Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España
Análisis

Las razones que llevan a Ducati a prescindir de una moto oficial en 2025

Tras la marcha de Pramac a Yamaha, Ducati se quedará con 'solo' seis motos en la parrilla del año que viene, tres de ellas consideradas de fábrica, una menos de las que tenía hasta ahora. Las razones detrás de ello son la eficiencia económica y las matemáticas.

Podio: ganador Francesco Bagnaia, Ducati Team

El dominio de Ducati en MotoGP es absoluto a día de hoy

Foto de: Gold and Goose / Motorsport Images

A pesar de perder esas dos Desmosedici con las que ahora mismo compiten Jorge Martín y Franco Morbidelli, la compañía italiana seguirá siendo el fabricante con más presencia en la parrilla, que, sin embargo, quedará más equilibrada. Al margen de esas seis Ducati, el resto de constructores (Honda, Yamaha, Aprilia y KTM) aportarán cuatro motos cada uno, una vez que Yamaha recupere su anhelado equipo satélite.

Este domingo, Gigi Dall’Igna, director general de la marca boloñesa, desveló que, con vistas a 2025, se ha tomado la decisión de prescindir de uno de los cuatro prototipos de la última especificación. "Queremos poner en pista tres motos oficiales y tres del año anterior. Ese es el objetivo", comentó en declaraciones a Sky Italia.

Este cambio de estrategia hará que, al margen de Marc Márquez y Pecco Bagnaia, la pareja que compartirá el garaje de las motos rojas los dos próximos ejercicios, solo se fabrique una tercera Desmosedici GP25, que irá a parar a la escudería VR46, quien todavía no ha anunciado la identidad de sus pilotos. De todas formas, la lógica y el histórico de Dall’Igna llevan a pensar que el corredor que la reciba no será un novato en MotoGP, dado que el ingeniero es un convencido de los beneficios de la meritocracia. O sea que, quien quiera la Ducati más competitiva, primero tiene que demostrar que es merecedor de ella.

Así las cosas, no deja de ser llamativo que, en un momento en el que la competencia se ha acercado, sobre todo en el caso de Aprilia y, en menor medida, KTM, Ducati opte por eliminar de la ecuación una de las motos que, sobre el papel, ofrecen el mejor rendimiento al tratarse del modelo más evolucionado. Lo que ocurre es que la casa de Borgo Panigale lleva desde principio de curso metida en una dinámica de contención del gasto, disparado los últimos años a ojos de su división administrativa.

"La coyuntura económica mundial nos obliga a ser muy cuidadosos en las cantidades que invertimos en las carreras. Estamos intentando volver a situarnos en unas cifras más sostenibles en la gestión de los equipos y en los salarios de los pilotos", reconocía  Mauro Grassilli, director deportivo de Ducati, en una charla mantenida con Motorsport.com hace ya días. Es en este sentido que uno debe interpretar el tira y afloja que hubo con Pramac, antes de que la formación de Paolo Campinoti decidiera finalmente cambiar de aires y unirse a Yamaha. Y también, que los cuatro corredores que tiene en nómina actualmente (Bagnaia, Bastianini, Martín y Morbidelli), en 2025 pasen probablemente a ser solo tres: Bagnaia, Márquez y Fermín Aldeguer.

Ducati pertenece desde 2012 al grupo Audi, que mantiene un exhaustivo control del presupuesto que destina a MotoGP. A pesar de que en todas las grandes corporaciones, y también en Audi, se han previsiones a medio plazo (de tres a cinco años), las áreas financieras realizan revisiones constantes, que pueden ser mensuales o bimensuales, para tener un control más detallado de la situación y discutir posibles imprevistos. En el supuesto de que aparezca un caso de estos últimos, uno de los altos ejecutivos de Ducati, probablemente Claudio Domenicai, el CEO, deberá solicitar una partida extraordinaria, aunque siempre se intenta evitar este recurso, puesto que da a entender que la gestión no ha sido la mejor.

Por si te lo perdiste:

En consecuencia, Ducati se ha comprometido a servir una GP25 a VR46 en las condiciones pactadas. De querer una segunda, la tropa de Tavullia tendría que hacer frente a un desembolso importante, en el que seguramente considera que no merece la pena incurrir, dado el buen nivel que ofrece la actual GP24. Menos aún si, sobre el papel, no dispondrá de dos corredores capaces de pelear por el ganar asiduamente carreras, o plantearse el asalto al título. Pero, además de ello, con esta maniobra –perder una moto oficial–, aquello que persigue Ducati es cuadrar una fórmula matemática.

Si tenemos en cuenta que Ducati vende todo el estocaje a sus equipos satélite –tanto las unidades del año en curso como las del anterior–, lo que pretende la empresa es poder adjudicar sus motos más evolucionadas a sus clientes, al año siguiente. Al perder a Pramac, si Ducati sirviera en 2025 dos motos oficiales a VR46, al año siguiente se quedaría sin poder rentabilizar una de ellas, dado que Gresini difícilmente podría afrontar la cantidad de dinero requerida, sobre todo si tenemos en cuenta que sigue sin un patrocinador principal a pesar de contar con Márquez.

Ahora mismo, para 2025 los dos únicos pilotos que tienen asegurada la Ducati 'pata negra' son Pecco Bagnaia y Marc Márquez

Ahora mismo, para 2025 los dos únicos pilotos que tienen asegurada la Ducati 'pata negra' son Pecco Bagnaia y Marc Márquez

Foto de: Gold and Goose / Motorsport Images

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior El punto fuerte de Bagnaia contrario a Márquez por el que brilló en Assen
Siguiente artículo Yamaha confirma a Gardner como sustituto del lesionado Rins en Sachsenring

Mejores comentarios

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España