Michelin vaticina un Mundial “mucho más estable”

compartidos
comentarios
Michelin vaticina un Mundial “mucho más estable”
Oriol Puigdemont
Por: Oriol Puigdemont
8 mar. 2017 10:36

Si en su primer año tras regresar a MotoGP Michelin se cansó de recibir palos de parte de los pilotos, la marca se felicita ahora por sus progresos y apuesta por un campeonato menos movido que el pasado en lo relativo a las gomas.

Piero Taramasso, Manager de Two-wheel Michelin Motorsport
Jorge Lorenzo, Yamaha Factory Racing Michelin
Ingeniero de neumáticos Michelin
Michelin tyre
Llantas Michelin
Lallanta Michelin del ganador, Andrea Iannone, Ducati Team
Técnico de Michelin en el trabajo
Piero Taramasso, Director de la dos ruedas Michelin Motorsport y Pascal Couasnon, Director de Michel
Maverick Viñales, Yamaha Factory Racing
Marc Márquez, Repsol Honda Team
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing

Los números no engañan: en el último día del test de Phillip Island del año pasado se produjeron hasta 14 caídas, muchas de ellas provocadas por una goma delantera muy poco permisiva. Esta vez, en los tres días de entrenamientos no se superaron las 13.

Además de ser más seguros, los compuestos ahora son también más rápidos, puesto que el mejor registro absoluto de este 2017 (Maverick Viñales) fue seis décimas más veloz que el de hace un año (también Viñales).

La progresión de Michelin en una sola temporada es digna de mención, sobre todo después de haber tenido que pasar por periodos complicados, en los que se llegó a acusar al suministrador galo de no estar a la altura del campeonato.

Sin embargo, a día de hoy cuesta encontrar un corredor que se queje tanto como la mayoría lo hizo durante la pretemporada pasada, sino más bien al contrario.

“Del año pasado a este hemos hecho muchos progresos, tanto en el neumático delantero como en el trasero. Delante hemos conseguido aumentar la información que recibe el piloto en el ángulo de máxima inclinación, y también el agarre trasero”, explica Piero Taramasso, responsable de Michelin en MotoGP, en conversación con Motorsport.com.

“Creo que hemos hecho un muy buen trabajo a partir de toda la información que los corredores nos dieron en 2016, aunque también es verdad que los equipos tienen parte de responsabilidad porque tratan de adaptar las motos a nuestras gomas”, añade el técnico.

A estas alturas del año pasado, muchos pilotos no terminaban de ver claro el regreso de la marca del Bibendum tras los siete años de Bridgestone, y menos aún tras el accidente que Loris Baz sufrió en Sepang, donde el neumático trasero le hizo explosión cuando circulaba a 300 kilómetros por hora.

Después, en Argentina, en la segunda parada del calendario, algo parecido le pasó a Scott Redding, y ese fallo puso en marcha un protocolo de emergencia que se fue modificando sobre la marcha. La lectura de todo aquello es que por aquel entonces, Michelin todavía estaba aprendiendo, un proceso que se hizo evidente a partir de los múltiples cambios de compuestos de última hora que se llevaron a cabo en varios grandes premios.

El principal objetivo con vistas a este 2017 es lograr un campeonato mucho más estable para todos, tanto para los equipos como también para los aficionados.

“Sabemos que a los pilotos y a los equipos no les gusta que estemos cambiando los perfiles y las carcasas. Así que para este año tendremos en la gran mayoría de las carreras la misma carcasa y perfil, tanto delanteros como traseros, e iremos jugando con los compuestos. Así, como marca el nuevo reglamento, cada piloto tendrá tres opciones de delante y tres de detrás”, zanja Taramasso.  

Siguiente artículo de MotoGP
Tito Rabat vuelve a la acción en Qatar tras la lesión

Artículo Anterior

Tito Rabat vuelve a la acción en Qatar tras la lesión

Siguiente artículo

Los domingos, sin bermudas

Los domingos, sin bermudas
Cargar comentarios