El club de ajedrez que ha vuelto locos a los pilotos de F1

La Fórmula 1 sabe muy bien lo que ha supuesto para su popularidad una serie de Netflix, que ha tenido un gran auge gracias al éxito de Drive to Survive.

El club de ajedrez que ha vuelto locos a los pilotos de F1

La F1 no es el único deporte que ha disfrutado de un aumento semejante. En octubre de 2020, la serie Gambito de dama se convirtió en un éxito en Netflix. Basada en la novela de 1983 sobre una mujer prodigio del ajedrez interpretada por Anya Taylor-Joy, la protagonista asciende hasta convertirse en la mejor jugadora del mundo.

El resultado fue un aumento masivo del interés por el ajedrez. Las ventas de tableros aumentaron hasta un 1000%, según The New York Times, mientras que las nuevas inscripciones en chess.com, uno de los mayores sitios web de ajedrez del mundo, se multiplicaron por siete.

Pero no sólo el público en general entró en 2021 con un mayor interés por jugar al ajedrez, que, junto con el golf y el pádel se ha convertido en una de las principales nuevas aficiones de los pilotos de F1 este año.

Los pilotos de FerrariCharles Leclerc y Carlos Sainz, son los dos pilotos que más se han tomado en serio el ajedrez este año. Además de destacar en la pista como compañeros y ayudando a la Scuderia a alcanzar el tercer puesto en el campeonato de constructores por delante de McLaren, el español y el monegasco también son buenos amigos fuera de la pista, aportando a Maranello un ambiente fresco y juvenil.

Leclerc siempre ha sido aficionado al ajedrez, pero cuando él y Sainz buscaban algo que hacer durante los periodos de calma a comienzos de año, rápidamente se volvió competitivo.

"En realidad siempre me ha gustado, desde que era niño siempre me gustó", dijo Leclerc a Motorsport.com.

"Creo que fue durante todos los días de los medios de comunicación a principios de año, no sabíamos qué hacer y yo estaba jugando al ajedrez, y él me vio, y dijo 'OK, también lo voy a descargar'. Nos volvimos bastante locos con eso en la primera parte del año. Jugamos el uno contra el otro, y no hemos dejado de hacerlo".

El ajedrez, una nueva obsesión para Carlos Sainz

"Le encanta el ajedrez con Charles", comentó su ex compañero en McLaren, Lando Norris. "Creo que podría haberle ganado en la primera partida, ¡y luego simplemente lo dejé! Puede que me equivoque, él probablemente te diría que estoy mintiendo”.

"Él y Charles estuvieron jugando horas y horas. Nunca supe que había jugado antes".

Desde los vuelos entre carreras hasta las sesiones en el coche, e incluso durante el largo retraso por la lluvia en el Gran Premio de Bélgica, Leclerc y Sainz han estado pegados a sus teléfonos jugando el uno contra el otro mediante una aplicación.

 

Y como es lógico, se ha convertido en algo increíblemente competitivo. En un vídeo para Motorsport.com a principios de este curso, Leclerc y Sainz debatían sobre quién era mejor en el ajedrez y quién ganaba más a menudo.

"Hoy hemos jugado en el avión, y ha sido un 2-2", dijo Sainz a Leclerc. "Y no quisiste jugar el último. Así que en todo caso... tenía la ventaja".

"No, no", respondió Leclerc. "¿Te acuerdas de Spa?". Aunque sobre ese cara a cara Sainz afirmó que perdió porque estaba muy concentrado en la carrera.

 

"Es muy bueno al ajedrez por la noche, así que cuando volvemos de las carreras a partir de las 21:00 horas, es muy bueno", señaló Leclerc. "Pero por la mañana hasta la noche, soy mucho mejor".

Sin embargo, Leclerc y Sainz no son los únicos pilotos que se han metido de lleno en el ajedrez este año. Entre las sesiones y los diversos compromisos en Haas durante los fines de semana de carrera, Mick Schumacher es otro de los pilotos a los que se suele encontrar jugando en cualquier momento libre.

El tablero de ajedrez se ha convertido en un elemento esencial que Mick Schumacher lleva a las carreras, dándole la oportunidad de sentarse y jugar para relajarse. El alemán suele jugar con Kai Schnapka, un fisioterapeuta que trabajó con su padre Michael Schumacher al final de su carrera en la F1 antes de unirse a Mick en las categorías inferiores. Mick también ha jugado algunas partidas con Timo Glock, pero todavía ninguna con los actuales pilotos de Ferrari.

Mick Schumacher se aficionó al ajedrez por accidente

"Tenemos un tablero de ajedrez en casa, siempre hemos jugado aquí y allá, pero nunca propiamente", dijo Mick Schumacher a Motorsport.com.

"Kai y yo éramos muy aficionados al Backgammon. Y entonces dejamos de jugar: olvidamos nuestro tablero de Backgammon y lo único que teníamos era el ajedrez, así que empezamos a jugar al ajedrez".

"Luego, durante un tiempo, mezclamos el ajedrez y el backgammon, y ahora básicamente sólo jugamos al ajedrez. Es divertido, ¡le gano todo el tiempo!".

Mick Schumacher, Haas F1 Team

Mick Schumacher, Haas F1 Team

Mick Schumacher ha ido mejorando al ajedrez a medida que avanzaba el año

"Al principio perdía la mayoría de las partidas", apuntó. "Luego, por alguna razón, he entendido el juego un poco mejor y he empezado a ganar la mayoría de ellas".

Ese tipo de mejora mental es exactamente el beneficio que Mick Schumacher ve en las pruebas. Ya en mayo, en una entrevista con GP Racing, habló del beneficio de este tipo de actividades.

"Siento que estas partidas me devuelven la concentración, ya que siempre tienes que estar conectado con tu mente", indicó Mick. "En un fin de semana, siempre quiero estar mentalmente preparado para cada reto que se presente".

Los pilotos pasarán más tiempo que nunca en los circuitos el año que viene con el calendario de 23 carreras, lo que significa más vuelos y más periodos en las pistas para rellenar entre sus obligaciones en las carreras, y para el extraoficial pero creciente club de ajedrez de la F1, quizás con algunos miembros más.

Más de F1:

compartidos
comentarios
¿Cuántos puntos tienen los pilotos de F1 en sus superlicencias tras 2021?
Artículo Anterior

¿Cuántos puntos tienen los pilotos de F1 en sus superlicencias tras 2021?

Siguiente artículo

Lo que Aston Martin más destaca de Vettel tras un 2021 complicado

Lo que Aston Martin más destaca de Vettel tras un 2021 complicado