Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España

Quartararo, prisionero de su propia moto: "Por supuesto que culpo a Yamaha"

Fabio Quartararo perdió el pasado domingo el liderato del Mundial que ostentaba desde abril víctima de una moto que no ha mejorado absolutamente nada en toda la temporada.

Fabio Quartararo,  Yamaha Factory Racing MotoGP, Lin Jarvis

Foto de: Yamaha MotoGP

Por primera vez desde el Gran Premio de Portugal, allá por el mes de abril, Fabio Quartararo no apareció en la rueda de prensa previa oficial de los jueves en el centro de la imagen, lugar de privilegio reservado para el líder del Mundial. En esta ocasión, la silla del medio la ocupaba el piloto de Ducati Pecco Bagnaia, que desde el Gran Premio de los Países Bajos, hasta el pasado domingo en Australia, ha sumado 105 puntos más que el francés, derribándole del pedestal.

Quartararo aparecía a la derecha de Pecco, aparentemente tranquilo y con un mensaje muy bien estudiado. "No tengo nada que perder, iré a por todas", era el lema elegido por el francés.

Durante la conferencia de prensa, Fabio no atacó a Yamaha, que se ha distinguido por una falta de reacción asombrosa durante todos estos meses en los que su corredor franquicia se ha desangrado carrera a carrera, una inacción que es difícil de entender sin estar dentro de ese garaje.

Sí se mostró duro, sin contemplaciones, el francés con su compañero de equipo, el italiano Franco Morbidelli del que dijo: "Si yo soy competitivo, Morbidelli también debería poder serlo", reflexionó.

Una vez concluida la rueda de prensa, como es habitual, los pilotos admiten un cara a cara más directo, en el que los medios franceses tomaron la iniciativa para tratar de sacarle al campeón del mundo de 2021 mayores reflexiones sobre lo que está pasando en Yamaha y los por qué de la perdida absoluta de competitividad desde Assen, a finales de junio.

"Para ser sincero, nunca hemos estado realmente 'cómodos', siempre hemos sufrido, incluso cuando ganamos carreras", introduce el Diablo.

Por primera vez desde Portimao, en abril, Fabio Quartararo no apareció en el centro de la rueda de prensa previa a un gran premio

Por primera vez desde Portimao, en abril, Fabio Quartararo no apareció en el centro de la rueda de prensa previa a un gran premio

Photo by: motogp.com

"En Barcelona (donde ganó con 6,5 segundo de ventaja sobre el segundo, Jorge Martín), no pensé que me escaparía de aquella manera. En Alemania (donde ganó con 5 segundos sobre Johann Zarco), mi rendimiento fue bueno, pero nos arriesgamos un poco con la elección del neumático. En Portimao (donde ganó con 5 segundo sobre Zarco y se puso líder del Mundial) tuvimos condiciones de lluvia todo el fin de semana y sabemos que terminamos como lo empezamos en términos de puesta a punto. De hecho, empezamos la carrera y en la cuarta vuelta marqué el récord de la pista. Conseguimos estar dentro y eso es lo que marca la diferencia. En la segunda mitad de la temporada, cuando los demás han hecho grandes progresos, nosotros nos hemos quedado estancados", fue el análisis.

Viendo los pasos de gigante que está dando Ducati, la progresión de Aprilia y que Honda ha recuperado a Marc Márquez, la situación de Yamaha parece poder ir a peor, más aún en 2023, cuando solo contará con dos motos en parrilla al perder su asociación con RNF, que se verá surtido de motos Aprilia.

"Pienso que eso no nos penalizará nada [no tener equipo satélite], comparado con lo que tenemos en este momento. Somos tres (pilotos) y desgraciadamente no nos sirve de nada. Cal Crutchlow es un probador y nunca he podido sacar ni un solo dato de Franco Morbidelli", insiste en ese punto.

La inacción de Yamaha y su falta de capacidad para desarrollar la moto, están en el centro del problema de Quartararo.

"Por supuesto que culpo a Yamaha [por estar en esta situación]. Pero no quiero quejarme, ni a ellos, ni públicamente. No quiero decir 'la moto no es buena'. Sé muy bien que la moto no es rápida, pero tengo que meterme en la cabeza que esto es lo que tengo en este momento", se autocontrola.

El derrumbe de Yamaha llegó, precisamente, después de haber logrado convencer a Fabio para renovar su contrato hasta final de 2024, cuando tenía sobre la mesas ofertas importantes de otros fabricantes, algo que puede llevar a pensar en que, ahora mismo, se lo repensaría. 

"No, no me arrepiento de nada porque ellos sabían muy bien que estaba muy cerca de irme, pero sé que al darles ese impulso (renovando) cambiaron mucho su mentalidad. Tomaron un grupo de ingenieros italianos, desarrollaron más el motor, así que siento que han cambiado. Habrá un cambio la próxima temporada", quiere mantener las esperanzas el chico de la Costa Azul.

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Qué tiempo hará en Sepang para el GP de Malasia de MotoGP
Siguiente artículo Binder sorprende en Sepang; Quartararo y Bagnaia contemporizan

Mejores comentarios

No hay comentarios todavía. ¿por qué no escribes uno?

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España