Nil Solans: "Mi sueño es estar en el WRC"

El campeón del mundo Junior de rallies y del WRC3 contará con siete citas con M-Sport en un Ford Fiesta R5 en 2018 y espera estar luchando entre los mejores. Deja claro que su sueño es llegar al WRC a tiempo completo.

Nil Solans, Miquel Ibáñez, Ford Fiesta R2T

Nil Solans (Matadepera, Barcelona, 1992) ha devuelto la esperanza de la juventud española en los rallies tras lograr un doble título Mundial este 2017 en la Junior y en el WRC3. Pero el premio gordo son siete citas el WRC2 2018 con M-Sport en un Ford Fiesta R5. 

Allí, el joven de Matadepera espera brillar y demostrar su valía junto a su copiloto Miquel Ibáñez en un campeonato exigente y con pilotos con varios años de experiencia. Solans prefiere entrenar con su moto de motocross a los tan de moda simuladores de conducción.

Asegura que tiene el WRC7el nuevo videojuego del Mundial de Rallies, no le presta mucha atención, aunque ha estado liderando la tabla de tiempos del mítico Ouninpohja durante varias semanas y volvió a bajar su registro "20 segundos" cuando le avisaron de que había caído de posición.

Pregunta. ¿Qué fue lo primero que pensó cuando supo que había ganado el último scratch que le faltaba para ser campeón?

Respuesta. Llevaba ya semanas pensando y contando cuánto necesitaba. Cuando llegué el sábado al primer tramo al final y vi que había ganado a Ciamin, significaba que ya éramos campeones del mundo. Satisfacción, alegría y fue un punto de inflexión muy bueno porque pudimos olvidarnos del campeonato y ponernos a correr a tope y hacer casi todos los scratch del sábado.

P. Un alivio después de un año tan intenso, supongo.

R. Sí, realmente te sacas la presión de encima, miras las cosas con otros ojos, los nervios ya no están y solo queda disfrutar y correr en los tramos de casa que conocíamos de haberlos hecho ya varios años. No sé cómo describirlo. Es una sensación rara.

P. Dos títulos este año después de unas últimas temporadas complicadas, ¿lo creía posible?

R. A ver, no se trata de si lo veía posible o no. Está claro que toda la gente que se apunta a una Copa de este estilo donde hay un premio, ve la posibilidad. Pero sí que teníamos unos objetivos. Era conseguir carreras para el año que viene, no era en ningún momento lograr solo el Campeonato del Mundo Junior. Queríamos una continuidad y realmente el trabajo de todo el año ha dado sus frutos y hemos ganado todo lo que había en juego y eso es lo más satisfactorio. 

P. ¿Ha cambiado algo Nil Solans para lograr este éxito?

R. No, hemos cambiado más el planteamiento de cómo afrontar las cosas que otro tema. Sigo siendo el mismo, tengo las mismas capacidades. Pero sí que el año pasado nos metimos en una temporada de transición porque necesitábamos un año de entrenos, sin gastar dinero, ya que teníamos poco apoyos y no podíamos permitirnos nada especial. Fuimos con nuestro equipo de toda la vida a Ibiza en una aventura un poco descabellada a hacer cuatro rallies. Y este año que teníamos más fuerzas y el objetivo era claro, apretamos fuerte y pusimos toda la carne en el sacador para luchar por ello.

R. Lograrlo no fue sencillo porque en Finlandia pareció que todo se torcía...

P. Realmente sabíamos lo que estábamos haciendo, si lo hacíamos bien o mal y si nos dejábamos algo en cada tramo. En Alemania fue la situación igual, pero en Cataluña fue un poco diferente y todo se vio distinto. Era el rally de casa y todo se veía a favor. Seguimos la misma línea, aunque los resultados no vinieran buenos y seguimos trabajando igual. De lo que se escapa de nuestras manos, no entramos.

P. Al final se lleva el premio completo del Junior con siete citas en WRC2 para 2018, ¿qué supone para usted?

R. Es un paso muy importante, lo que pasa es que hay que saber aprovecharlo y hacer un muy buen papel el año que viene. El equipo es bueno, tenemos el apoyo de DMACK y veremos hasta dónde somos capaces de llegar. Nuestro futuro pasa por hacer una muy buena temporada en 2018. 

P. ¿Tendrá que cambiar su estilo para 2018?

R. Digamos que me gusta más la conducción del R5. El R2 te limita un poco porque tienes que conducirlo como el coche quiere o pide, en cambio el R5 te remite más, es 4x4, la frenada y el reparto de pesos son mejores... Me siento más eficaz y más fuerte con él, la verdad.

P. Sigue los pasos de Dani Solá y Dani Sordo, ¿el sueño es correr el WRC?

R. Mi intención es intentar llegar al WRC. No sé cuándo, pero creo que todos los que estamos corriendo tenemos la misma intención. Está claro que es muy, muy difícil, pero mi sueño sería poder dedicarme a ello y estar trabajando dentro del equipo como piloto para hacer el máximo de rallies posibles, aprender y tener mucho más nivel y llegar un día a optar por un campeonato del mundo. Pero lo principal es entrar en una marca de WRC; no de WRC2.

P. Es aún pronto, pero ¿dónde se ve en 2018 con el Fiesta R5? ¿Se podrá pelear por ganar?

R. Está claro que en todos sitios hay mucho nivel. Varios pilotos como Tidemand vienen de hacer el JWRC y vemos que están delante. Por nivel podemos estar ahí, pero hay que trabajar, coger la experiencia en ese campeonato con esos coches. Está claro que no es como la Junior, porque hay diversidad de marcas, de equipos, de montas de neumáticos, que van a marcar diferencias. Dentro de nuestra posibilidades habrá que dar el máximo para intentar estar lo más arriba posible.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WRC
Pilotos Nil Solans
Tipo de artículo Entrevista
Etiquetas dmack junior solans, jwrc dmack, nil solans, nil solans miquel ibañez, solans campeon, solans campeón junior wrc, solans jwrc, wrc2 solans