Sainz llega al límite de motores tras un inesperado problema

La Scuderia Ferrari rompió el toque de queda de la F1 en la noche del viernes del GP de Hungría para cambiar motor a Sainz. No habrá sanción, pero llega al límite.

Sainz llega al límite de motores tras un inesperado problema

Malas noticias para Ferrari y Carlos Sainz. El madrileño ya ha llegado a su tercera unidad de potencia, antes de la undécima carrera de la temporada, tras tener que montar una nueva en la noche del viernes del GP de Hungría.

Ferrari reveló que después de los entrenamientos libres del viernes en el Hungaroring tuvo que romper el toque de queda para cambiar la unidad de potencia ante "algunos parámetros" que no satisfacían a la escudería en los controles realizados.

Por lo tanto, tomaron la decisión de retirar la unidad de potencia para poder enviarla de vuelta a la sede de Ferrari en Maranello para realizar un análisis más detallado.

La decisión de Ferrari conlleva montar una nueva unidad de potencia en el SF21 del español.

Así, Sainz alcanza el límite permitido por temporada, y cualquier cambio a partir de ahora incurrirá una penalización en parrilla. Por lo tanto, si la Fórmula 1 alcanza su objetivo de 23 carreras este curso (de momento hay aseguradas 22), el madrileño tendrá que completar más de la mitad del año sin más sustituciones si no quiere recibir sanción.

Precisamente es una situación que evitaron Red Bull y Honda salvando el motor de Verstappen del accidente con Hamilton en Silverstone. Eso deja al holandés en dos unidades de potencia, con margen aún antes de recibir una penalización que podría ser clave en la lucha por el título.

También puedes leer:

El trabajo adicional necesario para instalar el nuevo motor en el monoplaza de Sainz hizo que Ferrari violara el toque de queda nocturno que la Fórmula 1 impone a los equipos para garantizar el descanso del personal. Cada escudería tiene dos comodines por año para romper el toque de queda, y este era el primero que usaban los italianos.

El cambio de motor de Sainz llega en un fin de semana en el que Ferrari no es demasiado optimista sobre su rendimiento, y es que el viernes dieron un paso atrás en la segunda sesión de libres y ninguno de sus pilotos estuvo en el top 10.

El español, que fue 12º en la FP2, se mostró sorprendido con cómo perdieron terreno en la tarde de la primera jornada, y admitió que, antes de llegar a Hungría, ya sabían que no era un circuito que se adaptara a su coche como sí ocurría con otras pistas.

Haz click sobre el enlace o sobre la imagen para disfrutar de todas las fotos de Carlos Sainz en el GP de Hungría

compartidos
comentarios
Verstappen defiende el simracing tras su recuperación

Artículo Anterior

Verstappen defiende el simracing tras su recuperación

Siguiente artículo

Russell confía en resolver su futuro en F1 durante las vacaciones

Russell confía en resolver su futuro en F1 durante las vacaciones