Randy Mamola: El mensaje de Valentino Rossi

41,802 Vistas

Inicialmente, este artículo debía tener otro protagonista, pero la carrera que disfrutamos el domingo me ha obligado a cambiar el guión.

Es lo menos que se merece Valentino después de lo que hizo en Jerez. Una pole, una victoria, un mensaje. Es verdad que las condiciones que se dieron a las dos de la tarde seguramente le favorecieron a él más que a nadie, pero eso no le quita ni un gramo de mérito. Nadie en su sano juicio debería poner en duda la magia de Rossi, pero el triunfo del otro día todavía le eleva un poco más al estatus de genio. Hay que tener en cuenta que estamos ante alguien que lo ha ganado todo y que además tiene 37 años. Al margen de lo que hizo en la pista, lo que me parece más fascinante es aquello que hace fuera de ella.

Nadie en su sano juicio debería poner en duda la magia de Rossi, pero el triunfo del otro día todavía le eleva un poco más al estatus de genio

Como la mayoría de fans, yo también le sigo en las redes sociales, y eso me ha permitido ver un pilar capital de su estrategia en lo relativo al entrenamiento motivacional que sigue. Allí, en el rancho que tiene en su casa, se rodea de jóvenes y compite con ellos. Imagínense por un momento qué quiere hacer un chaval de Moto3 de 18 años cuando corre contra el más grande. Lo único que quiere es ganarle para demostrarle el talento que lleva dentro. Eso eleva al extremo el nivel de competitividad de esos entrenamientos, que se disputan en una pista de grava y con motos con muchos caballos. Curiosamente, en esas son las mismas circunstancias en las que se corrió en Jerez.

Carrera más lenta

La carrera fue 32 segundos más lenta que la del año pasado, y eso fue así básicamente por la falta de tracción que experimentó la mayoría. La temperatura subió mucho el domingo y los neumáticos, con una carcasa más dura, lo acusaron porque no dejaron de patinar (el trasero). Pero aquí hay un elemento que adquiere una gran importancia: las aletas. Todo el mundo hace referencia a ellas cuando emerge el asunto de la seguridad, pero independientemente de eso, en Jerez tuvieron un impacto muy evidente en los resultados.

Estos alerones tienen como uno de sus principales objetivos limitar que la rueda delantera se levante en las aceleraciones. Eso permite reducir la acción del sistema anticaballito, de modo que el motor puede empujar más. En una superficie resbaladiza, lo que obtenemos es más deslizamiento del neumático trasero. No debemos olvidar, que las motos que lo sufrieron más fueron las que a priori tienen más caballos. Por ejemplo, las Suzuki hicieron una carrera bastante buena (quinto y sexto), y lo mismo ocurrió con las antiguas Ducati de Laverty (noveno) y Barberá (décimo).

Dicho esto, quien supo sobrevivir mejor en esas condiciones tan complicadas fue Valentino, que tiró de toda su experiencia y se impulsó de todos los estímulos que tenía a su alcance. Y seguramente, el anuncio de la marcha de Jorge Lorenzo a Ducati tuvo una influencia determinante. El mensaje de Rossi no fue otro que dejarse la piel para demostrarle a Yamaha que no se ha equivocado apostando por él, para dejar claro que además de vender motos sigue en condiciones de pelear por ganar. Seguramente, echando un ojo a cómo transcurría el campeonato hasta ahora, eso no se lo esperaba nadie. Tampoco Marc y Jorge, que ahora se estarán preguntando lo mismo que todos nosotros: ¿será Vale capaz de repetirlo? La primera parte de la respuesta la tendremos en Le Mans, dentro de dos semanas.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi
Tipo de artículo Artículo especial