Las 10 claves que nos deja la pretemporada

Terminó la pretemporada de MotoGP, un invierno que dejó varias certezas y alguna sorpresa, elementos que vale la pena analizar antes de la primera parada del calendario, programada para dentro de dos semanas en Losail.  

Lorenzo juega otra liga

El español está más en forma y confiado que nunca. Al margen de conducir la moto más equilibrada de la parrilla, es probablemente el piloto que mejor se ha adaptado a los neumáticos Michelin. Arrasó en los primeros entrenamientos, en Malasia, y después de pasar por Phillip Island sin hacer demasiado ruido se presentó en Qatar, donde fue protagonista tanto por su velocidad a una vuelta (rebajó en tres décimas el récord de la pista) como en ritmo. El campeón se fue el viernes de Doha tras completar el simulacro más largo (21 vueltas) y constante de todos.

Yamaha tiene la moto

No hay interpretación posible a la hora de adivinar cuál es el prototipo que ofrece un mayor rendimiento. La M1 ha ido evolucionando de forma continuada durante los últimos años a partir de un concepto de moto dulce y manejable que aprovecha como ninguna otra la potencia que entrega su motor. No hay que olvidar que la marca de los diapasones viene de adjudicarse la triple corona en 2015, algo que perfectamente podría repetirse.  

Rossi se mantiene al acecho

El italiano ha protagonizado una muy buena pretemporada y en casi las tres tandas se ha quedado cerca de Lorenzo. No obstante,  todo apunta a que no está en condiciones de medirse en corto a su compañero de equipo de forma constante. El planteamiento de Rossi con vistas a este año tiene que ser el mismo que ya llevó a cabo desde la mitad del pasado, esto es, aprovechar cualquier debilidad de sus rivales y maximizar sus oportunidades.

Honda sigue sin encontrarse

A la espera de analizar el impacto real del último día de ensayos en Qatar, especialmente en el lado de Marc Márquez, lo más probable es que a Honda se le presente uno de los arranques de curso más complicados. “Sabíamos que íbamos a sufrir, pero no pensábamos que tanto”, aseguraba desde Losail uno de los ingenieros con más cargo dentro de la estructura de la marca del ala dorada. Hasta esa última jornada, la fábrica japonesa no tenía un claro diagnóstico de cuál era el principal problema de su RC213V, y eso, evidentemente, es un gran problema.   

El enigma Márquez

El bicampeón del mundo se ha enfrentado a la pretemporada más complicada desde que aterrizó en MotoGP. Con la llegada de la electrónica única y los neumáticos Michelin, la Honda todavía se ha vuelto más crítica, circunstancia que en un piloto como él, que en todo momento coquetea con el límite, se convierte en un gran obstáculo. Habrá que ver ahora si ese “cambio radical” que su tropa le aplicó al prototipo el último día habrá surtido efecto como para permitirle luchar por una de las plazas del podio, el objetivo que se ha puesto Márquez para la primera cita.

 

Viñales va en serio

Este invierno ha servido para que el español de un paso al frente y se postule como uno de los principales candidatos a pelear por los puestos de podio y quién sabe si hasta por algún triunfo. Si atendemos a las dos últimas tandas de entrenamientos en Phillip Island y Losail, parece evidente que el corredor de Suzuki ha alcanzado el grado de madurez necesario para rodar delante, aunque todavía falta ver cómo se desenvolverá enfrascado en un cuerpo a cuerpo con Rossi, Lorenzo o Márquez.

 

Suzuki sabe lo que hace

El constructor de Hamamatsu ha dado con la tecla adecuada en el segundo año tras su regreso a MotoGP, y la GSX-RR comienza a tener una pinta estupenda, especialmente en manos de Viñales. Su nuevo motor ofrece más potencia que la versión anterior, ese que tantas veces quedó en evidencia en 2015, y además hay que añadirle el cambio seamless, el sistema introducido en su momento por Honda que reduce en unas 10 milésimas el tiempo en cada cambio de marcha. Está por ver si Suzuki tendrá la versión completa (tanto al subir marchas como al reducir) lista para Qatar. En este caso, la principal incógnita gira alrededor de la constancia que pueda tener a lo largo del año.    

 

Ducati está para dar guerra

El equipo de las motos rojas se tomó su tiempo antes de dejar que sus pilotos se centraran en poner a punto la nueva Desmosedici GP, pero cuando Iannone y Dovizioso se la hicieron suya, los tiempos les salieron y, según aseguraron ambos, con relativa facilidad. El simulacro de carrera que Dovi hizo el jueves es para tenerlo muy en cuenta, y todavía más si reparamos en que, según aseguró la pareja, ninguno de ellos hizo un ‘time attack’, la fórmula que el paddock ha acuñado últimamente para definir una vuelta rápida.   

Los altibajos de Michelin

El regreso de Michelin a MotoGP no ha sido tan plácido como esperaba la marca francesa, que deberá ponerse las pilas para tener listos todos los neumáticos  con vistas al primer gran premio. Sus compuestos han tenido una aceptación dispar entre la parrilla en función del circuito en el que se rodó. En Malasia, la mayoría habló maravillas de unas gomas que días después, en Phillip Island, dejaron temblando a muchos corredores. Los altibajos provocaron que después de las últimas pruebas, el suministrador se haya visto obligado a inventarse una nueva especificación delantera que inicialmente no había previsto.

Losail como oportunidad

La nueva normativa puede haber sacudido el statu quo de parte de la parrilla, al menos con vistas a la primera prueba, que se presenta como una gran oportunidad para equipos y pilotos que normalmente no tienen opción de asomar la cabeza por delante. Corredores como Scott Reedding, que en el último ensayo terminó con el segundo mejor tiempo, o como Héctor Barberá, que a pesar de disponer de una Ducati de hace dos temporadas, ha completado una pretemporada tremenda.

 

 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi , Jorge Lorenzo
Tipo de artículo Análisis