros, 722 de ellos en enlace.

“Desde que trabajo en el Dakar hemos tenido todo tipo de cosas; tengo grandes recuerdos de África, de las tormentas de arena, sobre todo en Mauritania, que nos seguían durante días. Pero tampoco olvido aquel 2011 de nieve en los Andes. Todo forma parte de la competición y sobre eso no podemos intervenir”, insiste Lavigne.

Ante la pregunta de Motorsport.com sobre si no es frustrante tener que dejar de disputar más de 1.200 kilómetros cronometrados, Coma responde: “Lógicamente cuando tienes que cancelar una especial hay mucho trabajo detrás (para descubrir la Bolivia de este año hay más de 30 días de trabajo) y puedes sentir algo de frustración. Pero siempre ha sido por causas mayores; primero es la seguridad de todos. Te puede crear cierta frustración. Podemos controlar todo, pero las condiciones
meteorológicas no las podemos controlar.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar 2017
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas coma, dakar, dakar 2017, marc coma, rally dakar, rally dakar 2017