La última misión de Nakamoto

A sus 59 años, el vicepresidente de HRC se propone cerrar la renovación de Márquez antes de jubilarse. Muy probablemente, el japonés no terminará el año y tampoco será reemplazado porque la marca reestructurará su cúpula.

El viernes pasado Shuhei Nakamoto cumplió 59 años, circunstancia que indica que el vicepresidente ejecutivo de Honda en el Mundial de MotoGP será relevado de su cargo, muy probablemente antes de que termine este Mundial. Sin embargo, Nakamoto tiene una última misión antes de que le otorguen un cargo honorífico, al margen de hacer lo posible para reconquistar el título en la categoría de las motos pesadas: renovar a Marc Márquez.

Esta es una tarea mucho más sencilla de lo que inicialmente podía haber sido para él, de haberse abordado el asunto hace un par de meses, cuando el mercado aún no se había movido. Ahora ya, a estas alturas, el fichaje de Jorge Lorenzo por Ducati ha jugado en contra de las aspiraciones del bicampeón, que no tiene tanta fuerza para imponer sus condiciones. En pretemporada, la Honda no iba de ninguna manera y el paddock entero era consciente de que era el catalán quien marcaba la diferencia. Y además de eso, Ducati declaró públicamente haber hablado con él de cara a un posible acuerdo.

Condenados a entenderse

El domingo que viene se disputará la quinta carrera del curso y Márquez está condenado a entenderse con Honda. Como ya ocurrió en su primera renovación, en 2014, lo más probable es que firme por una cifra inferior a la que podría aspirar el campeón del mundo más joven de la historia.

Si en aquella primera prolongación de contrato Márquez tal vez se precipitó al firmar la propuesta que Honda le presentó en la segunda parada del calendario, la lógica lleva a pensar que esta vez ha esperado demasiado, sobre todo viendo lo movido que estaba el gallinero y sus grandes resultados dadas las circunstancias.

El piloto de Cervera (Lleida) sabe que la ventaja en la negociación la tiene Honda, con quien no comenzó a hablar de condiciones y números hasta Austin. Actualmente percibe unos siete millones de euros, muy por debajo de los más de 12 que Lorenzo cobrará en Ducati. Según fuentes que están al tanto de las negociaciones, estas se encuentran estancadas a la espera de que Márquez rebaje un poco sus pretensiones.

De cualquier modo, el panorama parece el perfecto para que Nakamoto ponga el broche de oro a su etapa de vicepresidente de HRC y máximo responsable en las carreras. En sus ocho años al frente de la estructura acumulará éxitos que van más allá de la vertiente puramente deportiva: además de los cuatro títulos que puede conseguir en el caso de coronarse también en 2016, al ingeniero se le recordará por haber introducido en el Mundial el cambio seamless (sin costuras), una herencia de su etapa en la F-1, y por la contratación de Casey Stoner y de Marc Márquez.

Nueva estructura de poder

Cuando finalmente diga adiós, Honda no le reemplazará porque no encuentra a nadie que aglutine un perfil tan completo como el suyo, de modo que la cúpula quedará estructurada a partir de tres figuras: Shinichi Kokubu, Hattori San y Tetsuhiro Kuwata

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Marc Marquez
Equipos Repsol Honda Team
Tipo de artículo Noticias de última hora