Torres: “La electrónica de BMW está a años luz por detrás de la que llevaba en Aprilia”

Jordi Torres está concluyendo su segundo año en el WSBK con unos resultados sensiblemente inferiores a los logrados en 2015 con la Aprilia, algo que el español no duda en achacar al poco desarrollo de BMW.

Jerez de la Frontera.- El piloto de Rubí habló largo y tendido con Motorsport.com a su llegada a Jerez, sede de la penúltima cita del presente curso del WSBK. Un circuito en el que el catalán espera que se den las condiciones necesarias para subir al ansiado podio por primera vez en este año.

Torres tuvo claro desde el principio que esta iba a ser una temporada complicada tras el cambio de montura: “Antes de coger la moto esperaba que fuera mucho mejor, pero desde el primer día que la probé me di cuenta que estábamos más atrás de lo que me pensaba”.

Para Jordi básicamente se trata del distinto enfoque con el que la firma bávara afronta el campeonato de las motos derivadas de serie respecto a sus competidores: “La Aprilia que pilotaba el año pasado era una moto de carreras, a la que le ponen espejos, luces y retrovisores para ir por la calle. La BMW es completamente distinta, es una moto buena para la calle, a la que nosotros quitamos los espejos, las luces y los retrovisores para tratar de hacerla competitiva en el Mundial”.

El español no niega la evolución de la moto durante la temporada, pero cree que esta llega muy lentamente: “Aunque nosotros seguimos haciendo pequeñas mejoras y cada vez terminamos más cerca del primero en tiempo total, los demás también han mejorado. Nos faltan muchos pasos por dar para llegar a los de delante”.

“No hay un departamento secreto en BMW donde estén haciendo algo con las motos”

Torres no pierde la esperanza y ve algunos indicios de mejora, pero pone los pies en la tierra al hablar de estos avances: “El equipo humano lo tenemos, los medios también los tenemos porque todos sabemos lo que es BMW. Pero lo que ves de BMW aquí en el circuito es lo que hay, no hay un departamento secreto en BMW donde estén haciendo algo con las motos. Lo importante es darles directrices sobre en qué sentido hay que ir y eso es lo realmente difícil, los alemanes no son fáciles de convencer. Parece que estamos llegando a buen puerto con ellos, a principio de temporada parecía que no íbamos a poder convencerlos de nada y sin embargo, ya llevamos un par de modificaciones muy buenas. Es cierto que estas modificaciones las teníamos que haber tenido ya en la segunda carrera, pero bueno, las vamos teniendo que es lo importante”.

A quien no dudó en defender fue a su equipo, el Team Althea: “El equipo tiene mucho carácter y ha sido campeón del mundo, pero choca un poco con la mentalidad más cuadrada de los alemanes. La labor del equipo es encargarse de la parte ciclística, BMW lleva directamente los motores y la electrónica. El equipo ha trabajado bastante todo el tema chasis y hemos trabajado con distintos basculantes, en colaboración con Suter.

“Tenemos a unos ingenieros que hacen maravillas con lo que tenemos”

Analizando el comportamiento de la moto, sus pros y sus contras, Torres explicó: “El chasis es muy bueno y muy noble, la tracción trasera es buena, aunque es difícil hacerla patinar y hacerla derrapar limpiamente, ya que tiene tendencia a flanear. El tren delantero es muy bueno y tiene mucha capacidad de frenada, quizás su único defecto es que le falta ‘feeling’, sentir que sucede delante y cuesta un poco hacerla girar”.

“Pero fundamentalmente nos hace falta una electrónica más competitiva. Al fin y al cabo lo que llevamos es la electrónica de la moto de calle. Tenemos unos ingenieros, que con el software que llevamos, hacen maravillas. Eso se ve con la moto de Superstock1000, que es muy competitiva, nosotros al final llevamos esa misma electrónica, pero a la que nuestros ingenieros sacan el máximo partido. Aun así no llegamos a ningún lado. No llegamos ni a un cuarto de lo que llevaba yo de electrónica el año pasado en Aprilia. La electrónica de BMW está a años luz por detrás de la que llevaba en Aprilia”.

La competencia, con electrónicas a nivel de MotoGP

Y concluyó al respecto: “La mala electrónica nos lleva a tener mucho ‘wheelie’, tener un control de tracción un poco ruin, del que no te acabas de fiar del todo y en el que no te apoyas al 100%, la entrega de potencia tampoco es buena, porque no puedes quitar potencia en los sitios donde tú quieres, como hace la competencia, sino que lo hace por regímenes de giro, por lo que según como salgas de una curva, más rápido o lento, más inclinado o levantado, vas a tener la entrada de potencia. Con la Aprilia decidías en que metros exactamente del circuito querías más o menos potencia, algo a lo que Kawasaki ha llegado trabajando mucho y que Ducati ha absorbido de MotoGP, porque Aprilia lo que hizo para la SBK fue empezar desde el principio con una electrónica de MotoGP. BMW trabaja intentando mejorar la electrónica de la moto de serie, algo que tiene sentido para mejorar la moto de calle. Cuando he podido probar la moto de serie me he dado cuenta lo cercana que es a la mía…pero esto es un Campeonato del Mundo”.

“Mi conclusión, a la que llegué desde el primer día que probé la moto, es que deberíamos de cambiar el software de la electrónica, no tratar de mejorarla. Quitar todo lo que hay y empezar de cero. Pero ese no es mi trabajo, mi trabajo es sacar de lo que tengo siempre lo mejor y no decaer nunca, como llevo haciendo todo el año y como haré aquí en Jerez. Si pisamos el podio sé que será porque se den distintos condicionantes, no por ser competitivos para estar luchando por el podio”.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WSBK
Pilotos Jordi Torres
Equipos Althea Racing
Tipo de artículo Entrevista
Etiquetas jerez, jordi torres, wsbk, wsbk 2016