Viñales: “Hemos dado un salto de calidad en agua”

A pesar de terminar el noveno en Brno y a 24 segundos del ganador, Maverick Viñales lo hizo contento por el salto de calidad que según él dio la Suzuki en condiciones de lluvia.

Viñales fue otro de los pilotos que se decantó por la especificación de neumáticos más blanda, tanto delante como detrás, pensando que la pista se secaría rápido y que eso obligaría al pelotón a enfilar el box y a echar mano de la segunda moto.

Finalmente, el aguacero que cayó durante horas en Brno y la falta de temperatura –18 grados en el momento del arranque– provocaron que el asfalto permaneciera mojado durante toda la prueba, y eso convirtió las últimas vueltas en un ejercicio de supervivencia.

“Al final nos quedamos sin gomas, casi no pude llegar a la meta porque la delantera estaba destrozada. En los últimos giros me arriesgué a caerme en cada curva. Pensaba que la pista se secaría y que cambiaríamos de moto. Con el compuesto duro habríamos podido estar delante y recortarle más puntos a Dani”, resumió Viñales, que figura el quinto en la tabla, a solo nueve puntos de Pedrosa.

Como es lógico, concluir el noveno a más de 20 segundos del vencedor no es el objetivo que se había marcado el de Suzuki a estas alturas del curso. No obstante, él prefiere ver el vaso medio lleno. Y eso pasa por el paso que pareció haber dado el equipo para poner remedio a los dolores de cabeza que la electrónica les provocaba cada vez que la pista se empapaba.

“Hemos dado un salto de calidad en agua. Al principio de carrera me sentí bien, rodando como los más rápidos. Trabajamos tanto el electrónica como en puesta a punto y creo que dio sus frutos. Ganamos bastante en aceleración, ahora hay que seguir en esta línea”, convino el catalán, que como la mayoría de sus rivales tomará parte en los ensayos que se llevarán este lunes en la pista checa.

Reposo para Espargaró

Uno de los que con casi toda probabilidad no se entrenará es Aleix Espargaró, que se vio forzado a abandonar, en la 14ª vuelta de la prueba y cuando circulaba el sexto, por un problema en el motor de su Suzuki, que terminó en llamas.

“Me sentí bien, estaba muy cerca de los de delante, cuando la moto comenzó a fallar y casi se para. Entonces vi que el motor estaba ardiendo”, detalla Espargaró, que todavía arrastra las dos fracturas en el dedo corazón de la mano izquierda, con arrancamiento de ligamento, que se hizo en una caída en Austria.

“Los doctores me aconsejan que no haga el test y que deje la mano inmovilizada cinco o seis días más, a ver si el ligamento se suelda bien. Antes de Silverstone (cuatro de sepiembre) haremos un TAC para ver si todo está bien, y en ese caso no hará falta operar”, zanja el español.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de República Checa
Pista Brno
Pilotos Maverick Viñales
Equipos Team Suzuki MotoGP
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas Maverick Viñales, motogp, suzuki