Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España
Análisis

A qué debería renunciar Marc Márquez para firmar por el equipo oficial de Ducati

Aunque la ecuación se ha centrado en Red Bull, Marc Márquez debería dejar a casi todos sus patrocinadores personales para poder unirse al equipo oficial de Ducati el curso que viene.

Marc Márquez, Gresini Racing

Foto de: Gold and Goose / Motorsport Images

Cuando los primeros rumores en torno a la posible llegada de Marc Márquez al equipo oficial Ducati la próxima temporada empezaron a aflorar, rápidamente surgió la tesis del patrocinio de Red Bull como una barrera infranqueable para el éxito de la operación.

Márquez se apoyó en sus sponsors particulares, sobre todo en la casa de bebidas energéticas austríaca, cuando decidió renunciar al dineral que le hubiera reportado el último año de su contrato con Honda, el fabricante al que abandonó para unirse a Gresini en este 2024, subido a una Demosedici del año pasado.

La maniobra, que unos catalogaron de valiente y otros de temeraria, también significó dejar atrás una estructura de fábrica y a su grupo de trabajo de siempre, para recalar en una formación satélite, a cambio de competir con el prototipo con el que Pecco Bagnaia y Jorge Martín se jugaron el título en 2023.

El sacrificio para Márquez, sobre todo a nivel económico, fue enorme, pero el español está empezando a recibir las primeras contraprestaciones: "Cada vez me divierto más pilotando y los resultados empiezan a llegar", explicaba el pasado jueves en Le Mans, donde el sábado y el domingo, con dos exhibiciones de fuerza marca de la casa –remontó desde la 13ª plaza de la parrilla–, terminó el segundo, tanto en la sprint como en la prueba larga.

A sus 31 años, Márquez vislumbra en su horizonte la posibilidad real de convertirse en piloto oficial de Ducati, la moto más competitiva del momento y, a su juicio, la que le ofrece más garantías de poder volver a ser campeón. Al fin y al cabo, ese es su objetivo final.

Marc Márquez en un evento de uno de sus patrocinadores

Marc Márquez en un evento de uno de sus patrocinadores

Foto de: EG 0.0

Sin embargo, ese nuevo paso en la hoja de ruta que tiene dibujada en su cabeza le coloca en otra encrucijada que requiere tomar una nueva decisión. Y, otra vez, el aspecto económico juega un papel determinante en el camino que tome.

Si tenemos en cuenta el acuerdo global vigente entre Ducati y Monster, que expira en 2025, el muchacho de Cervera (Lleida) tendría que poner fin a su vínculo con Red Bull, el aliado más fiel que ha tenido en su trayectoria. "Ojalá lleguemos a ese punto. En ese momento, todo se puede hablar", convino Márquez en una entrevista reciente con Motorsport.com.

La respuesta fue tan formal como ambigua, dado que la incompatibilidad es evidente si hablamos de una coexistencia entre dos marcas de competencia directa. En Le Mans, este fin de semana, se le insistió con el tema, y esta vez dejó menos dudas: "En la vida, a veces, hay que tomar decisiones que a uno no le gustan o no quiere tener que tomar. Aquí estamos todos para ganar, y para ello hay que buscar las mejores condiciones en todo momento. Hay que ponerlo todo en consideración".

Choque de hasta cinco patrocinadores

La alianza entre el #93 y la marca del búfalo rojo no sería la única que tendría que romperse en caso de que Ducati le elija a él como nuevo compañero de Bagnaia. Si echamos un vistazo a los sponsors del equipo de Borgo Panigale y a los del catalán, hasta cuatro marcas más entrarían en conflicto.

La primera es Samsung, fabricante de electrónica unido al multicampeón, y que rivaliza en ese sector con Lenovo, patrocinador principal de Ducati. También Allianz, compañía de seguros de la que Márquez es uno de sus principales reclamos a nivel de imagen, es competencia directa de Unipol. Oakley, la compañía de gafas que viste al chico de Gresini, rivaliza con Carrera, con la que se anuncian los pilotos del fabricante boloñés.

Por último encontramos a Estrella Galica, patrocinador de los hermanos Márquez desde hace años, que entraría en conflicto con Contadi Castaldi, que opera en ámbito de los espumosos y bebidas para aperitivo. En resumen, Márquez debería dejar, prácticamente, a todos sus actuales patrocinadores personales para poder correr con Ducati o, al menos, suspender temporalmente su relación con ellos.

Abierto ahora a correr con un team satélite

Puede que por esos motivos o puede que por otros, pero lo cierto es que el discurso de Márquez dio un giro en Le Mans. A su llegada a Jerez se le preguntó directamente qué opinión tenía de Pramac, y si se podría plantear recalar allí en 2025. "Pramac es un buen equipo, pero no es oficial", respondió, taxativo.

Este domingo, tras cruzar la meta el segundo, por detrás de Martín, moderó más sus palabras, que dejaron entrever que su prioridad con vistas al próximo ejercicio es disponer de la última especificación de Desmosedici, con soporte directo de la fábrica, por encima de enfundarse en el mono rojo: "El próximo año quiero intentar tener la última evolución, cualquier moto, cualquier color, cualquier marca. Porque para luchar por el campeonato del mundo tienes más oportunidades". Este desenlace no solo le permitiría dar un salto y afrontar un eventual desafío al título con todas las garantías técnicas, sino que también abriría la puerta a que mantuviera a sus patrocinadores.

Valentino Rossi, Ducati Team 2011

Valentino Rossi, Ducati Team 2011

Foto de: Hazrin Yeob Men Shah

Los precedentes de Rossi y Lorenzo

No es la primera vez que un súper campeón del mundo consagrado llegaría a a la escudería italiana, lo hicieron antes Valentino Rossi (2011-2012) y Jorge Lorenzo (2017-2018), ambos procedentes de Yamaha.

En aquel entonces, Ducati no era la moto ganadora que es ahora ni su papel en el certamen tenía la relevancia actual. Para poder fichar a Rossi, Ducati le dio carta blanca a la hora de mantener a todos sus patrocinadores personales.

Tampoco Lorenzo tuvo grandes conflictos ya que venía con la gorra de Monster que pudo mantener en la casa italiana, que no tenía entonces acuerdo con ninguna marca de bebidas en lata. En 2017 la fábrica de Bolonia aún se estaba recuperando del solar que dejó el paso del #46 y la llegada del mallorquín fue un impulso para empezar a captar nuevos patrocinadores para paliar la paulatina retirada del fabricante de tabaco que había sostenido al equipo hasta entonces.

Mira: 'POR OREJAS' #100: Martín gana a Márquez el primer asalto en Ducati | El PODCAST de Motorsport.com

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Miller, ante un "quebradero de cabeza" por la falta de ritmo de KTM
Siguiente artículo ¿Márquez o Martín? Los pilotos de MotoGP se mojan en la decisión de Ducati

Mejores comentarios

No hay comentarios todavía. ¿por qué no escribes uno?

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España