La llamada que cambió el plan de Kubica... y su temor inicial

Robert Kubica creyó que él mismo había dado positivo en COVID-19 cuando vio las llamadas perdidas de Alfa Romeo en su móvil.

La llamada que cambió el plan de Kubica... y su temor inicial

Kubica esperaba despertarse el sábado siguiendo la habitual rutina de piloto reserva, que consistía en asistir a alguna que otra reunión y en pasar mucho tiempo en el hospitality de Alfa Romeo en el circuito de Zandvoort.

Sin embargo, acabó en el cockpit del coche de Raikkonen después de que el finlandés diera positivo en COVID-19.

Dos años después de su última y muy frustrante temporada con Williams, y con 36 años, Kubica disputa así su 98º gran premio sólo un par de semanas después de haber sufrido un desgarrador problema en el coche que le hizo perder la victoria en LMP2 en las 24 Horas de Le Mans en los últimos minutos.

Es un capítulo más de lo que ha sido una carrera extraordinaria hasta ahora, y que tuvo un brusco giro de guión con el accidente de rally que sufrió hace poco más de una década.

"Siempre estás preparado", dijo tras la clasificación. "Porque está escrito en tu contrato y sabes cuál es tu posición como piloto reserva. Pero para ser sincero, aunque soy muy viejo, nunca pensé que podría suceder".

"Por supuesto, sabes que hay una posibilidad de que ocurra, pero realmente no quieres que ocurra porque al final eso significa que ha pasado algo a uno de tus compañeros. Pero eso es parte del juego, parte de mi posición en el equipo".

Después de un día normal en la pista el viernes, no tenía ni idea, cuando se fue a la cama, de que le esperaba un sábado ajetreado.

"Bueno, para ser sincero, me despertaron por la mañana", explicó. "Oí que sonaba algo, el teléfono de mi habitación, pero creía que era la puerta de al lado. Así que me desperté y no entendí qué pasaba. Entonces miré mi móvil, y vi llamadas perdidas de Fred [Vasseur]".

"Primero pensé que había dado positivo, porque llegué tarde aquí, estuve en Varsovia hasta el jueves por la tarde con nuestro socio Orlen. Luego cogí el teléfono y vi que no, que había dado negativo, pero al mismo tiempo me estaba llamando a Fred".

"Así que, por supuesto, cuando recibes una llamada de madrugada, sabes que pasa algo. Y probablemente el equipo me necesitara. Entonces esperé hasta las 9 de la mañana [después del toque de queda] y pudimos entrar en el paddock para empezar a trabajar".

"Y a partir de ahí, digamos que se acabó el sábado aburrido para mí. Y se convirtió en un sábado bastante ajetreado y bastante desafiante, con el mono puesto".

 

Kubica había disputado tres FP1 con Alfa Romeo este año: en Barcelona, Austria y hace unas semanas en Hungría. Por tanto, está familiarizado con el C41 y sus peculiaridades.

Sin embargo, subirse al coche para una sesión de una hora en una pista tan complicada, que había por última vez en su etapa en F3 en 2004, no era una tarea fácil.

Al final, Kubica hizo lo que tenía que hacer y consiguió que el coche se clasificara en 18ª posición, por delante de los dos pilotos de Haas.

Incluso para un piloto de la experiencia de Kubica, acertar con la frenada al límite en la clasificación fue quizás el mayor reto.

"La curva 3 fue siempre un gran reto, sobre todo por la mañana. Pero en la clasificación mejoré un poco. No es frecuente tener la oportunidad de conducir en una curva tan inclinada. Incluso Kimi tenía problemas en las curvas 2 y 3".

"Es algo nuevo, pero cuando no tienes ni idea del coche, ni de los neumáticos, y luego añades un peralte bastante alto, hay que ir paso a paso".

"Por supuesto, podría haberlo hecho mucho mejor. Pero con el riesgo que hay que asumir en la clasificación con estos coches, y ya vimos que varios pilotos cometieron errores, yo no soy estúpido y sé cuál es mi lugar".

La carrera de Le Mans hizo que Kubica llegara a Zandvoort en forma. Sin embargo, dice que hacer tanto kilometraje en un coche deportivo esta temporada hizo más difícil la vuelta a la F1.

"Las carreras de resistencia son un nuevo reto, es bonito. Pero vuelvo a decir que no he hecho ninguna clasificación este año en Le Mans".

#41 Team WRT Oreca 07 - Gibson LMP2, Robert Kubica, Louis Delétraz, Yifei Ye

"De todos modos, es tan diferente el WEC y la F1 que probablemente sea mejor no tener demasiada experiencia. Porque estás acostumbrado a algo y luego descubres que frenar a los 60 metros en la curva 1 es demasiado tarde o demasiado pronto. Tienes que frenar a los 50 metros".

"Y tu cerebro te dice que bien, pero normalmente lo que has experimentado en el último mes es frenar a 120 km/h. Así que hay muchas cosas mentales".

Como Sergio Pérez saldrá desde la parte trasera de la parrilla y también Nicholas Latifi, Kubica pasará a la 16ª posición. No será fácil progresar a partir de ahí, pero es probable que sea una carrera de desgaste, con muchas cosas en juego.

¿Podrá sobrevivir y estar entre los 10 primeros? Qué gran historia sería, especialmente después de la decepción de Le Mans.

"La vida puede traer días malos y días buenos. Creo que desgraciadamente soy un buen ejemplo con lo que me ha pasado en la vida".

"Un buen ejemplo porque al final para mí es mi tercera vez, digamos, como recién llegado a la F1. 2006, 2019 y esta vez. Las circunstancias no son las mismas, porque sabemos la razón por la que estoy aquí, pero es así".

Más de Robert Kubica

compartidos
comentarios
Wolff pide parar el reloj de la F1 ante bandera roja en libres

Artículo Anterior

Wolff pide parar el reloj de la F1 ante bandera roja en libres

Siguiente artículo

Mercedes sufre problemas "extraños" en la curva 3 de Zandvoort

Mercedes sufre problemas "extraños" en la curva 3 de Zandvoort