Pedrosa: “Con esta moto no hay nada que hacer”

El español, desquiciado por las sacudidas que le suelta la Honda en plena recta, termina undécimo, sin velocidad a una vuelta ni ritmo en las tandas largas.

Assen (Holanda).- Dani Pedrosa está triste, o al menos eso es lo que transmitía este viernes en Assen, el escenario en el que hace 14 años, cuando competía en 125cc, se estrenó con su primera victoria en el Campeonato del Mundo. Desde entonces ha llovido mucho para el español, que cumplidos los 30 atesora una hoja de servicios de lo más vistosa aunque ni mucho menos completa. A Pedrosa le falta la joya de la corona, el título de MotoGP.

En su undécimo curso en la categoría de las motos pesadas, el corredor de Castellar del Vallès (Barcelona) se enfrenta a una de las situaciones más delicadas de su trayectoria. Actualmente figura el cuarto en la estadística, a 43 de Marc Márquez, el líder y su compañero en la estructura oficial de Honda. Pero esa distancia en puntos que le separa de su vecino es probablemente menor de la que actualmente existe entre ambos en aquello que se refiere a las sensaciones de ambos con el actual prototipo que conducen.

Problemas para Dani

Pocas veces se había visto a Pedrosa pasarlas tan canutas como ahora para rodar en unos tiempos similares de los que marcan los más rápidos. Cuando ha estado sano, el catalán siempre ha estado metido en la gresca, peleando. No obstante, en este 2016 solo ha conseguido dos podios, siempre terceras posiciones que se dieron en Argentina y Montmeló, dos pruebas de supervivencia en las que alguno de los favoritos, o varios de ellos, tuvieron problemas serios. 

En Holanda, a las puertas de llegar al ecuador del campeonato, Pedrosa completó un viernes para olvidar, a juzgar por el testimonio que dejó ante los micrófonos. Terminó el undécimo, a seis décimas del tiempo del más rápido, Andrea Iannone. Los apuros se hacían más que evidentes al observarle en televisión: las sacudidas de la moto le obligaban a cortar gas en plena recta, algo que ya le sucedió en el pasado.  

"En ningún momento tuve buenas sensaciones, y cuando forcé todavía fue a peor porque se movía mucho"

“Un día muy difícil. No mejoramos ni de la mañana a la tarde, ni tampoco ninguna vez que salimos a la pista. En ningún momento tuve buenas sensaciones, y cuando forcé todavía fue a peor porque se movía mucho. Se zarandeaba incluso metiendo marchas y completamente erguido”, desveló Pedrosa, visiblemente frustrado e impotente.

El #26 comenta que el actual prototipo de Honda, y especialmente el cambio en la naturaleza del propulsor –con el cigüeñal contrarrotante–, fue un deseo de Márquez. Asegura que él no hubiera tomado esa dirección y al mismo tiempo lamenta que el reglamento impida a las fábricas modificar los motores homologados. “Me he visto antes en situaciones así, pero entonces podíamos hacer cambios. En 2007 empezamos muy mal, y lo mismo en 2009 y 2010. Pero a mitad de temporada realizábamos algunas modificaciones y mejorábamos. Ahora mismo, con esta moto no hay nada que hacer. No encontramos la manera de usar la normativa para ir para arriba”, zanjó Pedrosa. 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de Holanda
Sub-evento Práctica viernes
Pista Assen
Pilotos Dani Pedrosa
Equipos Repsol Honda Team
Tipo de artículo Noticias de última hora