Lorenzo, be Darwin my friend

El prestigioso y reconocido periodista Ernest Riveras, conductor de las transmisiones del Mundial de MotoGP en MovistarTv, se une a Motorsport.com como columnista habitual, para darnos su particular visión del campeonato. ¡Arrancamos!

El runrún mediático del fin de semana del GP de Argentina ha sido el futuro de Jorge Lorenzo. Muchos juran y perjuran que el contrato con Ducati está firmado. ¡Algunos casi sueñan con haberlo visto! Nada más lejos de la realidad… aunque cada día creo más firmemente que Jorge dejará Yamaha y vestirá de rojo y blanco en 2017 y 2018. Pero eso es una cosa y haber firmado ya, otra muy distinta. Me explico.

Que Lorenzo está cada día más desencantado con Yamaha, es un hecho. Anuncia en el test de Phillip Island que quiere renovar antes de empezar el año, y el que firma a toda prisa y por sorpresa en la carrera de Catar es Rossi. Y encima se entera que la empresa de Il Dottore llevará el merchandising de Yamaha y que las motos de la VR46 Academy de Valentino serán… Yamaha. Estas son decisiones nada criticables e incluso lógicas por parte de Yamaha. Pero viniendo de donde vienen, Jorge (y todos), sabemos la carga psicológica que llevan asociadas.

Lo más curioso es que esta presión psicológica de Rossi en la que se maneja como un maestro, nunca ha hecho mella en Lorenzo. Ni el muro, no dejarle cambiar de neumáticos en 2008, compartir la telemetría, ni esta renovación… nada ha hecho vacilar el duro coco de Lorenzo. Así que si Jorge se va de Yamaha no será por la presión de nadie, será únicamente su decisión. Lorenzo ya ha asumido que Yamaha prefiere a Rossi. Sabe que querían sin decirlo que Rossi ganase el título de 2015; sabe que gane los títulos que gane siempre será segundo a la sombra de Rossi; sabe que aunque gane todas las carreras desde la pole y con vuelta rápida la sombra del italiano será alargada. Todo esto Jorge lo sabe y después de unos años de dolor, ya lo ha asumido. Y además creo que ya le da igual. Aunque este quilombo (perdonadme pero he estado dos semanas en Argentina) sí ha afectado en una cosa a Jorge: que por primera vez ha pensado seriamente que estaría mejor saliendo de Yamaha. La casilla de salida es ahora la más importante del tablero.

La idiosincrasia de Jorge

Volviendo al principio y aún a riesgo de comerme con patatas este artículo, más si cabe si lo leéis cuando Jorge ya haya firmado con Ducati (cosa que no ha hecho en Argentina), lo cierto es que en Termas de Río Hondo no se tomó la decisión por dos motivos: por logística y por la idiosincrasia de Jorge.

Por logística. ¿Cómo va a firmar Jorge en uno de los GGPP del año en los que buena parte de su núcleo duro de confianza no ha viajado con él? Ni Artur Vilalta su jefe de comunicación ni su manager Albert Valera estaban en Termas. Es cierto que internet y skype acercan los hemisferios. Pero aunque está la oferta, no está la firma. Por una cláusula de confidencialidad del contrato, Albert Valera no puede revelar la fecha límite que tiene Jorge para renovar. Pero ateniéndonos a lo que ha dicho Lin Jarvis en petit comité y al hecho de que esa fecha se circunscribe al primer tercio de la temporada, es fácil deducir que la fecha está a caballo entre Austin y Jerez.

Y por la  -particular- idiosincrasia de Jorge. Si los que me leéis conocéis a Lorenzo fuera de las pistas sabréis de qué estoy hablando. Jorge lo pregunta todo, lo quiere saber todo, le da vueltas a todo, analiza cada pequeño detalle. Es un perfeccionista y no iba a cambiar en el momento más trascendente de su carrera. No puede tomar una decisión tan relevante sin reflexionarlo mucho pero que muuuucho tiempo. Hasta es posible que pase la fecha límite para contestar a Yamaha pidiendo una prórroga (que entiendo que Jarvis le daría). Yo me imagino a Jorge deshojando la margarita así:

- “Gigi (Dall Igna), ¿yo ganaría con la Ducati?”.

- “Wilco (Zelenbeerg), ¿crees que la Ducati se adaptaría a mi estilo de pilotaje?”.

- “Papá (Chicho), ¿acierto yéndome de Yamaha?”

“Venga ya lo tengo claro. Me voy. ¡No! me quedo. ¿Qué dirían Forcada, Llansá? Les hago caso. O quizás no… “Gigi, ¿yo ganaría…?” (Y hasta el infinito o hasta tenerlo claro).

Triunfar donde Valentino fracasó

Así pues. ¿Que el contrato está ya firmado? ¡Venga ya! ¿Que se irá? Para mí, 90%. Pero sus dudas están en su motivación. ¿Otro título con Yamaha cambiará algo su vida? Seguramente no. ¿Ir a Ducati, demostrando huevos (como sibilinamente dijo Rossi), cambiará algo? Por supuesto. Ganar sería triunfar donde Valentino fracasó. Pero salir y equivocarse le dolería y tal vez le cerraría la puerta de vuelta, algo que no le pasó a Rossi. Jorge ha ganado tres títulos con Yamaha como Rainey, Lawson y Roberts ¿Ganar el cuarto e igualar a Valentino y el quinto y ser una leyenda en la marca le aportaría más que ganar con Ducati? Creo que no. Pero la respuesta a estas preguntas sólo la tiene él. Albert Valera le pondrá encima de la mesa números, clausulas, objetivos de los de Borgo Panigale. Pero el bigote se lo juega Jorge. Y la decisión la tomará él.

Por cierto que aunque Ducati le pagaría más que Yamaha, que dicho sea de paso, le ha presentado el mejor contrato de su carrera, este no es un tema de dinero. En el 2009, cuando Ducati quiso a Jorge para sustituir a un Stoner enfermo, la posibilidad de convertirse en el piloto mejor pagado de la parrilla fue evidente. No ahora. Porque su sueldo (a la espera de saber lo que pueda pagar HRC a Márquez) será el más alto.

¿Y qué pasó en Argentina para que muchos diesen por hecho que Jorge había firmado? Pues que Yamaha, que se huele que Jorge se irá no quiere quedarse colgado y ya le ha dicho a Maverick Viñales que su apuesta es el. Un piloto parecido al Jorge que llegó en 2008 pero esta vez con la bendición de Rossi. Cual castillo de naipes cayendo, si Jorge anuncia su marcha, Yamaha presentará a Mack. Pero ni uno ni otro han firmado aún. Sobre el rendimiento de Maverick, que no me cabe duda sería brutal en Yamaha, podemos hablar otro día. Pero si se confirma su fichaje deberemos hablar de otra cosa. Si Jorge se marcha, ¿le habrá salido el tiro por la culata a Rossi con una renovación tan temprana? ¿No sacaría mejor contrato renovando después y siendo el primer piloto de la marca cosa que económicamente no es ahora? Rossi es tan listo que igual hasta tiene una cláusula que contempla la marcha de Lorenzo y un incremento después. Aunque algunos managers consultados lo dudan. En fin, lo dicho, argumentos para siguientes columnas.

¡Ah! Lo del Darwinismo, que me olvidaba. Darwin creía en la evolución de las especies, en la selección natural. La selección ya está hecha Jorge. Hay que adaptarse y evolucionar para ser el más fuerte. Si lees esto, que sepas mi opinión: vete a Ducati, haz historia, amplía el abanico de favoritos, haz que te piten menos en Italia, remueve el Campeonato. Si estábamos deseando la vuelta de Stoner, tu marcha a Ducati sería más fuerte que eso. ¡O incluso un sueño veros pilotar juntos de nuevo! Jorge, be Darwin my friend.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Jorge Lorenzo
Equipos Yamaha Factory Racing , Ducati Team
Tipo de artículo Artículo especial