Pese abandonar, Viñales disfrutó el pilotaje "como hacía mucho tiempo"

Maverick Viñales estaba protagonizando su mejor carrera desde que llegó a Aprilia, hasta que la moto sufrió un problema técnico y tuvo que abandonar.

Cargar el reproductor de audio

El corredor español logró, por fin, dominar el arte de la salida con la Aprilia y escalar rápidamente posiciones para situarse cuarto en la carrera de MotoGP del Gran Premio de Alemania, disputado este domingo. Allí se encontró con su compañero de equipo, Aleix Espargaró, que circulaba tercero, protagonizando ambos un bonito duelo en lucha por el podio. En el garaje de la casa de Noale se frotaban los ojos, viendo a sus dos prototipos, por primera vez, luchando por el cajón de la clase reina.

Sin embargo, a 11 vueltas del final de la carrera, programada a 30 giros, Maverick Viñales sufrió un problema técnico que le obligó a abandonar.

“Estoy contento a pesar del resultado. Se me ha roto el regulador trasero. Intenté desactivarlo pero no pude, y era peligroso mantenerme en pista”, explicó al final del día.

“A pesar de que no estoy al máximo con la moto, estoy casi allí. Cuando de ese pasito, estaré con los de delante seguro”, vaticinó.

Poco a poco, con algunos altibajos, Maverick va dando pasos adelante y enseñando las cualidades que le llevaron a ser uno de los pilotos top del campeonato.

“Siento que cada fin de semana estamos más cerca. El año pasado, este fue uno de los puntos del curso más complicados de mi carrera, y ahora estoy en una situación completamente opuesta”, en referencia a su renuncia a seguir en Yamaha.

Por si te lo perdiste:

Para el corredor español, tan importante como los resultados, que de momento no están llegando, son las sensaciones.

“Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto pilotando”, confesó.

Durante muchas vueltas, Maverick estuvo a rueda de Aleix, su ‘jefe de filas’, amigo y mentor en Aprilia, pero no por ello pensó en no luchar con él.

“En el momento en que tuve el problema estaba respirando un poco para intentar pasar después a Aleix. He aprendido mucho detrás de él estas vueltas”.

En una carrera tan física y dura, Maverick se guardaba un último cartucho para el final.

“Sabía que las últimas diez vueltas iban a ser las mejores”.

“En esta carrera era mi revancha. Aprilia y el grupo Piaggio están dándome todo lo que necesito, dijo.

Respecto a la victoria de Fabio Quartararo y el mordico al Mundial del francés, que pelea con Aleix por la corona, sentenció: “Fabio está en un momento dulce”.

compartidos
comentarios
Miller, de long lap al podio: "Ha sido una carrera muy física"
Artículo Anterior

Miller, de long lap al podio: "Ha sido una carrera muy física"

Siguiente artículo

Bradl: "El calor que desprende la Honda es inaceptable"

Bradl: "El calor que desprende la Honda es inaceptable"