Frank Williams, el ejemplo de Wayne Rainey tras el accidente que cambió su vida

La contribución de Sir Frank Williams al automovilismo, y a la Fórmula 1 en particular, es legendaria. Pero su impacto tuvo un nivel mucho más personal para algunos. Wayne Rainey, una leyenda de MotoGP, que sufrió un accidente que le cambió la vida en 1993, cuenta lo fundamental que fue en su vida...

Frank Williams, el ejemplo de Wayne Rainey tras el accidente que cambió su vida

El mundo del motor sigue llorando la pérdida del legendario Sir Frank Williams, fundador de la escudería de Fórmula 1, que falleció el domingo a los 79 años.

Los homenajes a este icono del automovilismo, cuya escudería consiguió nueve campeonatos de constructores, siete títulos de pilotos y 114 victorias, no han dejado de sucederse, convirtiéndola en una de las más exitosas de la historia.

Lee también:

Williams fue una parte fundamental en la vida de muchas personas en el automovilismo. Para el tricampeón del mundo de 500cc Wayne Rainey, Williams fue fundamental para ayudarle a reconstruir su vida después de sufrir el accidente en 1993 que le dejaría paralizado de la mitad de cintura hacia abajo.

Rainey fue una de las estrellas de de MotoGP en la era de 500cc desde finales de los '80 hasta principios de los '90, consiguiendo 24 victorias y 65 podios con Yamaha en su camino hacia los tres mundiales consecutivos de 1990 a 1992. Durante ese período, mantuvo una feroz rivalidad con su compatriota Kevin Schwantz.

Ambos luchaban por el título en 1993 cuando el campeonato llegó a la antepenúltima prueba de la campaña en Misano.

Mientras lideraba esa carrera, Rainey se cayó al salir de la primera curva y sufrió lesiones en la columna vertebral que le cambiaron la vida y le dejaron en silla de ruedas. MotoGP no volvió a correr en Misano hasta 2007, cuando regresó a un circuito en el que se corre en sentido contrario al de 1993.

En 1986, Sir Frank Williams se quedó tetrapléjico tras sufrir un accidente de tráfico y pasó el resto de su vida en una silla de ruedas.

Williams, por supuesto, siguió dirigiendo su equipo, que ganaría los títulos de pilotos en 1986 y 1987 con Nelson Piquet, en 1991 y 1992 con Alain Prost y Nigel Mansell, y en 1996 y 1997 con Damon Hill y Jacque Villeneuve.

Tras el accidente de Rainey, Williams acudió a ver al californiano mientras iniciaba su recuperación en un centro de rehabilitación.

Perfil:

"Después de mi lesión me tuvieron que operar de la espalda para ponerme unas placas", cuenta Rainey a Motorsport.com.

"Así que, básicamente, estuve con una escayola durante unas seis semanas en el hospital. Y luego, cuando me la quitaron, pude ir a lo que llaman un centro de rehabilitación y ahí es donde empieza el verdadero trabajo. Ahí es donde aprendes lo que es vivir en una silla de ruedas y todos los desafíos, desde alimentarse hasta vestirse y el resto cosas".

"Creo que estuve seis semanas en el primer hospital, pero en el centro de rehabilitación querían que estuviera allí dos meses. Estuve tres semanas y luego recibí un mensaje de que Frank quería venir a visitarme. Así que en ese momento estaba un poco revuelto, tratando de averiguar cómo iba a ser mi vida".

"Y entonces, cuando Frank llegó vi cómo se comportaba. Entró en la habitación en la que me alojaba y vi la confianza que tenía y fue un momento que me cambió la vida porque básicamente me dijo: 'Wayne, básicamente estás jodido, pero lo mejor que puedes hacer es volver a salir y hacer lo que te gusta, y eso es correr'".

Las palabras de Williams calaron en Rainey, que saldría de la clínica de rehabilitación una semana después de ese encuentro "y no ha vuelto a mirar atrás".

Wayne Rainey, Yamaha, Kevin Schwantz, Suzuki

Wayne Rainey, Yamaha, Kevin Schwantz, Suzuki

La pareja mantuvo el contacto a lo largo de los años, y Rainey acudió a carreras de F1 como invitado de Williams. La leyenda de MotoGP cuenta a Motorsport.com que la preocupación de Williams por su estado nunca disminuyó.

"De hecho, visité a Frank varias veces en su fábrica, fui a algunas carreras de F1 como su invitado y pasé tiempo con él", añadió Rainey. "Frank y yo, en la mayor parte de nuestra relación, lo primero que decía cuando charlábamos era '¿cómo estás de salud? Siempre parecía que le preocupaba de verdad, que si tu salud es buena puedes seguir adelante y hacer lo que quieras en la vida. Por eso, hacía mucho hincapié en cuidarse. Hay muchas cosas que pueden ocurrir viviendo en una silla de ruedas como nosotros, así que él hacía hincapié en cuidar la salud lo primero".

Al igual que el propio Williams se recuperó tras su accidente, Rainey también lo hizo. Desde 1994 hasta 1998 dirigió un equipo de 250cc y 500cc en el Mundial con la ayuda del también tricampeón del mundo de MotoGP, Kenny Roberts padre. Tras decidir volver a Estados Unidos para pasar más tiempo con su familia, Rainey ayudó a llevar la vuelta de MotoGP a su tierra, en Laguna Seca en 2005.

Desde 2015, Rainey ha sido presidente de MotoAmerica, haciéndose cargo de la gestión del AMA Superbike en Estados Unidos. Ayudando a reconstruir ese campeonato, los esfuerzos de Rainey también han permitido a los mejores talentos del país encontrar motos competitivas en el plano mundial, con gente como Garrett Gerloff en el WorldSBK con Yamaha, y Joe Roberts, Cameron Beaubier y Sean Dylan Kelly en Moto2.

Sin ese encuentro con Williams, Rainey está seguro de que nada de lo que ha conseguido desde su terrible accidente de 1993 habría sido posible.

"Fui tres veces campeón del mundo, tenía 33 años en ese momento, y al pasar por este cambio dramático en mi vida no había muchas opciones", dijo. "No tenía mucha gente con la que hablar, o gente a la que respetar, que entendiera mi mentalidad en el mundo de las carreras. Frank, era un piloto de clase mundial cuando se lesionó, y ver lo de las carreras era una forma de poner en marcha tu mente y la parte física seguiría".

Por si te lo perdiste:

"Volver a entrar ahí y centrar tu mente en la parte comercial de las carreras, y hacerlo en mi situación, no sabía a dónde me iba a llevar. Acabé siendo propietario de un equipo, y después, cuando decidí dejar de viajar por el mundo, acabé volviendo a Estados Unidos y ayudé a organizar el GP de Estados Unidos en Laguna Seca".

"Ahora soy el presidente de MotoAmerica y vamos por el octavo año. Así que, sin esa conversación con Frank aquel día, estoy bastante seguro de que todo eso no habría ocurrido en mi carrera".

Frank Williams y Patrick Head

Frank Williams y Patrick Head

compartidos
comentarios
Lorenzo: "Si hubiera imaginado que Rossi volvería a Yamaha lo habría vetado"
Artículo Anterior

Lorenzo: "Si hubiera imaginado que Rossi volvería a Yamaha lo habría vetado"

Siguiente artículo

El motivo que arruinó a Oliveira la segunda mitad de temporada

El motivo que arruinó a Oliveira la segunda mitad de temporada