Por qué Dovizioso es más un remiendo que una apuesta de Yamaha

La carambola que propició el fichaje de Andrea Dovizioso por el Sepang Racing Team, y la solvencia exhibida por Quartararo en Yamaha invitan a ver el regreso del italiano como una solución temporal.

Por qué Dovizioso es más un remiendo que una apuesta de Yamaha

Lin Jarvis, director de Yamaha, confirmó el domingo de Silverstone la inminente reaparición de Dovizioso, programado para dentro de dos grandes premios, en Misano. Allí también está prevista la oficialización del proyecto que asumirá las riendas del equipo satélite del fabricante japonés a partir de 2022, una vez constatada la espantada de Petronas como patrocinador, y del que Dovi será la punta de lanza después de asegurarse la mejor moto disponible.

Los astros se han alineado para darle al de Forli, que el curso que viene cumplirá 36 años, una oportunidad de volver al Mundial, que hace solo un mes no existía.

El traumático divorcio entre Maverick Viñales y Yamaha precipitó una serie de movimientos que abrieron la ranura por la que se ha colado el #04, que a finales del último ejercicio decidió tomarse un tiempo de asueto al no renovare su contrato con Ducati. Después de Casey Stoner, el único campeón del mundo de MotoGP que se coronó subido a una de los prototipos rojos (2007), Dovizioso ha sido el corredor más fructífero de la compañía en este campeonato, del que fue subcampeón en tres ocasiones (2017-2019), siempre por detrás de Marc Márquez.

Sin embargo, su paso por la escudería boloñesa no estuvo marcado precisamente por el sosiego, sino más bien por la alta tensión que se llegó a generar por la relación que mantuvo con Gigi Dall’Igna, el director general de la empresa.

Por si te lo perdiste:

El indiscutible liderazgo del ingeniero en Ducati generó habitualmente fricciones con la personalidad de Dovi, que en muchas ocasiones no se sintió lo suficientemente escuchado y, por extensión, valorado.

La gestión deportiva que hizo Dall’Igna, primero con Andrea Iannone y después al contratar a Jorge Lorenzo por una millonada –la base del acuerdo con el mallorquín le aseguraba 10 veces más de aquello que figuraba en el de su compañero–, todavía tensó más una cuerda que la irrupción de la Covid terminó de romper.

A diferencia de lo que ocurre con el constructor italiano, el foco está mucho más disipado en Yamaha, que no tiene a nadie que aglutine tanto poder como ocurre con Dall’Igna. Eso debería facilitar que la incorporación de Dovizioso sea mucho más plácida, y permitir que Yamaha extraiga todo el jugo del que, tras la retirada de Valentino Rossi, será el competidor con más grandes premios a sus espaldas (186).

Uno puede pensar que si hay un equipo que no necesita ayuda es Yamaha, pero lo ocurrido con Honda en los dos últimos años invita a mantenerse en alerta. En los últimos tiempos, Yamaha siempre fue la marca que más repartidos tuvo sus éxitos, tanto en la etapa con Jorge Lorenzo y Valentino Rossi, como tras la llegada de Viñales, y después con Fabio Quartararo y Franco Morbidelli.

En este 2021, no obstante, el modelo es mucho más parecido al de Honda con Marc Márquez, líder indiscutible del proyecto, el único capaz de ganar con la RC213V, circunstancia que ha penalizado mucho a la firma del ala dorada al lesionarse el catalán.

También puedes leer:

Dovizioso desembarcará en Misano enfundado en el mono de SRT, donde terminará esta temporada conducirá una M1 obsoleta, que parte de la base del modelo de 2019 y que hasta el momento no ha recibido una sola actualización. Este es el peaje que tendrá que pagar para disponer de una M1 oficial en 2022.

“Estas carreras que quedan de 2021 serán una especie de test para Andrea, que no se ha subido a la moto ni conoce el equipo y tampoco los neumáticos. Se enfrentará a pilotos muy rodados, de modo que lo que viene a continuación será una preparación para 2022”, cuenta Simone Battistella, su agente, a Motorsport.com.

A pesar de ser consciente de la chiripa que ha tenido su cliente, Battistella cree que salir de Ducati fue lo correcto: “Aquella historia estaba agotada, porque nos quedó claro que en ningún caso iban a darle aquello que él necesita para poder pelear por ganar”. A raíz de esta afirmación, uno se pregunta: ¿se lo dará Yamaha?

A juzgar por la opinión de los rivales, la mayoría de ellos considera que la llegada de Dovizioso el entorno de Yamaha es más fruto de la coyuntura que un deseo expreso de la marca, absolutamente entregada a Quartararo. En Ducati, en Honda y en Suzuki creen que la llegada del italiano a Yamaha es una solución temporal que sirve para cubrir una de las dos vacantes que había.

“Primero, SRT se encontró con una escudería sin pilotos, que después pasó a no tener ni pilotos ni patrocinador”, razonan en la competencia.

Toma buena nota:

De hecho, todo ha cuadrado gracias al portazo de Viñales, quien, tras renunciar primero a su segundo año de contrato (2022), acordó con Yamaha dar su relación por zanjada en Spielberg. Eso le ha ido de maravilla a la empresa, que con esta resolución se ahorrará alrededor de 10 millones de euros. Esa es la bolsa que tendrá para gestionar su equipo satélite, una vez se materialice la espantada de Petronas.

“Está claro que Andrea no vuelve a correr por dinero, sino porque el proyecto y la moto le parecen atractivos, y cree que podrá ser competitivo. La pausa que ha hecho le ha permitido recargar las pilas”, puntualiza Battistella. En 2022, el sueldo del piloto estará alrededor de los dos millones de euros.

compartidos
comentarios
Zarco conduce 900 km en una Ducati de 40 años para llegar a Motorland

Artículo Anterior

Zarco conduce 900 km en una Ducati de 40 años para llegar a Motorland

Siguiente artículo

¿Qué pretende lograr Aprilia con Viñales en 2021?

¿Qué pretende lograr Aprilia con Viñales en 2021?