Cómo un joven Russell convenció a Mercedes para que apueste por él

George Russell será compañero de equipo de Lewis Hamilton en 2022. Pero, ¿por qué Mercedes sabía desde antes de que llegase a la F1 que tenía una verdadera estrella entre manos?

Cómo un joven Russell convenció a Mercedes para que apueste por él

Al igual que los protagonistas de las mejores películas, casi todos los pilotos de Fórmula 1 tienen una historia digna de una superproducción de Hollywood por el impresionante nivel de talento, compromiso, presupuesto, resultados, suerte y una mente realmente poderosa, todo lo que se necesita para conseguir un asiento en la parrilla de la máxima categoría.

Así es el joven británico George Russell, que pilotará para Mercedes a partir del próximo año, un piloto que ha sido muy rápido desde el principio: siempre al límite, guiado por las mejores mentes que hay en el mundo del motor y con una clara misión para llevar a cabo.

"El objetivo claro es convertirme en campeón del mundo de Fórmula 1", dijo en los días previos al anuncio de su llegada a Mercedes para 2022. "Quiero asegurarme de que soy la mejor versión de mí mismo físicamente, dentro y fuera del circuito, y también por la forma en que trabajo con el equipo".

"Es muy importante, porque todas estas cosas tienen que estar bien alineadas para hacer un gran trabajo en la pista. Y reconozco que necesitas tener un buen equipo detrás, que tú solo eres un engranaje más en esa enorme cadena, y tienes que trabajar duro en ello".

Personalmente, el estilo de Russell es muy educado e inquebrantable, según Gwen Lagrue, asesor de desarrollo de pilotos de Mercedes. Lagrue conoció a Russell en 2010, cuando el joven británico llevaba cuatro años en el karting y ya había conseguido los títulos MSA y Open británicos.

"Era extremadamente maduro, y su confianza en sí mismo le diferenciaba de todos los demás pilotos a esa edad", dijo Lagrue.

Lagrue quedó impresionado al conocer a Russell en 2010 como piloto de karts.

Esa era una de sus grandes cualidades, sobre todo si tenemos en cuenta que entre esos otros pilotos estaban Max Verstappen, Lando Norris, Esteban Ocon, Charles Leclerc y Alex Albon.

"Cuando tienes 13 o 14 años no siempre tienes confianza en ti mismo", continuó Lagrue. "George estaba realmente centrado en eso. Y era muy inteligente, la forma en que corría era definitivamente algo diferente. No siempre tenía el mejor coche, pero siempre era lo suficientemente listo como para hacer algo especial y extraer lo máximo de lo que tenía en sus manos, algo que creo que también ha hecho con los coches de Williams durante estos últimos años".

Russell continuó con el karting hasta finales de 2013, momento en el que se convirtió en campeón de Europa de karting. Las victorias continuaron cuando pasó a monoplazas, donde levantó el título de la F4 Británica de 2014 y recibió el Premio McLaren Autosport BRDC, superando, entre otros, a Albon, que fue uno de los finalistas.

Sin embargo, Mercedes aún no había dado el paso. Pero, en 2016 -cuando Russell estaba ganando carreras en la F3 Europea- se produjo un acercamiento para que se uniera a las filas de los pilotos junior de las flechas de plata.

"Desarrollamos bastante rápido una buena relación, y siempre nos mantuvimos en contacto", dice Lagrue. "Quise firmarlo ya en 2013 o 2014, pero no fue posible en ese momento. Y cuando me trasladé a Mercedes, fue lo primero que hice (para) asegurarme de que George se uniera a nosotros".

Por supuesto, en ese momento Russell ya se había reunido con el jefe de deporte motor de Mercedes, Toto Wolff, que recuerda bien el primer contacto que tuvo con él en 2013.

"Vino a mi despacho, solo, con un traje negro y una corbata negra, debía ser su traje de comunión, porque era un poco estrecho, y una presentación en PowerPoint", cuenta un Wolff que unos años después dio luz verde al fichaje de Russell.

Russell brilló en el Gran Premio de Macao de 2016 y se incorporó formalmente a Mercedes como junior al año siguiente.

El primer reto de Russell como junior de Mercedes fue la GP3 Series de 2017, pero no fue un paseo. En Monza y tras una dura batalla a tres bandas con sus compañeros de equipo en ART Grand Prix, Jack Aitken y el fallecido Anthoine Hubert, el británico consiguió una destacada victoria de las cuatro que logró ese año.

"Creo que esta temporada, e incluso la de la Fórmula 2 del año siguiente, no fue fácil", dice Lagrue. "Ambas fueron temporadas complicadas, lo cual también fue positivo en cierto modo porque tuvimos que afrontar algunos momentos difíciles".

"Creo que donde más mejoró fue físicamente. Se convirtió en un verdadero atleta en ese momento, pero también mentalmente era un poco más fuerte. Consiguió también estar un poco más tranquilo a la hora de afrontar los momentos más difíciles".

"Trabajamos bastante en el nivel de estrés. Eran pequeños detalles, pero la combinación de estos le hizo -a través de la GP3 y la F2- estar preparado para la F1".

Sin embargo, podría decirse que su mejor actuación no fue en Monza, sino que tuvo lugar en la penúltima prueba, en Jerez, a pesar de no haber conseguido ganar. No fue su adelantamiento a su rival por el título, Jack Aitken, en la carrera sprint del domingo, ni el hecho de que el cuarto puesto y los puntos por la vuelta rápida pusieran la corona fuera del alcance de sus competidores.

"No sé si alguien lo sabe, pero George estuvo muy enfermo la semana de Jerez", dijo Lagrue. "Tenía una infección en el oído y tuvimos que llevarlo con un avión médico al circuito porque no podía volar en avión comercial por el riesgo de tener una infección más grave. El primer día de pruebas (previa al evento), todavía no se sentía bien. Pero, pese a ello, consiguió ganar el campeonato de GP3, a pesar de que no se sentía del todo bien".

Russell también se enfrentó a sus demonios en la F2, a pesar de proclamarse campeón con una ventaja de 68 puntos al final de la temporada sobre el subcampeón, Lando Norris. Mónaco fue el momento decisivo, con el ahora piloto de Mercedes empeñado en recuperarse tras dos abandonos debido a varios accidentes en el Principado que mermaron su confianza.

Lagrue felicita a Russell tras lograr el título de 2017 de GP3 Series en Jerez.

"Después de eso tuvimos que hacer un reinicio", dice Lagrue. "Teníamos un triplete, que era Francia, Austria y Silverstone. Y dijimos: 'Bien, tenemos tres carreras seguidas. Si somos capaces de ganarlas y ser líderes al terminar este triplete, entonces nos ponemos en una muy buena posición para luchar por el título'".

"Planteamos estas tres carreras como un minicampeonato, y lo hizo muy bien. Fue un momento clave en la escalada hacia el título de Fórmula 2".

Aunque el equipo personal de Russell, que estaba compuesto por Lagrue, de Mercedes, y su fisio Aleix Casanovas, le mantenían tranquilo y concentrado, a veces su ambición le superaba. Algo que su entonces director en la GP3 en ART, ahora jefe del equipo Alfa Romeo en la Fórmula 1, Frederic Vasseur, recuerda bien.

"George, es un tipo muy, muy insistente. Muy exigente con el equipo, incluso a veces demasiado. Y en el pasado tuve duras conversaciones con George sobre esto", dijo Vasseur al podcast de F1 Beyond the Grid en 2020.

"Pero, también es muy exigente consigo mismo. Al final, es la única manera de sobrevivir y mejorar aquí. Hizo una temporada fantástica en la Fórmula 2, cuando ganó el título como novato".

Por supuesto, para entonces, Russell ya había tenido varias pruebas al volante de un Fórmula 1, específicamente con Mercedes -comenzando en 2017, con una sesión privada en Portimao, y seguido por un test oficial de mitad de temporada en Hungaroring. También acumuló otros cinco días de pruebas en 2018, repartidos entre las flechas plateadas, Force India y Williams.

Russell también pulverizó el récord de pista no oficial de Hungaroring probando el W09, y ya había impresionado en las FP1 de 2017 con Force India en Brasil y Abu Dhabi. Sin embargo, te sorprenderá saber que eso apenas lo tuvieron en cuenta en Mercedes.

La fe de Mercedes en Russell se vio recompensada cuando impresionó con Force India en varias FP1 de 2017.

"Realmente fue un paso más en su preparación, y que coincidía con nuestras expectativas de que el chico estaba empezando a mostrarnos que podría ser alguien que podríamos subir al coche en el futuro", dijo Lagrue.

"A partir de ahí yo diría que la presión cambió, porque dependía de nosotros encontrar un asiento en F1 para la temporada 2019. Él estaba cumpliendo con su trabajo en la F2. Cada vez que tenía una oportunidad, cualquier cosa que le pidiéramos: simulador, test, FP1, hacía un trabajo perfecto. Así que empezamos a pensar 'OK, ahora tenemos que encontrar una solución para 2019, porque se lo merece, y nuestro deber es llevarlo a la máxima categoría ahora'".

Desde entonces, Russell no ha hecho más que crecer durante las últimas tres temporadas en la F1 con Williams. Trabajó mucho para convencer al equipo de que lo firmara en primera instancia, y todavía más para superar las limitaciones de unos coches complicados de llevar en la mayoría de ocasiones. Russell también ha evolucionado a cada paso, perfeccionando sus habilidades de conducción y convirtiéndose en un líder de equipo.

"Los grandes pilotos se adaptan rápidamente a la situación y a las condiciones: este es el nivel de agarre que tengo, esta es la puesta a punto que tengo, y ahora mismo no puedo cambiar ninguna de las dos cosas por muy claro que sea. Entonces, ¿cómo adapto mi conducción para sacar el mejor tiempo por vuelta?", dijo su ingeniero de carrera de Williams, James Unwin.

"También es muy proactivo con el uso de las herramientas electrónicas en el volante. Hace ajustes regularmente para afinar el equilibrio del monoplaza. Se necesita tener una capacidad mental realmente grande para hacer eso durante 70 vueltas".

Russell ha conseguido vencer a sus compañeros de equipo de Williams de forma constante, en primera instancia a Robert Kubica y luego Nicholas Latifi. Los últimos resultados en clasificación en condiciones meteorológicas adversas también han sido sobresalientes y, por supuesto, está el Gran Premio de Sakhir del año pasado, en el que Russell sustituyó a Lewis Hamilton en Mercedes mientras el siete veces campeón se recuperaba de la COVID-19, y casi gana...

"Sabíamos que tenía la capacidad de cumplir, como sin duda también lo sabía Mercedes, así que no fue una gran sorpresa", dice Unwin. "Ese fin de semana estuvo en el punto de mira de los medios de comunicación y se le dio una gran oportunidad para demostrar su talento, pero quizás la incógnita era saber si iba a soportar la presión extra que conllevaba. Y parece que lo afrontó bastante bien, no creo que necesitara una presentación de PowerPoint para venderse después de ese fin de semana".

Russell estuvo a punto de ganar su primer Gran Premio en su primera aparición con Mercedes en el GP de Sakhir de 2020, hasta que un error del equipo en pits y un pinchazo lo hicieron retroceder en el clasificador.

Aunque el resultado final en aquella carrera fue decepcionante para Russell, fue otra buena lección en lo que respecta a Mercedes.

"Hizo todo lo posible, por supuesto, para ganar esa carrera, pero no lo logró", dijo Lagrue. "A mis ojos, lo que puede sonar estúpido o loco para mucha gente, creo que es bueno que no la ganara. Ganó muchas cosas ese fin de semana, por supuesto. Pero aún así no ganó la carrera, por desgracia para él y para el equipo. Pero, desde mi punto de vista, este proceso hizo de George un futuro campeón del mundo, es bueno que no ganase esa carrera".

En cambio, se puede decir que Russell ganó un premio mayor: un asiento junto al piloto más exitoso de la historia de la F1, y la oportunidad de demostrar su valía en un equipo puntero carrera tras carrera. Russell ya sabe lo que necesita para avanzar en este entorno después de haber hecho sus deberes de F2 en 2018 mientras compaginaba su papel de piloto reserva en el equipo de la estrella.

"Creo que se dio cuenta de la cantidad de trabajo que hacen Lewis (Hamilton) y Valtteri (Bottas)", explicó Lagrue. "Tal vez pensó que conduciendo un Mercedes, tenía una ventaja y probablemente le haría la vida más fácil que a los demás, porque el nivel de rendimiento en ese momento era bastante superior respecto al de los demás coches".

"Aprendió mucho ese año. Creo que era como una esponja en el garaje, recibiendo toda la información posible y prestando atención a cada detalle. 'De acuerdo, este será probablemente mi equipo en el futuro, así que necesito conocer a todos. Necesito entender cómo trabajan. Todos quieren a Lewis y a Valtteri, así que necesito eso y asegurarme de que el equipo me apoyará'".

No cabe duda de que Russell pasará todo el tiempo que pueda en la base de Mercedes en Brackley durante el invierno, poniendo en práctica esas lecciones, preparándose para el inicio de 2022 y continuar con su camino hacia la cima de la Fórmula 1.

Más noticias de George Rusell:
George Russell, Williams

compartidos
comentarios
Fotos: así van las obras de Spa-Francorchamps en Eau Rouge
Artículo Anterior

Fotos: así van las obras de Spa-Francorchamps en Eau Rouge

Siguiente artículo

¿Cómo funcionan los tapacubos en la F1 y por qué se prohibieron?

¿Cómo funcionan los tapacubos en la F1 y por qué se prohibieron?