Yamaha se pasó de vueltas en Mugello

65,271 Vistas

Fuentes del equipo sugieren que el cambio de rasante de la recta principal del circuito italiano fue el detonante de la rotura de los motores de Lorenzo y Rossi.

En conversación con Motorsport.com, una voz cualificada de la estructura asegura que lo más probable es que el detonante de las roturas de los propulsores de Jorge Lorenzo, durante el warm up, y de Valentino Rossi, en la novena vuelta de la carrera, fuera el cambio de rasante de la recta principal del circuito italiano.

Rossi apuntó a la posibilidad de que alguna pieza de ambas unidades proviniera de una remesa defectuosa

A su paso por ese punto, la rueda trasera, que llega a girar a 380 kilómetros por hora, pierde adherencia, circunstancia que provoca un incremento de las revoluciones por minuto (rpm) del propulsor. “Eso”, puntualiza esta fuente; “pudo combinarse con la electrónica de este año, que es menos sofisticada y precisa, y que seguramente tuvo su influencia en el corte del encendido”.

En Yamaha llaman a la prudencia y a no emitir juicios sobre dos averías sufridas el mismo día y, con casi total probabilidad, por una misma causa. Inicialmente, Rossi apuntó a la posibilidad de que alguna pieza de ambas unidades proviniera de una remesa defectuosa, un extremo que pierde consistencia con el paso de las horas.

"Valentino rodó en todo momento detrás de Jorge, y eso seguramente tuvo algo que ver al no tener aire fresco con el que refrigerar el motor”

“Hay que tener en cuenta, además, que Valentino rodó en todo momento detrás de Jorge, y eso seguramente tuvo algo que ver al no tener aire fresco con el que refrigerar el motor”, esgrime este miembro de la escudería de los diapasones. “Además”, prosigue, “el ir a rebufo hizo que la moto de Rossi alcanzara velocidades que no había conseguido en todo el fin de semana”.

De hecho, Lorenzo marcó su tope de velocidad punta (340.9 Km/h) en la vuelta 22 de carrera. Rossi, por su parte, alcanzó los 343.2 Km/h en la séptima, pero hasta en cinco ocasiones igualó o superó a la máxima de su vecino de box: 340.9 Km/h en la segunda vuelta , 342.9 Km/h,  en la cuarta, 342.7 Km/h, en la sexta, 343.2 Km/h, en la séptima y 342.9 Km/h, en la novena, que ya no acabó.  

Motores fiables

Los motores de las MotoGP se rompen poco. De hecho, los últimos precedentes datan de 2012 (Ben Spies) y 2010, cuando Lorenzo rompió en la sesión de clasificación del GP de Alemania. Antes, en 2007, Valentino había roto otro.

El tercer motor de Rossi acumuló un kilometraje total que iría de 492 a 553 Km

El de Rossi que petó el domingo era el tercero de los siete disponibles por reglamento. Se estrenó en el FP3 de Jerez, donde se utilizó en el FP3, el FP4, la Q2 (hizo la pole), el warm up y la carrera, que ganó.

En Le Mans lo volvió a emplear el domingo, tanto en el warm up como en la carrera, un protocolo que repitió en Mugello. Si atendemos a que en algunos entrenamientos utilizó dos motores, haciendo dos o tres salidas a pista, el resultado es que esa tercera unidad de Rossi acumuló un kilometraje total que iría de 492 a 553 kilómetros. Y esa es una cifra extraordinariamente pequeña para fundir un propulsor de estas características.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi , Jorge Lorenzo
Equipos Yamaha Factory Racing
Tipo de artículo Noticias de última hora