Viñales: “Con el equipo estoy genial, otra cosa es con los jefes de Yamaha”

A Maverick Viñales se le paró la moto antes de la segunda salida del Gran Premio de Estiria y lo achacó a los cambios que le hicieron en su Yamaha.

Viñales: “Con el equipo estoy genial, otra cosa es con los jefes de Yamaha”

El piloto catalán, que el pasado mes de junio renunció al año de contrato que le restaba con Yamaha, afronta la segunda mitad de la temporada en una situación extraña, ya que voluntariamente no va a seguir en su actual equipo, al que llegó en 2017, pero personalmente quiere luchar por conseguir los mejores resultados.

El motivo que ha esgrimido Maverick Viñales para romper un contrato millonario y renunciar a pilotar una de las, teóricamente, mejores motos de la parrilla es que “un día la moto va bien y en la siguiente carrera no funciona, y nunca nadie en Yamaha sabe darme una explicación, y así yo no puedo seguir”.

El domingo, en el Gran Premio de Estiria, según Maverick, se pudo ver una vez más que sus lamentos se confirman plenamente.

Viñales partía noveno en parrilla, arrancó como un cohete y se colocó en el grupo de cabeza, cruzando quinto en el primer paso por meta, justo antes de que en la segunda vuelta se mostrara una bandera roja por el incidente en el que se vieron involucrados Dani Pedrosa y Lorenzo Savadori.

En esas apenas dos vueltas, Mack logro avanzar cuatro plazas, adelantando a Fabio Quartararo o Marc Márquez, entre otros.

Sin embargo, tras la bandera roja, en la resalida, a Maverick se le paró la moto en la parrilla, cuando arrancó la vuelta de calentamiento, lo que le obligó a salir desde el pit lane, arruinando cualquier posibilidad.

Cuando le preguntaron al piloto de Yamaha qué había pasado en la parrilla, Viñales se mostró frustrado.

“Más de lo mismo de cada día. Realmente tenía muy buenas sensaciones, hice una buena salida en la primera carrera, estaba con muchas ganas de comerme a todos, me lo estaba pasando bien en las primeras vueltas, peleando con Joan (Mir), con Fabio (Quartararo), con Marc (Márquez), me lo estaba pasando genial”, explicó.

También puedes leer:

“Luego han parado la carrera, hemos entrado (a boxes), me han cambiado el embrague, el neumático y otra historia ha cantado”, señaló.

Para Maverick, la situación de haber renunciado a seguir en Yamaha el año que viene no cambia su forma de afrontar las carreras en lo que resta de temporada, por más que la situación sea extraña.

“Todo el mundo ha podido ver cómo he afrontado el fin de semana. Hasta que han mostrado la bandera roja en la primera carrera he estado ahí, en todos los entrenamientos hemos estado delante y hemos encarado el fin de semana a tope. A mí me encanta correr, ir al límite y hacer buenos tiempos, pero si luego en carrera… realmente estoy feliz porque el domingo se pudo demostrar que cuando la moto funciona bien y va normal, yo estoy ahí, tengo opciones a todo y estoy a tope. Me ha gustado que dieran bandera roja para que se viera la realidad”.

Un nuevo capítulo del desamor que han vivido Viñales y la estructura italiana de Yamaha desde que el español negoció su última renovación directamente con Japón, en 2019.

“A ver, incómodo no es. Yo, con el equipo, con mis mecánicos, estoy genial. Otra cosa es con los jefes de Yamaha, pero con mis mecánicos estoy perfecto y agradecido porque hemos sacado el máximo. A veces no sale más, pero no pasa nada, es lo que hay. Debemos seguir apretando y ojalá de aquí a final de año tengamos la oportunidad de tener la moto que tenía este domingo en la primera salida”, soltó el español.

Algunos pilotos se quejaron que el neumático nuevo medio trasero montado para la segunda salida no funcionaba como el de la primera carrera.

“Ojalá hubiera dejado los mismos neumáticos, los usados. La cosa ha cambiado mucho con el nuevo neumático. No sé porque tenía mucho spinning (patinaban) y me fallaba el motor cuando frenaba, y no sé por qué. Supongo que es por la cantidad de spinning que tenía. Ha cambiado mucho de una salida a la otra, pero eso a veces sucede, te toca o no te toca”, se resignó.

Por si te lo perdiste:

“Con el mismo compuesto idéntico, a veces uno funciona y otro no, por lo que sea. Lo que está claro es que hay un neumático que es el de carrera que se supone que es el mejor, pero ese ya lo usamos para la primera salida. Luego pones otro que a lo mejor lo tenías que poner en el FP1 o el FP2 y la calidad no es tan alta y eso es lo que ha podido pasar, esa es la lógica. Pero a final es lo mismo para todos”, argumentó Viñales, que al final de la carrera, en la que acabó último (19º), no cruzo ni la línea de meta, entrando directamente por la calle de los garajes. “El display de la moto, que me dio muchos problemas, marcaba ‘pit lane’, por eso entré”.

Un cúmulo de situaciones que han acabado con la paciencia de Mack y que llevan a pensar que el final de la temporada se le puede hacer muy largo.

“Para mí, es complicado dar una explicación de lo que ha pasado, en el sentido de que debería ser el equipo quien la diera. Porque en una carrera todo funciona bien, en la siguiente (solo unos minutos después y en la misma pista) no funciona la moto. Este es el hándicap que tenemos en este equipo y hay que intentar llevarlo de la mejor manera. Yo siempre intento dar el máximo por los fans. Cuando sales a la primera carrera y vas a tope, comiéndote al de delante porque podrías estar más arriba, y en la segunda pasa todo lo contrario, a má me da que pensar. Es complicado”, dejó en el aire el chico de Roses.

(Haz click sobre la imagen para ver todas las fotos de Maverick Viñales en el GP de Estiria 2021 de MotoGP)

compartidos
comentarios
Pol Espargaró tropieza dos veces con la misma piedra

Artículo Anterior

Pol Espargaró tropieza dos veces con la misma piedra

Siguiente artículo

Bagnaia: "Era tan rápido como Martín, pero siempre pasa algo"

Bagnaia: "Era tan rápido como Martín, pero siempre pasa algo"