Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España
Fórmula 1 Presentación Red Bull Racing

Las razones por las que Red Bull F1 eligió a Ford y no a Porsche

Ford ha confirmado que formará parte de la F1, y que lo hará de la mano de Red Bull. Esto le otorgará a los de Milton Keynes más poder en el mercado estadounidense, algo que Porsche no le pudo ofrecer en su momento.

Logo Ford F1

Red Bull está a punto de inaugurar la temporada 2023 de Fórmula 1 en Nueva York. Es totalmente coherente que la escudería haya elegido esta ciudad para organizar la presentación de su monoplaza, sabiendo que es una de las urbes más conocidas del mundo, y más teniendo en cuenta las increíbles campañas publicitarias que hace la escudería, algo que ningún otro equipo ha sido capaz de igualar hasta el día de hoy. 

Pero la razón para cruzar el charco es mucho más importante que eso: Red Bull está a punto de anunciar su asociación con Ford. La empresa de bebidas energéticas se encontrará con un viejo amigo, y la razón por la que Milton Keynes y Michigan creen que pueden hacer que esa relación funcione, va más allá de cualquier tipo de cuestión financiera. 

Sin embargo, esta idea era inconcebible hace meses. Red Bull anunció un comunicado de prensa en el que confirmaba que colaboraría con Porsche en cuanto la firma de Grupo Volkswagen llegase a la Fórmula 1 en 2026 bajo lo que sería el nuevo reglamento de motores. Y, aunque la noticia estaba prevista para ser anunciada en el fin de semana del GP de Austria, terminó quedándose en el aire.

Leer más:

La preocupación de Christian Horner y del resto de la escudería fue aumentando por momentos, teniendo en cuenta la necesidad de contar con una buena estructura para que Max Verstappen pudiera seguir consiguiendo victorias de forma consecutiva, así como para que Red Bull pudiera volver a subir al primer escalón en el campeonato de constructores. Sin embargo, en septiembre se confirmó que la idea sobre el posible acuerdo se daría por finalizada.

Por su parte, Horner hizo un guiño al choque cultural y aclaró su decisión: "Red Bull siempre ha sido un equipo independiente. Ha sido uno de nuestros puntos fuertes; ha sido la columna vertebral de lo que hemos conseguido y de nuestra capacidad. Forma parte del ADN de lo que somos". 

An expected Porsche deal did not grant Red Bull the autonomy it expected

"No somos una organización que esté dirigida por una empresa, y ese es uno de nuestros puntos fuertes como equipo de F1. Es un requisito imprescindible para nuestro futuro", insistió. 

Las palabras del director de la escudería llegaron en un momento en el que la nueva división, Red Bull Powertrains, estaba a punto de meter en el banco de potencia un motor con especificaciones para 2026, así como la salud del difunto cofundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz, iba de mal en peor. 

Leer más:

Teniendo en cuenta ambas situaciones, la escudería necesitaba una gran inversión para asegurar su futuro a largo plazo en la Fórmula 1. De ahí que, una vez fracasó el acuerdo con Porsche, comenzaran los rumores sobre si estarían dispuestos a reavivar la asociación con Honda, y que ahora se vaya a confirmar su alianza con Ford. 

Lo cierto es que Ford encaja a la perfección con Red Bull, y viceversa. La F1 está viviendo unos años de auge a nivel mundial, sobre todo con la llegada de grandes premios como el de Las Vegas, que complementará a las otras dos citas estadounidenses que ya formaban parte del calendario, Miami y Austin. Ese creciente atractivo por Estados Unidos es la razón por la que Andretti Autosport es una de las grandes opciones para entrar en la F1. Y por eso, su mayor rival, Ford, también quiere un trozo del pastel. 

Además, es relevante mencionar el empeño del Gran Circo por alcanzar el objetivo de emisiones netas de carbono de cara a 2030, ya que eso también nos ayuda a entender la participación de Ford, una empresa que está fomentando este mismo propósito con sus productos, teniendo en cuenta que pretenden fabricar camiones de dos toneladas totalmente eléctricos.  

Por eso mismo les será más fácil competir en la máxima categoría a partir de 2026, ya que los combustibles para entonces serán totalmente sostenibles. Y si esto lo combinamos con una alianza con Red Bull, la presencia de Ford en la F1 es totalmente coherente. Además, la empresa multinacional, de por sí, atrae a la escudería de bebidas energéticas. 

Es cierto que la idea inicial era firmar un gran cheque, tal y como Porsche pretendía hacer, cuya idea era comprar una participación del 50% de Red Bull Advanced Technologies, y así respaldar la división Powertrains en un acuerdo de 10 años.

Ford no va a hacer lo mismo. En cambio, se cree que invertirá en el programa de unidades de potencia. Y, a cambio de ello, se espera que su logotipo aparezca en la cubierta del motor de Red Bull, así como que los directivos y personas más importantes de la firma acudan a todas las carreras, y que participen también en los comunicados de prensa de la escudería austríaca. 

Red Bull and Ford have previous, uniting at Sauber in 1995

Pero tampoco hay que emocionarse, ya que tanto Horner como Helmut Marko no van a apartarse para darle vía libre a la firma americana, tal y como pretendía hacer Porsche. A Red Bull no le interesa ese cambio de roles, sobre todo porque le perjudicaría de cara a los otros dos equipos punteros de la parrilla, Mercedes y Ferrari, además de fragmentar la estructura interna de la escudería. 

Pero Ford ya sabe cómo tiene que actuar, ya que cuenta con experiencia. Solo hay que fijarse en el Campeonato del Mundo de Rallies, donde la firma está asociada con el equipo M-Sport, cuyos coches también llevan los logotipos de Red Bull. El equipo es el que dirige el cotarro, no el fabricante de Estados Unidos. Por eso mismo, no tiene inconveniente en dejar que los expertos en ingeniería se pongan manos a la obra para conseguir victorias, pero una cosa está clara, y es que se sabe quién manda. 

Esto es lo que quiere el equipo Red Bull de F1. No es que lo que fuese a aportar Porsche no fuera suficiente, pero sí es lo contrario al funcionamiento que se espera por parte de los de Milton Keynes. Y esto tampoco quiere decir que Ford vaya a estar completamente al margen, pero sí se van a marcar ciertos límites.

Y tampoco hay que alarmarse por el pasado oscuro de Ford en la F1, ya que no se tienen por qué repetir los mismos errores. A principios de la década de los 2000, antes de que Red Bull comprase Jaguar, los directivos de Detroit no entendían por qué en sus libros de cuentas aparecía un tal "Sr. E. Irvine". 

Dos décadas después, todo ha cambiado. Ahora podemos ver a Jim Farley, actual presidente y consejero delegado de Ford, corriendo con su Ford GT40 en el Goodwood Revival, y también hay que tener en cuenta que la Fórmula 1 ya no es un deporte exclusivamente europeo. Esta vez el proyecto ofrecerá a Red Bull una nueva y actualizada visión sobre su futuro, y le permitirá continuar con esa independencia que tanto recalca. 

Puede que también te interese:
Will Ford enjoy a successful return to F1 with Red Bull?

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Lawson se queda sin récord en su exhibición con el Red Bull F1 en Bathurst
Siguiente artículo Verstappen explica su "absurdo" simulador de F1 en un avión privado

Mejores comentarios

No hay comentarios todavía. ¿por qué no escribes uno?

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España