Fabio Quartararo, de niño prodigio a campeón del mundo de MotoGP

A los 22 años, Fabio Quartararo ganó el título de MotoGP. Todo un logro para el chico de Niza que, desde muy pronto, demostró un gran talento.

Ahora, en la cima del mundo gracias a su primer título de campeón del mundo de MotoGP, Fabio Quartararo ha rentabilizado los esfuerzos que invirtió de niño y las esperanzas que tenía en sí mismo desde sus primeras vueltas.

Nacido en Niza el 20 de abril de 1999, tiene ahora la misma edad que tenía su padre, Etienne, cuando debido a la falta de medios económicos y a los dolores de cuello, tuvo que dejar de lado sus sueños de piloto a pesar de ganar el Campeonato de Francia de 125cc en 1983. Sin embargo, la pasión de su padre no se apagó, y el pequeño Fabio pronto se enganchó al motociclismo. Después de impresionar con su destreza en scooter, mostró el mismo sentido del equilibrio y la búsqueda de la velocidad cuando se puso al manillar de su primera moto. Entrenó en aparcamientos y luego empezó a correr en el Circuito de Océane, en Antibes.

Tras comprar una Yamaha PW50 cuando tenía 4 años, su padre le subió a una Conti 50cc con la que empezó a entrenar y a competir en sus primeras carreras. Fabio ya estaba mostrando el carácter temperamental que luego mostraría en la competición. A pesar de su corta edad, impresionó a los expertos que conoció, especialmente a Sébastien Gimbert, jefe de curso de la Escuela Conti, y a Adrien Morillas, entonces entrenador de Loris Baz.

 

Desde los ocho años hasta 2012, corrió en España, viajando de un lado a otro con su padre, y pasó por todas las categorías inferiores. Primero se hizo notar en el campeonato catalán y mediterráneo, en 50cc, 70cc y 80cc, antes de pasar a Pre-Moto3, donde se subió a una 250cc de cuatro tiempos. A pesar de una grave lesión en la muñeca al comienzo de la temporada, ganó el título y fue de menos a más.

En 2013, ya afincado en España, se enfrentó al CEV de Moto3, convirtiéndose en el campeón más joven de la historia y el segundo en ganar sin ser español, antes de repetir título en 2014. Durante ese segundo año, voló literalmente (nueve victorias y dos segundos puestos en 11 carreras) y se dio a conocer ganando la prueba que se celebraba en paralelo al Gran Premio de Francia en Le Mans...

El siguiente paso tenía que ser el Mundial, y gracias a un cambio en el reglamento que permitía al campeón del CEV incorporarse a los grandes premios antes de cumplir los 16 años, llegó al escenario mundial en 2015.

Con una reputación a la altura, El Diablo tuvo un buen comienzo en los grandes premios, luchando por estar al frente en su primera carrera e incluso liderando una vuelta, antes de subir al podio en la segunda. Sin embargo, su temporada fue irregular, se lesionó y, sobre todo, estuvo bajo presión. Las relaciones también fueron tensas con un mánager que, aunque había desempeñado un papel esencial en la financiación de sus primeros años de carrera en España, no le dio necesariamente los mejores consejos en el Campeonato del Mundo.

Tras comenzar en Monlau Competición, con quien corrió ya en 2014, Quartararo abandonó el prestigioso grupo de Emilio Alzamora y el clan Honda para incorporarse en 2016 al vigente campeón, el Leopard Racing, que se pasó a KTM. Aunque ese año tocó fondo y parecía algo perdido en su proceso de aprendizaje, también fue un punto de inflexión gracias a su encuentro con Eric Mahé, su nuevo mánager, y a los consejos de Randy de Puniet, que le acompañó durante unos meses.

Un punto de inflexión en Barcelona 2018

Fabio Quartararo saltó a la categoría de Moto2 en 2017, más adaptada a su físico. Una vez más, pasaría dos temporadas en dos equipos diferentes, primero con Pons, donde la presión fue muy alta, y luego en Speed Up, donde encontró el ambiente familiar que realmente necesitaba. Técnicamente, el equipo cometió un error al cambiar de proveedor de suspensiones y al introducir un nuevo chasis después de algunas carreras, pero Quartararo se sintió respaldado y progresó.

Consiguió su primera pole position y luego su primera victoria en Barcelona, después de tres carreras que ya habían marcado su progresión, y luego continuó con otro podio. Sus actuaciones convencieron al equipo Petronas SRT para que le diera una plaza en MotoGP para la temporada siguiente, mientras el equipo de Razlan Razali preparaba su llegada a la categoría reina. Volvió a sorprender el temprano ascenso de un piloto con poca experiencia en grandes premios, pero fue una apuesta ganadora.

Podium: Fabio Quartararo, Speed Up Racing

A partir de ese momento, Quartararo no tardó en confirmar que el talento que le caracterizaba de niño nunca se había perdido. En su primer Gran Premio, se clasificó en la segunda fila y marcó el mejor tiempo de la carrera a pesar de salir desde el pitlane tras calar la moto. Consiguió su primera pole en su cuarto intento en Jerez y solo perdió el podio por un problema técnico.

Finalmente, subió a ese ansiado podio en su séptima carrera, en Barcelona, y completó sus primeras vueltas en cabeza en la siguiente ronda. La máquina se puso en marcha y Marc Márquez no se equivocó al augurarle un gran futuro cuando disputó algunos de sus mejores duelos, en Misano o Buriram, donde el francés vio cómo el éxito se le escapaba por poco.

El inicio de la temporada 2020 coincidió con las primeras victorias de Quartararo, que por primera vez lideró el campeonato. Solo pudo acabar octavo en una campaña recortada e inconsistente, marcada tanto por los problemas técnicos de la Yamaha y la falta de desarrollo en un año alterado por la crisis sanitaria, como por una cierta inestabilidad del joven piloto, bajo mucha presión. Sus tres victorias constituyen sus tres únicos podios del año, mientras que Joan Mir tuvo más regularidad.

Pero el punto más importante estuvo probablemente en otra parte, porque Fabio Quartararo se había acercado a la cima y había podido acumular experiencia. El invierno le permitió rehacerse, calmarse y controlar mejor sus emociones, y esta vez en 2021, está afirmando una estabilidad inquebrantable que ninguno de sus oponentes puede batir.

Al pasar al equipo oficial de Yamaha, encadenó una serie de triunfos y supo salvar puntos en las carreras más difíciles. Por eso, no ha sido apeado de la primera posición del campeonato desde el Gran Premio de Francia y fue eliminando poco a poco a cada uno de sus rivales, hasta llegar al último, Pecco Bagnaia, este domingo.

Más sobre el Mundial de MotoGP de Fabio Quartararo:

La carrera deportiva de Fabio Quartararo

2005: Copa Conti
2007: 2º en la Copa Catalana de Promovelocitat 50cc (Conti)
2008: Ganador de la Copa Catalana Promovelocitat 50cc (Conti)
2009: Ganador de la Copa Catalana de Promovelocitat 70cc en 2009 (Conti)
2010: 3º en el Campeonato Mediterráneo de 80cc (Metrakit)
2011: Campeón del Mediterráneo 80cc (RMU)
2012: Campeón del Mediterráneo Pre-Moto3 (RMU)
2013: Campeón de España de Moto3 (FTR-Honda)
2014: Campeón de España de Moto3 (Honda)
2015: 10º en el Mundial de Moto3 (Honda)
2016:13º en el Mundial de Moto3 (KTM)
2017: 13º en el Mundial de Moto2 (Kalex)
2018: 10º en el Mundial de (Speed Up)
2019: 5º en el Mundial de MotoGP (Yamaha); mejor rookie y piloto independiente
2020: 8º en el Mundial de MotoGP (Yamaha)
2021: Campeón del mundo de MotoGP (Yamaha)

Las estadísticas de Fabio Quartararo en el mundial de MotoGP

Temporada Campeonato Carreras Poles Victorias Puntos Pos.
2015 Moto3 13 2 0 2 0 92 10º
2016 Moto3 18 0 0 0 0 83 13º
2017 Moto2 18 0 0 0 0 64 13º
2018 Moto2 18 1 1 1 0 138 10º
2019 MotoGP 19 6 0 5 2 192
2020 MotoGP 14 4 3 0 0 127
2021* MotoGP 16 5 5 2 3 267

* A falta de dos carreras

(Haz click en este enlace o en la fotos para ver la celebración de Fabio Quartararo)

compartidos
comentarios
Bagnaia: “Este año no me tocaba ganar el título”
Artículo Anterior

Bagnaia: “Este año no me tocaba ganar el título”

Siguiente artículo

Fotos: la espectacular celebración del título de MotoGP de Quartararo

Fotos: la espectacular celebración del título de MotoGP de Quartararo