¿Quién gana con los cambios?

Nuestro experto en motociclismo te cuenta que vendrá en 2016 para MotoGP y sus nuevas regulaciones.

Cuando los ganadores aún no han concluido con las celebraciones ni los perdedores digerido la derrota, mientras persiste la polémica sobre la definición de MotoGP y el papel de sus actores principales, un interrogante impulsado con más fuerza por los hinchas de Valentino Rossi busca una respuesta balsámica: ¿podrá volver a pelear un campeonato?

La pretensión de hacer pronósticos sobre una temporada no bien terminada la anterior, cuando aún faltan más de cien días y miles de kilómetros de ensayos para la primera carrera, puede resultar un acto temerario. Sin embargo, la información colectada en las pruebas de neumáticos desarrolladas durante 2015 y los tests que incluyeron a la flamante electrónica permiten contar con algunos buenos indicios al tiempo que los fabricantes trabajan en sus modelos para el año que viene.

La cilindrada mayor, se recuerda, afrontará dos grandes modificaciones técnicas en 2016: neumáticos y centralina electrónica. Bridgestone dejó el Mundial después de 14 temporadas, las últimas siete como proveedor único. Su reemplazante es el gigante francés Michelin. La fábrica italiana Magneti Marelli diseñó la electrónica que usarán todas las máquinas a partir del próximo año, una iniciativa de la empresa promotora Dorna que inicialmente había encontrado férrea oposición de los constructores, especialmente de Honda. La medida busca conseguir cierta equiparación técnica entre las marcas, a la vez que resulta un incentivo para que se sumen nuevos fabricantes y, principalmente, pretende colaborar con el control de costos. La electrónica gobierna las funciones principales de un prototipo moderno: la administración de potencia, control de tracción y de largada. A esta altura, se trata de un aporte a la seguridad: sin electrónica las caídas se multiplicarían en cantidad y peligrosidad.

Si hasta hace poco el diseño de los sistemas electrónicos iba a la par del desarrollo de los motores, ahora los ingenieros de Yamaha, Honda, Ducati, Suzuki y Aprilia trabajan en la adaptación de la electrónica oficial al funcionamiento de sus impulsores. A pedido de la organización, la centralina desarrollada por Magneti Marelli -usada ya por las motos de la categoría Open- es menos sofisticada. Hasta el Gran Premio de la Comunidad Valenciana que cerró 2015, la electrónica de los constructores reconocía las necesidades de la moto de curva en curva y así iba mutando en cada recoveco de Cheste. La nueva centralina carece de tanta especificidad y el mapa elegido funciona igual durante toda la vuelta.

El heptacampeón Rossi, quien probó en Valencia dos días después de la definición del título, comparó las prestaciones de la nueva gestión con aquella que equipaba a la Yamaha en las temporadas 2008 y 2009. Los fanáticos de Il Dottore encontraron alivio en esa declaración: recordaron que en aquellos años el italiano terminó como campeón. La marca de los diapasones había logrado principalmente en el último año y medio una moto muy estable, que Rossi y el ahora campeón Jorge Lorenzo disfrutaban al manejarla.

Si algo une en estos días a pilotos de distintas marcas y equipos es la desconfianza que les genera el neumático delantero construido por Michelin. Fue el causante de la mayoría de las caídas, principalmente en la entrada a las curvas y durante su tránsito. Mientras muchos esperan que desde Clermont-Ferrand se produzcan modificaciones drásticas, Rossi no es tan optimista porque apunta que las características son propias del caucho francés y hasta le hacen recordar a la delantera de Michelin en 2007, el año en el que Casey Stoner logró su primer título con la Ducati calzada con Bridgestone.

La carcaza de las nuevas delanteras es más blanda que la del compuesto japonés, que tenía paredes laterales más duras, y entonces la superficie de contacto del neumático era más estable en distintas condiciones. Los pilotos afirman que la Michelin tiene un parche más variable, que se ensancha y se contrae en determinados momentos en frenada -cuando el peso se traslada hacia adelante- y durante el tránsito en curva, pero que no es constante como ocurría con la delantera de Bridgestone. Esto les genera desconfianza, pérdida de agarre y consecuentes caídas. Los usuarios de Yamaha parecen en esta etapa sufrir más que los pilotos de Honda, ya que buena parte de la fortaleza de la M1 era su estabilidad en frenada, bien apoyada sobre el neumático delantero.

La rueda trasera, en cambio, no produce quejas: algunos, incluso, se animan a afirmar que es mejor que la Bridgestone. El fabricante japonés sufrió durante años, principalmente de 2010 a 2012, con la súbita pérdida de temperatura -y agarre- de su neumático posterior, lo que provocó muchas y graves caídas como la de Rossi en Mugello 2010. Las rodadas de ese tipo están entre las más temidas por los pilotos. La actual trasera de Michelin, en cambio, provee un gran agarre y tracción en el momento de acelerar, lo cual reportó beneficios para las Honda en las pruebas de Valencia. La RC213V penó este año con la falta de adherencia trasera. Marc Márquez, el bicampeón saliente, marcó un registro cuatro décimas más veloz que su mejor vuelta en la última carrera pero medio segundo más lento que su tiempo de clasificación. Su compatriota Maverick Viñales, segundo en los ensayos con la Suzuki, sorprendió con su progreso: fue 1s6 más rápido que en carrera y dos décimas más veloz que en clasificación. En cambio, Rossi y Lorenzo sufrieron y ni siquiera pudieron alcanzar los tiempos marcados en competencia dos días antes.

Estos indicios no consagran campeones de antemano ni condenan postulantes a la derrota. La pretemporada 2016 permitirá un acercamiento más certero, al menos al primer tramo del campeonato. Luego de un año con cuatro ganadores distintos, seis pilotos -de tres marcas- que llegaron a liderar en carrera, diez nombres diferentes -representantes de cuatro fabricantes- en el podio y el título definido en la última fecha y por cinco puntos, la vara de la competitividad ha quedado suficientemente alta. Rossi y el Mundial, también sinónimos, afrontan el mismo reto: mantener el año próximo el nivel exhibido en el extraordinario 2015 que día a día se despide.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi , Jorge Lorenzo , Dani Pedrosa , Marc Marquez , Andrea Iannone
Equipos Ducati Team , Repsol Honda Team , Yamaha Factory Racing
Tipo de artículo Artículo especial